Artes plásticas

Un paisaje poético que trasciende lo visual

María Ruth Mosquera

13/10/2015 - 05:25

 

Obra Flores del trópico, de Osby Cujia

Cuando alguien evoca el Caribe, lo más común es que visualice mar, playas, palmeras mecidas por la brisa, sol, arena, color; pero raro es que a su mente lleguen imágenes de las tradiciones ancestrales, de indígenas viviendo su cotidianidad en la Sierra Nevada, secuelas que en el paisaje han dejado intervenciones del hombre como la deforestación, la minería o los matices que deja un intenso verano sobre la naturaleza.

Pero sí. El Caribe es diverso, es pluriétnico, lleva en su piel una riqueza cultural que se expresa en montañas donde perviven las tradiciones de arhuacos, kankuamos o koguis, en el sentir que se promueve desde las manifestaciones de afecto; en la calidez de las formas de interacción entre habitantes y visitantes; el Caribe es eso y mucho más. El Caribe lleva en su piel un paisaje poético, que Osby Cujia plasma en el lienzo y lo presenta al mundo.

Es un artista plástico que desde hace algunos años viene explorando la piel del Caribe, desde el conocimiento profundo del territorio, la riqueza cultural, las realidades sociales; conociendo por dentro a ese Caribe que a simple vista no se percibe, pero que también, como el relacionado con playa, brisa y mar, tiene al sol como principal rector. “Qué bueno traer todo esto, con todo este color, porque es el sol el principal artífice de este Paisaje poético y de la región Caribe; es el que te despierta, es ese sol que se mete por las rendijas y te dice: estás vivo, levántate, ponte en acción, camina”, afirma.

Osby Cujia / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co Es precisamente así, ‘Paisaje poético’, como Osby Cujia ha bautizado la exposición que desde este jueves se exhibirá en Valledupar. “Paisaje poético es la poesía hecha color, como ese ritmo de la poesía que muy metafóricamente presento en estos paisajes; algunos mágicos, creados en mi mente - porque es así, no podría yo representar al caribe en todas sus facetas- son paisajes mágicos de cómo Osby ve el Caribe, lo transmite en color y también el calor humano del caribeño, mostrando a esa región cuyas gentes aceptan a sus habitantes y visitantes y los hacen sentir en esa misma tierra grata”.

Para acumular el capital simbólico de su obra, este artista plástico, nacido en Valledupar y madurado en salas de exposición del mundo, recorre el territorio y se nutre de atardeceres en La Guajira, de paisajes en la región de Besotes, Villa Germania, de las serranías del Cesar “y dentro de eso me salen paisajes mágicos que los logro a través del color: un árbol de cañaguate, flores de trinitarias, un palo de guayacán bien florecido. Espacios como pasar al lado de una mina y ver esos matices de los colores de las entrañas de la tierra, cómo los presento allí; de pronto tú conoces el Caribe, pero no ves esa otra parte con el rigor de lo que lleva por dentro, tiene una manifestación y de ahí brotan -como dice el poeta- melodías, estribillos, lamentos, quejas, pero también alegrías porque el caribe es eso; es alegría”, enfatiza Cujia.

Su pretensión con esta obra trasciende el hecho de una exposición, pues aspira tocar las fibras sensibles de quienes acudan al llamado a conocer el Paisaje poético que es el Caribe, que pueda generar algún grado de sensibilización hacia identificarse con ese Caribe que se manifiesta en color. “Cómo es por dentro, su sentir esa misma alegría o hay un grito donde hace sentir que está vivo, presente, que forma parte de este Caribe. Que no se vea como una exposición simplemente, sino que yo formo parte de ese Caribe”.

La obra contiene un promedio de 20 piezas, entre algunas esculturas intervenidas como también obras de formato tridimensional, que a su vez hacen parte de la propuesta ‘La Piel del Caribe’ que este artista plástico ha venido mostrando desde hace algunos años, no solo en el Caribe sino en grandes escenarios del arte de otras regiones del país y el exterior.

La inauguración será el jueves 15 de octubre a las seis de la tarde en el Centro Comercial Guatapurí, en Valledupar, donde permanecerá exhibida hasta el diez de noviembre. Durante este tiempo, propios y visitantes podrán apreciar realidades del Caribe, desde la perspectiva de Osby Cujia, quien afirma que “es un paisaje poético porque es una pintura hecha poesía, pero que habla, que transmite, que decora, que tiene un sentir, que vive, vibra cuando tú lo ves, te entra, tiene una conjugación, una comunicación allí con el espíritu inmediatamente, porque el espíritu es color.

  

María Ruth Mosquera

@sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El artista vallenato Celso Castro expone en Nueva York

El artista vallenato Celso Castro expone en Nueva York

Abierta desde el 12 de febrero de 2016 en la prestigiosa galería Henrique Faria de Nueva York, la exposición “Do ask, do tell: Ma...

Jane Freud: “Me gustaría que mi trabajo hablara por sí solo”

Jane Freud: “Me gustaría que mi trabajo hablara por sí solo”

Tuvimos la oportunidad de conversar con Jane Freud, una de las hijas de Lucian Freud y bisnieta de Sigmund Freud. nos habló acerca de ...

Valledupar de mil colores

Valledupar de mil colores

¿Cómo queremos ver a Valledupar? Esta fue la pregunta que marcó el comienzo de la celebración de los 464 años de la capital del Ce...

El color en la Tierra del Olvido

El color en la Tierra del Olvido

  Jacobo Solano Cerchiaro muestra en sus obras una sinergia de conceptos basados en la corriente Pop Art, inspirada desde el diseñ...

El factor identitario de un museo de arte

El factor identitario de un museo de arte

  Las fiestas de Valledupar ofrecieron un episodio notable en la museografía de Valledupar. Reabría con ellas, y con su nebulosa de...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados