Artes plásticas

Las esculturas de Valledupar: una improvisación puesta de manifiesto por unos Diálogos de Ciudad

Johari Gautier Carmona

05/12/2022 - 05:20

 

Las esculturas de Valledupar: una improvisación puesta de manifiesto por unos Diálogos de Ciudad
A la izquierda el actor Rafael Moreno y arriba los artistas Jacqueline Celedón y José Aníbal Moya / Fotos: cortesía

 

Deseoso de contribuir a un ejercicio de reflexión y de participación ciudadana, el colectivo Maderos Teatro organizó recientemente en la ciudad de Valledupar un foro llamado “Diálogos de ciudad” dedicado exclusivamente a un tema actual y espinoso: el de las esculturas (o monumentos) en Valledupar.

El encuentro organizado en la única sala de teatro independiente de la capital del Cesar reunió a artistas, gestores y otros ciudadanos interesados que debatieron junto a los cuatro panelistas invitados –el decano de Bellas Artes Efraín Quintero, y los artistas Jacqueline Celedón, José Aníbal Moya y José Luis Molina– sobre temas como la adquisición de las obras, la apertura de convocatorias, los criterios de selección y el requerido mantenimiento.

Todos estos puntos iban enfocados a entender la realidad actual del patrimonio escultórico de Valledupar y ayudar, de alguna forma, a establecer un marco que permita la correcta gestión y conservación de este patrimonio.  

El debate fue nutrido, con su dosis de polémica, pero siempre constructivo. Desde un principio, se resaltó las falencias históricas de administraciones acostumbradas a actuar de manera improvisada, siguiendo criterios muy aleatorios y muchas veces acudiendo a los mismos artistas sin antes implementar una convocatoria transparente.

​Los cuatro panelistas concluyeron que la mayoría de las obras obedecen a los caprichos de los gobernantes de turno, sin criterios estéticos y sin procesos claros para su mantenimiento. También se argumentó que la participación ciudadana es mínima o inexistente en la elección de estas esculturas y que, por lo tanto, se ignora el sentimiento de los habitantes circundantes.

Sobre este debate reflexionamos con el actor Rafael Moreno, integrante de Maderos Teatro, quien organizó y articuló en gran parte la charla. Su punto de vista nos permite entender la pertinencia de estos diálogos de ciudad.

¿Cómo se realizó este primer diálogo de ciudad? ¿Qué funcionó y qué puede mejorarse?

Este primer espacio de Diálogos de ciudad fue un espacio de opinión en donde ciudadanos, en su diversidad, opinaron acerca de las esculturas de Valledupar. El formato fue un foro con cuatro panelistas y dos moderadores centrado en el tema de las esculturas en Valledupar. Se tocaron de manera secuencial otros subtemas como el contexto general, las convocatorias y el mantenimiento.

Fue un éxito por la asistencia, por el interés y la calidad de la participación de los panelistas y del público. Creemos que en el evento faltó la opinión oficial, la importante opinión del municipio, pese a la invitación que se le hizo a los funcionarios de la Casa de la Cultura. Pero próximamente esperamos repetir el espacio.  

¿Cómo reaccionó el público y cuáles fueron sus aportes?

Sorpresivamente, y pese a que sabíamos que el tema es de interés general, sobre todo el de los artistas plásticos, la participación fue efusiva, con muchos consensos y, lógicamente, algunos disensos entre los diferentes participantes. En este espacio, se generaron conclusiones que, para mí, son aportes para el acervo cultural e histórico de la ciudad. Conclusiones como que las esculturas siempre han sido hechas bajo el pedido del alcalde de turno, que no ha existido una escultura que responda a la voluntad o iniciativa de la ciudadanía, pocas veces se han escogido a los artistas por convocatorias. Las últimas hechas en Valledupar -en homenaje a los artistas de la música vallenata- están hechas en un material de muy baja calidad y un concepto que se inspira únicamente en el físico del artista homenajeado, pero no se preocupa por otras búsquedas discursivas o semióticas de mayor complejidad.

Además, se han cometido errores técnicos muy graves a la hora de instalar las obras en su entorno urbano y, finalmente, se concluye que la estética es una consecuencia de lo que nos ha pasado y de lo que hemos permitido que pase como sociedad. Por eso, desde ese punto de vista, consideramos que el foro fue muy nutrido y muy importante.

¿Qué lectura hace del papel de las administraciones en la elección de las esculturas?

Las administraciones municipales deben abrirse a la opinión ciudadana y a la de los artistas, buscar otros expertos sobre el tema, indagar acerca de las esculturas que requiere la ciudad, evaluar si se está saturando una ciudad con una misma temática o estética.

Es importante evaluar la calidad. Las administraciones son las grandes responsables de la forma en que se adquieren las obras en la ciudad, entonces tienen en este formato de Diálogos de ciudad un espacio para consultar y abrir los ojos sobre lo que se ha hecho, bueno o malo, en el tema del acervo escultórico de la ciudad.     

¿Qué podrían realizar los artistas o la ciudadanía para mejorar la selección y el mantenimiento de las obras escultóricas?

La ciudadanía y los artistas, en general, tienen que apropiarse de las herramientas jurídicas que ofrece la ley de cultura de participación ciudadana en este asunto específico de las esculturas, porque todas las obras que se adquieren terminan siendo el patrimonio de la ciudadanía.

Cada estatua que se instala habla de la ciudad, por eso son los ciudadanos y los artistas los responsables de cuestionar y proponer a la administración municipal obras y conceptos para que se desarrollen de la mejor manera. Existen vías para hacerlo. Se trata de buscar más espacios como los Diálogos de ciudad para ponerse de acuerdo y generar documentos vinculantes ante el hecho contractual y los criterios de los alcaldes de turno.

Sabemos que muchas obras han sido vandalizadas por personas desadaptadas, ahí surge un tema de apropiación y un programa de sensibilización de este acervo. En cuanto a los atentados que han sufrido las obras por la misma institucionalidad, urge también más control y responsabilidad por parte de los funcionarios, alcaldías y administraciones públicas. Por ejemplo, el hecho que la María Mulata del maestro Enrique Grau tenga un cable de luz atado a su pata es una ofensa al arte, pero, además, es una afectación directa al patrimonio, incluso debe haber una herramienta jurídica para manifestarse contra esta acción. Y respecto a las otras obras que han sido vandalizadas, a las que se les ha arrancado un brazo o alguna pieza, también debe haber una mano dura para buscar los responsables de estos hechos y proceder jurídicamente. Esto es el deber ser.   

Finalmente, ¿Tendremos más Diálogos de ciudad?   

Este primer evento con las esculturas en Valledupar lo que nos deja es la evidencia de la necesidad de espacios de diálogo para encontrarnos como ciudadanos y hablar de muchas de las cosas que han sucedido en esta ciudad, no solamente en el resorte artístico sino también estético. El problema de las basuras es un problema de estética, el problema de la comunicación, o la violación a las normas de tránsito, son problemas del resorte estético y humano. Por eso vamos a procurar establecer rápidamente nuevas fechas y elegir el próximo tema de Diálogo de ciudad. Trataremos de encontrar también otros espacios como la Filarmónica o las bibliotecas para realizarlos. Lo importante es dialogar.

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

Sobre el autor

Johari Gautier Carmona

Johari Gautier Carmona

Textos caribeños

Periodista y narrador. Dirige PanoramaCultural.com.co desde su fundación en 2012.

Nacido en París (en el distrito XV), Francia. De herencia antillana y española. Y, además -como si no fuera poco-: vallenato de adopción.

Escribe sobre culturas, África, viajes, medio ambiente y literatura. Todo lo que, de alguna forma, está ahí y no se deja ver… Autor de "El hechizo del tren" (Ediciones Universidad Autònoma de Barcelona, 2023), "África: cambio climático y resiliencia" (Ediciones Universidad Autónoma de Barcelona, 2022), "Cuentos históricos del pueblo africano" (Ed. Almuzara, 2010), Del sueño y sus pesadillas (Atmósfera Literaria, 2015) y "El Rey del mambo" (Ed. Irreverentes, 2009). 

@JohariGautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

Hace ya unas quinientas tardes que lo vi por primera vez. Llevaba largos el cabello, la barba y el bigote y tenía entre las rodillas u...

“No me molesta que me llamen chatarrero”: Juan Zuleta

“No me molesta que me llamen chatarrero”: Juan Zuleta

Desde el inicio de su carrera es conocido como el artista de la chatarra porque donde la gente del común ve basura y desperdicios me...

Las caricaturas que retrataron la tragedia de un mural

Las caricaturas que retrataron la tragedia de un mural

  Allí estaba él, estampado en lo alto de la fachada del Concejo municipal, mirando airosamente la Plaza Alfonso López, brindando ...

La ciudad de París y el imaginario de los artistas plásticos latinoamericanos

La ciudad de París y el imaginario de los artistas plásticos latinoamericanos

  Como lo recuerda Walter Benjamin en su libro “Paris, la capitale du XIXe siècle”, la Ciudad Luz ocupa el espíritu de los inte...

José Olano y el arte que ensalza el conocimiento milenario

José Olano y el arte que ensalza el conocimiento milenario

Desde el pasado 18 de febrero se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga el V Salón Bat de Arte Popular “Colombia Pluri...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados