Artes plásticas

Osby Cujia y el resplandor de una región

Johari Gautier Carmona

09/10/2012 - 06:09

 

Osby CujiaEl Caribe, esa tierra de contrastes y matices, templanza y extravagancia, refulge en cada pincelada de Osby Cujia. El artista vallenato lleva varios años auscultando las entrañas de un mundo envolvente para reconstruir su esencia, como también lo haría un creador de perfumes en busca de la perfecta fragancia.

En sus cuadros, el día y la noche antillana revisten un súbito misterio que supera las fronteras geográficas. Se enarbolan los latidos del corazón, la tersidad de la piel, la delicadeza de un sabor o la espontaneidad de un movimiento.

No hay tonalidad que deje indiferente al observador que, frente a las imágenes enigmáticas que subyugan su mirada, se acerca a la complejidad y sencillez del Ser Caribe. Contradicciones que invitan a la reflexión y la estupefacción.

Los trazados gruesos y finos se entrelazan en una tela con carácter y compacta. Algunos puntos salpican ese entramado absorbente, pero es sobre todo esa luz tenue y viva, ese fuego cálido y atractivo, que nos atrapa y nos sumerge en un viaje a través del tiempo, de las texturas y las emociones.

Estas son algunas de las sensaciones que experimenté al encontrarme frente a la obra del artista en el 14 Salón Regional de Arte y en la reciente exposición del centro comercial Guatapurí.

Luego, llegaron las palabras del mismo artista. Reflexivas y apasionadas, como lo requiere el tema. Todas ellas me ayudaron a entender un proceso creativo nacido en la exploración identitaria, y en los meandros del ser y del espacio.

“El Caribe se presenta así –explica Osby mostrándome una de sus obras–. Es como una cara sonriente en una foto con sus playas, su vegetación, y aunque tenga el dolor por dentro, con la explotación minera y otras muchas dolencias, el Caribe sigue siendo sonriente”.

Según el artista, más que un tiempo de observación, la representación de una región y de su idiosincrasia requieren un profundo cuestionamiento y una interacción. Así es como nace el arte de Osby: haciendo las preguntas que destierran los elementos más insospechados de una identidad. “Me pongo a dialogar con el Caribe –sostiene–.   Me comunico espiritualmente con él y me pregunto si la alegría que expresa por fuera la tiene por dentro”.

Esas preguntas se expresan en un lenguaje distinto, mezcla de intuición y experiencia que Osby Cujia maneja con total libertad (aunque el pintor reconoce ciertas influencias como el arte de Kandinsky y Jackson Paul que marcaron su estilo).

Osby hace parte de esos artistas que juegan con las texturas y las tramas, que hablan de ambiente y de entorno, y sin embargo, su proceso creativo empieza a dentro (en su persona). Cada pintura es el reflejo de una introspección.

“No se trata de pintar una óptica paisajista –argumenta–. Se trata de reflejar el calor humano y nuestras conductas en el medio: ¿Qué estoy haciendo yo para que ese Caribe mantenga sus colores? ¿Qué es lo que dentro de mi ser representa el Caribe y me hace su embajador ante otros ojos?”

Con todo esto, el artista se muestra muy satisfecho por sus exposiciones en Valledupar. “Para mí es grato estar en el Salón Regional de Artistas –explica–. Es un regalo a la obra. Es un motivo de orgullo representar al Cesar. Invita a uno a seguir con esta labor”.

 

Johari Gautier Carmona

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

"La destrucción del mural “Valledupar Tierra de Dioses” es un insulto a la cultura universal"

  Tras la desaparición del Mural “Valledupar, Tierra de Dioses”, que adornaba la fachada del Concejo municipal de Valledupar, ...

Un paisaje poético que trasciende lo visual

Un paisaje poético que trasciende lo visual

Cuando alguien evoca el Caribe, lo más común es que visualice mar, playas, palmeras mecidas por la brisa, sol, arena, color; pero r...

El arte colombiano, protagonista en América Latina

El arte colombiano, protagonista en América Latina

La exhibición Cantos cuentos colombianos, que reúne la obra de 10 de los más importantes artistas nacionales contemporáneos, fue l...

Barajas, arte y objeto en un espacio único de Valledupar

Barajas, arte y objeto en un espacio único de Valledupar

Arte para reinventarnos. Arte para embellecer. Para recordar. Compartir. Sentir. Soñar. Ser. O simplemente vivir. Reflexionar sobre ...

“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”

“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”

  En el edificio Dangond, en pleno barrio del Novalito en Valledupar, el arte se ha abierto un espacio destacable. Esta eclosión p...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube