Artes plásticas

Jorge Eduardo Ríos y el Afrodisiaco colombiano

Redacción

31/12/2012 - 11:20

 

Jorge Eduardo Ríos Seis platos colocados de manera ordenada sobre una mesa de salón decorada con los colores de la bandera colombiana nos interpelan en la entrada de la gobernación de Valledupar.

En cada uno de ellos, una miríada de moscas en estado de descomposición liberan un perfume extraño. No se trata de una comida abandonada por comensales arrepentidos, ni tampoco de lo que desayunan los trabajadores de la institución con el primer tintico del día, sino la obra de arte de Jorge Eduardo Ríos Loaiza, ganador de un estímulo en el Salón de Artistas del Cesar inaugurado este mes de diciembre.

Su autor nos recibe con una sonrisa y, antes de responder a nuestras preguntas, se fija con una mirada atenta en las moscas. Aparentemente, la intervención artística sigue siendo motivo de curiosidad por el mismo autor, como si la obra albergara un significado cambiante o persiguiera un rumbo desconocido.

Para capturar ese centenar de moscas, Jorge Eduardo ideó un plan audaz que terminó superando sus expectativas. Después de aplicar una cantidad variable de pegamento en los platos, vio cómo, una a una, las moscas iban cayendo.

La primera mosca atrapada provocaba inmediatamente la llegada de otras moscas que caían en la misma trampa. “Ahora sé por qué existe la expresión caen como moscas –reflexiona Jorge Eduardo en voz alta–: porque las moscas son chismosas”.

Pero más allá de la elaboración de la obra, nos interesa el proceso y la explicación de ese título tan llamativo: “Afrodisiaco colombiano”. A esa pregunta, Jorge nos responde que las moscas en el plato simbolizan la muerte y que todas ellas conforman un plato potenciador al igual que un tradicional afrodisiaco.

“La muerte empodera”, nos comenta el artista antes de profundizar. Según él, en Colombia, la muerte siempre ha sido un modo de exponer el poderío, de afirmar su prestigio y sembrar miedo entre las poblaciones. “Los de arriba se sirven del pueblo para volverse más poderosos –explica el artista–. La muerte intimida y crea una especie de estatus social”.

Además, la imagen de todas estas moscas lanzándose en una aventura trágica, muriendo en un plato por desinformación, manipulación o abuso de curiosidad, es también un motivo de reflexión. ¿Acaso la miseria puede ser también un potenciador?  Parece que la manipulación ejercida desde las instancias del poder también sea un ingrediente crucial de ese afrodisiaco colombiano que Jorge nos ofrece.

“La mosca es como un símbolo de miseria y hambre –argumenta nuestro entrevistado– y es un tema que quiero volver a tomar para generar un registro visual. Es interesante ver cómo fueron cayendo y entender el mecanismo detrás de esto”.

El estímulo otorgado a Jorge Eduardo premió un esfuerzo de maduración y reflexión. Un deseo de sintetizar la esencia del poder en Colombia con una obra brilla por su originalidad, pero que no fue realizada sin riesgos. En efecto, algunas personas le dijeron que “se estaba metiendo con las organizaciones protectoras de animales”, nos explica el artista con una sonrisa irónica.

En todo caso, el joven artista espera que, con este paso decisivo, su obra se dé a conocer por todo el departamento del Cesar –de donde es originario– y que, también, esto conforte su proceso de creación.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

“Cada artista tiene una manera particular de expresar su mirada”

“Cada artista tiene una manera particular de expresar su mirada”

La exposición “Miradas e instantes”, inaugurada en la Alianza Francesa de Valledupar, evidencia el trabajo artístico de nuevas ge...

Eduardo Ramírez: “Pintar por pintar no vale la pena”

Eduardo Ramírez: “Pintar por pintar no vale la pena”

El  arte siempre ha sido difícil de definir. Es a la vez el resultado de un impulso y el fruto de un largo proceso de maduración a t...

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

En la Casa Arte de Valledupar, los colores vivos de Gabriela Egurrola se exponen, compiten, gritan en una especie de carnaval estático...

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

Hace ya unas quinientas tardes que lo vi por primera vez. Llevaba largos el cabello, la barba y el bigote y tenía entre las rodillas u...

Cesar Páez: “Quiero entender mi entorno con otros ojos”

Cesar Páez: “Quiero entender mi entorno con otros ojos”

En la Alianza Francesa de Valledupar, la exposición Rasgos nos recuerda la vida de quienes trabajan en el anonimato y contribuyen a qu...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube