Artes plásticas

La historia detrás de la obra de Beatriz González

Amira Armenta

30/10/2018 - 10:10

 

La historia detrás de la obra de Beatriz González
La artista Beatriz González / Foto: Revista Diners

El KW (Kunst-Werke Berlin) Institute for Contemporary Art abrió el 13 de octubre de 2018 en su sede de la Auguststrasse una muestra retrospectiva de la artista colombiana Beatriz González (Bucaramanga,1938), con el título “Retrospective 1965-2017”. Se trata de una selección de 120 trabajos creados en ese periodo. La exposición, que fue coorganizada con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, y con el Musée d’Art Contemporain de Bordeaux, está abierta en Berlín hasta el 6 de enero de 2019.

Una grata sorpresa para el espectador es que la muestra exhibe varias de las obras cruciales del desarrollo artístico de González, no solo por el uso de determinadas técnicas y estilos sino por su contenido.

Desde los comienzos de su carrera a principios de los años sesenta en Bogotá, su interés por la llamada cultura de masas, y su afición a pintar con tonos brillantes, hizo que se la asociara con el pop art. Una caracterización con la que nunca estuvo de acuerdo. “Yo pintaba la alegría del subdesarrollo”, dijo alguna vez en una entrevista, refiriéndose a los colores y motivos de sus cuadros, escenas de la vida cotidiana, provinciana, como las imágenes del Sagrado Corazón presentes en todas las casas. González quería pintar las pequeñas alegrías, el dolor, una polvera con la cara de Sarita Montiel; imágenes inspiradas en fotos de noticias en los periódicos, en anuncios publicitarios.

Sus guiños de ojo a cuadros de grandes artistas como Vermeer, Manet, Monet, Gauguin, no se basaban por lo general en las obras originales de estos maestros sino en las reproducciones que encontraba en revistas populares. Algunas de estas quedaron estampadas en cortinas o en camas. En el excelente video sobre la vida y obra de la artista que se puede ver en la muestra, dice que le gustaba pasearse por los mercadillos de Bogotá para comprar toda clase de objetos y muebles que después transformaba. Como esta mesa que terminó convertida en La última mesa (1970), según una idea de Leonardo da Vinci.

La última mesa, de Beatriz González

Aquí se puede apreciar también, Los suicidas del Sisga (1965), el resultado de un fait divers recortado en la prensa (una pareja de jóvenes suicidas obsesionados con asuntos místicos), con su buena dosis de drama y sensación, y con un estilo que imita el grabado popular. De esta obra, de la que existen tres versiones, se ha dicho que revela la madurez artística de González, y el comienzo de su exploración en los temas de la violencia social.

Los suicidas del Sisga, de Beatriz González

A partir de ahí su trabajo tendrá cada vez más una mirada claramente sociológica. Aparecerán próceres de la historia colombiana, retratos de familias acomodadas, episodios de páginas sociales y de las notas rojas, estampas populares. Presidentes, narcotraficantes y toda clase de figuras famosas de la vida nacional.

En el video, González cuenta también cómo un hecho político a mediados de los años ochenta   –la toma que hizo el ejército colombiano del Palacio de Justicia de Bogotá– propició un cambio en la manera de abordar su arte. Ya no es solamente la pequeña violencia cotidiana del hecho diverso, sino la gran violencia nacional desatada por el narcotráfico, y las acciones del ejército y la guerrilla, ante la cual, en su país ya no era posible seguir riendo. Pero no hay en sus obras de este periodo una violencia explícita. La artista aborda el acontecimiento político y la historia reciente del país a través de asuntos personales, íntimos. La violencia se muestra entonces sugerida en el cinismo y la ironía de la imagen.

Decoración de Interiores” (1981) está considerado como su primer trabajo explícitamente político. Es una cortina que representa al entonces presidente de Colombia, Julio César Turbay, en una fiesta privada. Turbay tenía fama de juerguista y de llevar una vida social desenfrenada. Las figuras interactúan, beben champaña, ríen. En vez de mostrar las atrocidades del gobierno de este presidente, González elige mostrarlo en un ambiente festivo, “aparentemente no perturbado por las atrocidades de su política gubernamental y al margen de las preocupaciones del pueblo colombiano”.

Decoración de interiores, de Beatriz González / Foto: Amira Armenta

González trató la obra como si fuera un artículo de consumo comercializable que podía ser comprado por cualquiera. La repetición y estandarización de la imagen de Turbay –sacada de una foto de la sección de chismes de la prensa– en un patrón era una denuncia crítica al régimen político, mostrándolo como algo kitsch. En Decoración de Interiores, el presidente es reducido a un estatus utilitario, de decoración doméstica. La cortina tiene también un impacto metafórico, de objeto que oculta algo corrupto y siniestro. Con esta obra, González ironiza sobre la figura más poderosa del país socavando veladamente su autoridad.

A sus ochenta años, Beatriz González es una de las artistas latinoamericanas más influyentes del momento. Durante más de medio siglo su obra ha explorado temas domésticos, sociales y políticos con igual lucidez. Las obras que se pueden apreciar en el KW Berlin revelan indudablemente la aguda observación social que distingue el arte de esta veterana artista.

 

Amira Armenta

1 Comentarios


Rosario Crego castaño 01-11-2018 05:48 AM

Gracias por descubrirme a Beatriz González, su obra me parece muy interesante. Aunque ella no quiera que se la enmarque en el movimiento pop, considero que tiene mucho de esta tendencia artística. En este sentido, habría que incidir en los diferentes lenguajes del pop art, y no reducir todos ellos al que practicaron los artistas pop americanos, Warhol o Liechtenstein. El pop inglés bebe más de la sociología que de la publicidad, el español más de la política y, por lo que veo el de Beatriz González, al menos en su primera época, de la cultura popular y de la "alegría del subdesarrollo". También me ha aparecido apasionante su evolución hacia la sociología y la política y el uso de recursos artísticos que van más allá del cuadro o de la escultura: la mesa, la cortina, etc. !Una artista que hay que tener en cuenta!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Land Art en el parque lineal de Valledupar

Land Art en el parque lineal de Valledupar

Reivindicar el azar y la intuición en el arte es comprender la creación como un descubrimiento sorprendente, es proponer una mirada m...

El 14 Salón Regional de Artistas del Caribe arranca con fuerza

El 14 Salón Regional de Artistas del Caribe arranca con fuerza

La sala de exposiciones de la biblioteca Rafael Carrillo en Valledupar apareció transformada el miércoles 5 de septiembre a la tarde ...

Ubaldo Torres Baldot: “Mi obra la concibo como en un ritual”

Ubaldo Torres Baldot: “Mi obra la concibo como en un ritual”

Artista y boxeador consagrado. ¿Quién dijo que estas facetas eran irreconciliables? Ubaldo Torres Baldot demuestra que, en el Arte ...

Ruby Rumié y la fábrica de la mirada

Ruby Rumié y la fábrica de la mirada

En su proceso creativo, el artista toma elementos ordinarios y los dota de significados  extraordinarios. La manera como descontextua...

El arte comprometido de Germán Piedrahíta

El arte comprometido de Germán Piedrahíta

“Experimentando con la expresión”. Así es cómo definiría el pintor y docente Germán Piedrahita las obras que expuso en la sa...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

¿Por qué escribir?

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Las fiestas del Guatapurí

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

María Ruth Mosquera | Artes plásticas

Síndrome de once

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Agua para los vallenatos

Camilo Pinto Morón | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube