Artes plásticas

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

Johari Gautier Carmona

21/01/2019 - 06:40

 

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola
La artista Gabriela Egurrola en la Casa Arte de Valledupar / Foto: Johari Gautier Carmona

En la Casa Arte de Valledupar, los colores vivos de Gabriela Egurrola se exponen, compiten, gritan en una especie de carnaval estático. Es un desfile mural, que, si bien no se mueve, atrapa, detiene al visitante.

“Es la influencia del Caribe, la luz”, explica, pero también está la influencia de su personalidad. Es innegable. Gabriela sonríe, atiende a sus invitados, se mueve de un lado a otro de la exposición, en un espacio que rezuma buen gusto y en el que todo ha sido calculado para que el visitante suelte esa frase –que también es el lema principal de esta exposición–: “Mira tú esa vaina”.

Y ellos, los visitantes, se quedan absortos, reflexivos, ante los mensajes que liberan las obras de la artista. Evidentemente, es un arte que insinúa, que dialoga, que conquista, juega con las percepciones, genera reacciones, despierta preguntas, estira sonrisas, y también expresiones de dolor o sensibilidad.

Los senos postizos, las piernas mutiladas por las minas, la escena de un crimen, o incluso el plátano que sugiere escasez, imponen una mirada dual, porque frente a los colores vivos y alegres del Caribe se encuentran realidades sociales complejas, omnipresentes, pero olvidadas o ignoradas. Gabriela, como artista, se impregna de los temas que la rodean, de lo que le afecta, le duele y al mismo tiempo le obliga a pensar. Y ese pensamiento se traduce en palabras.

Obra extraída de la exposición Mira tú esa vaina, de Gabriela Egurrola “Sí, me gusta mucho el juego de palabras –reconoce–. Me motiva especialmente. Cuando me llegan ciertos juegos o sugerencias, empiezo a trabajar. Por lo general empiezo por el lenguaje, aunque ha habido un par de casos en los que comienzo a trabajar y me va surgiendo”.

Los símbolos que emplea resuenan con fuerza. El plátano, por ejemplo, representa un bien de consumo local. Es también la expresión de una limitación. “El bien de consumo está, plátano hay, pero plata no hay –comenta Gabriela con ironía–. Quedamos pasando penurias muchas veces por la dificultad económica”.

Y el cuerpo también ocupa un lugar imprescindible en esta obra. Está en “Naturaleza muerta”, en “Sumo consumo” o “Desapariciones”. Puede que sea tal vez lo más importante, ya que invita el espectador a mirar la realidad desde la óptica de otra persona, a meterse en sus zapatos.

En el escrito que abre la exposición, el artista José Luis Molina (El Turri) destaca la osadía y el talento de “una mujer que hace arte en una región de pintores, donde la actividad artística es liderada casi exclusivamente por el género masculino”. Éste es otro punto a su favor. Hay que reconocer que su propuesta artística encandila y refresca. Es única y auténtica, y a veces también engaña (pregúntenle al visitante que vio un plato lleno de patacones en medio de la exposición y averiguó si se podían comer…).

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

 

El gestor Frank Dominguez, tentado por unos patacones en la exposición Mira tú esa vaina / Foto: Johari Gautier C.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El color en la Tierra del Olvido

El color en la Tierra del Olvido

  Jacobo Solano Cerchiaro muestra en sus obras una sinergia de conceptos basados en la corriente Pop Art, inspirada desde el diseñ...

Cézanne en Provenza

Cézanne en Provenza

  A treinta kilométros al norte de Marsella (Francia) se encuentra la ciudad de Aix-en-Provence; la misma que vio nacer en el año...

Una exposición plástica exquisita y un cadáver

Una exposición plástica exquisita y un cadáver

  ‘Indagaciones de un cadáver exquisito’ es el nombre que distingue la exposición que congrega las observaciones y los plante...

“Quite la mano de la boca y deje que la lengua se exprese”

“Quite la mano de la boca y deje que la lengua se exprese”

La palabra, los medios de comunicación y la información que estos trasmiten a la comunidad diariamente, es lo que mueve la obra de Ga...

Eder Pisciotti, ante la escena del crimen

Eder Pisciotti, ante la escena del crimen

La puerta se abre con un lento gemido –de esos que erizan la piel– y el espectáculo que revela es estremecedor. Ante los ojos del ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube