Artes plásticas

Memorias de un mural emblemático en la Plaza Alfonso López

Redacción

14/03/2018 - 06:05

 

El Mural Sueño de Dioses en la fachada del Concejo de Valledupar

 

La desaparición del mural que adornaba la fachada del Concejo municipal de Valledupar, en la plaza Alfonso López, ha inducido a un ejercicio de memoria inevitable, pero también a unos serios cuestionamientos: ¿En qué momento esa obra ha pasado a ser algo prescindible? ¿Quién lo permitió? ¿La alcaldía, con su ataque directo a la obra, o la ciudadanía por no recordar lo suficientemente su importancia?

Su autor, Germán Piedrahita, fallecido en el año 2012, quedó atrapado en el olvido. Al igual que su obra. Es tan grande el descuido que, por efecto de errores concatenados y de una tradición oral que no ha permitido la revisión de los datos (al estilo de un dominó), el nombre original ha pasado de “Valledupar, sueño de dioses” a “Valledupar, Tierra de dioses”.      

La ciudad de Valledupar cuenta con varios murales representativos del folclor vallenato pero, éste era el más destacado de todos. El que aportó riqueza e interpretación folclórica al paisaje que hoy representa la plaza Alfonso López.

De la misma forma, la fecha de su realización también terminó alterado por estas cadenas imprevisibles. El mural fue diseñado y pintado en el año 1997 (y no en 1997) por el gestor cultural Germán Piedrahita y un equipo de 4 artistas que se subieron al andamio: Alex Díaz Wity, John Arias, Shelon díaz Wity y Eduard Martínez.

El proyecto respondía a la necesidad de embellecer esa parte de la plaza y aportar un marco vivo y colorido detrás del monumento “Revolución en marcha” y el palo de mango.

El resultado fue una obra única, con carácter y orgullo, que adornó un punto clave de la ciudad y que ha sabido mantenerse a través del tiempo como una de las expresiones de mayor gusto.

En sus representaciones destacaban los mitos más representativos de la región: la leyenda vallenata y de Francisco el Hombre, pero también los principales símbolos de las etnias indígenas: el poporo y su vestimenta.

También resaltan la presencia de los elementos naturales característicos del Valle: la Sierra y el río, como fondo natural para todas las danzas típicas y los instrumentos. La vegetación y el agua permiten aportar serenidad y coherencia en una obra que incorpora muchos elementos.

Finalmente, el mural incluye el acordeón. El instrumento que representa el sentimiento de una región y se constituye como la base del festival vallenato.

Todos estos elementos fueron sido pintados siguiendo el modelo del cubismo: un estilo artístico que, en su momento, Germán Piedrahita consideró apropiado y que, a continuación, influyó en muchas representaciones locales.

La obra se realizó en un mes y medio, con un ritmo de trabajo continuo de casi doce horas, y tuvo que ser renovado en varias ocasiones para realzar los colores y la nitidez de ciertos componentes.

En esa restauración participó el autor de la obra, Germán Piedrahita, asesorando los técnicos en su actividad. La obra se mantenía fiel a sus inicios y sólo se había apreciado unos leves cambios en las tonalidades o trazos, hasta que la Alcaldía de Valledupar decidiera destruirlo sin previo aviso y con el simple uso de pintura blanca.

En su época, el coste de la obra fue discutido duramente por el artista que orquestó las obras ya que vio en esas cifras una cifra desorbitada. Veintiun años más tarde, esta misma obra ha dejado de formar parte del paisaje de la Plaza Alfonso López por un acto desconsiderado. La ciudadanía salió a la calle y se expresó en las calles para denunciarlo.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Aproximación a la definición del Arte

Aproximación a la definición del Arte

  ¿Qué es el arte? ¿Para qué sirve? ¿Es libre el artista a la hora de crear? Para intentar responder a estas preguntas se deben ...

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

En la Casa Arte de Valledupar, los colores vivos de Gabriela Egurrola se exponen, compiten, gritan en una especie de carnaval estático...

Siete preguntas a Magola Moreno sobre “Violencia II”

Siete preguntas a Magola Moreno sobre “Violencia II”

  “El pasado no ha muerto ni siquiera ha pasado” William Faulkner En la ciudad de Barranquilla, en 1962, el pintor Alejandro Ob...

Ronald Prado y la conquista artística de Bogotá

Ronald Prado y la conquista artística de Bogotá

La diminuta figura de Ronald Prado no es proporcional al potencial artístico que tiene y proyecta. En la actualidad, podría afirmar...

Los trazos de ocho pintores cesarenses relucen en Barranquilla

Los trazos de ocho pintores cesarenses relucen en Barranquilla

En la galería ‘La Escuela’ de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico se presentó la exposición ‘Línea...

Lo más leído

Pacho Galán, el rey y creador del merecumbé

Redacción | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Las historias que mamá contaba

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

El realismo caribe de David Sánchez Juliao

Andrés Elías Flórez Brum | Literatura

Morin, el inmortal

Antonio Segovia | Pensamiento

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados