Artes plásticas

Memorias de un mural emblemático en la Plaza Alfonso López

Redacción

14/03/2018 - 06:05

 

El Mural Sueño de Dioses en la fachada del Concejo de Valledupar

 

La desaparición del mural que adornaba la fachada del Concejo municipal de Valledupar, en la plaza Alfonso López, ha inducido a un ejercicio de memoria inevitable, pero también a unos serios cuestionamientos: ¿En qué momento esa obra ha pasado a ser algo prescindible? ¿Quién lo permitió? ¿La alcaldía, con su ataque directo a la obra, o la ciudadanía por no recordar lo suficientemente su importancia?

Su autor, Germán Piedrahita, fallecido en el año 2012, quedó atrapado en el olvido. Al igual que su obra. Es tan grande el descuido que, por efecto de errores concatenados y de una tradición oral que no ha permitido la revisión de los datos (al estilo de un dominó), el nombre original ha pasado de “Valledupar, sueño de dioses” a “Valledupar, Tierra de dioses”.      

La ciudad de Valledupar cuenta con varios murales representativos del folclor vallenato pero, éste era el más destacado de todos. El que aportó riqueza e interpretación folclórica al paisaje que hoy representa la plaza Alfonso López.

De la misma forma, la fecha de su realización también terminó alterado por estas cadenas imprevisibles. El mural fue diseñado y pintado en el año 1997 (y no en 1997) por el gestor cultural Germán Piedrahita y un equipo de 4 artistas que se subieron al andamio: Alex Díaz Wity, John Arias, Shelon díaz Wity y Eduard Martínez.

El proyecto respondía a la necesidad de embellecer esa parte de la plaza y aportar un marco vivo y colorido detrás del monumento “Revolución en marcha” y el palo de mango.

El resultado fue una obra única, con carácter y orgullo, que adornó un punto clave de la ciudad y que ha sabido mantenerse a través del tiempo como una de las expresiones de mayor gusto.

En sus representaciones destacaban los mitos más representativos de la región: la leyenda vallenata y de Francisco el Hombre, pero también los principales símbolos de las etnias indígenas: el poporo y su vestimenta.

También resaltan la presencia de los elementos naturales característicos del Valle: la Sierra y el río, como fondo natural para todas las danzas típicas y los instrumentos. La vegetación y el agua permiten aportar serenidad y coherencia en una obra que incorpora muchos elementos.

Finalmente, el mural incluye el acordeón. El instrumento que representa el sentimiento de una región y se constituye como la base del festival vallenato.

Todos estos elementos fueron sido pintados siguiendo el modelo del cubismo: un estilo artístico que, en su momento, Germán Piedrahita consideró apropiado y que, a continuación, influyó en muchas representaciones locales.

La obra se realizó en un mes y medio, con un ritmo de trabajo continuo de casi doce horas, y tuvo que ser renovado en varias ocasiones para realzar los colores y la nitidez de ciertos componentes.

En esa restauración participó el autor de la obra, Germán Piedrahita, asesorando los técnicos en su actividad. La obra se mantenía fiel a sus inicios y sólo se había apreciado unos leves cambios en las tonalidades o trazos, hasta que la Alcaldía de Valledupar decidiera destruirlo sin previo aviso y con el simple uso de pintura blanca.

En su época, el coste de la obra fue discutido duramente por el artista que orquestó las obras ya que vio en esas cifras una cifra desorbitada. Veintiun años más tarde, esta misma obra ha dejado de formar parte del paisaje de la Plaza Alfonso López por un acto desconsiderado. La ciudadanía salió a la calle y se expresó en las calles para denunciarlo.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

"La destrucción del mural “Valledupar Tierra de Dioses” es un insulto a la cultura universal"

  Tras la desaparición del Mural “Valledupar, Tierra de Dioses”, que adornaba la fachada del Concejo municipal de Valledupar, ...

Historia de un retrato expuesto en la Alianza Francesa de Valledupar

Historia de un retrato expuesto en la Alianza Francesa de Valledupar

“¡Cuidado con lo que vayas a pintar!”. La advertencia es severa y, en ese instante, el artista no puede evitar un gesto de incomod...

Inauguración de la exposición “Miradas e instantes” en Valledupar

Inauguración de la exposición “Miradas e instantes” en Valledupar

La Escuela de Bellas Artes de Valledupar representa un hervidero de grandes creadores. El lugar de encuentro para almas inquietas que h...

Las Bembas y el arte afrocolombiano en Valledupar

Las Bembas y el arte afrocolombiano en Valledupar

En las obras de Moisés Zabaleta vibra la música de la tradición. El amor por la comunidad. Este joven artista cartagenero que expone...

Walter Arland, rayando con colores en el espacio

Walter Arland, rayando con colores en el espacio

Llevar la línea a otra dimensión. A esto se ha dedicado en los últimos años el escultor Walter Arland quien, con la exposición “...

Lo más leído

El origen de la palabra Macondo

Katherine Ríos | Literatura

Dentistas y sacamuelas

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

La dinosaúrica costilla del Che

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Presente y futuro de Valledupar

Camilo Pinto Morón | Opinión

El que se fue y el que llegó

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La literatura como espacio de significación

Caterine Pardo Mojica | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube