Bienestar

¿Aumento los problemas o les busco solución?

Maira Ropero

12/04/2013 - 10:32

 

"Si tus problemas tienen solución, no te preocupes. Y si no la tienen, ¿para qué te vas a preocupar?"

Esta frase es muy significativa de lo que son los problemas y los conflictos que, supuestamente, “no tienen solución”. ¿Cuántas veces en la vida has sufrido por algo y después te has reído por aquello que pasó? ¿Cuántas veces en la vida has sentido que nada tenía solución, que no sabías adónde ir y, después, sentiste que se resolvió de una manera muy fácil?

Fanny es una señora soltera de 37 años de edad, se siente frustrada porque no ha conseguido pareja, porque no tiene el trabajo que desea, porque sus amigos tienen mejores cosas que ella, porque su madre no es feliz, porque los otros no la miran… Para Fanny todo es un problema y su atención está en agrandar las situaciones. En todo momento busca un problema a lo que le ocurre y casi nunca busca alternativas a la vida que tiene.

Así como Fanny muchas personas han aprendido por los modelos de comportamiento que tienen (padres, profesores, amigos…) que siempre se debe buscar un problema en lo que se vive. Son personas que sufren muchísimo y que les cuesta reconocer las cosas buenas de las otras personas y de ellos mismos.

En las empresas también nos encontramos con colaboradores con este perfil, son los encargados de generar los conflictos, de buscar los inconvenientes a la situación y de empeorar cualquier problema que se presente. Esto genera mal ambiente y malas relaciones con los compañeros.

Tanto en el trabajo como en las otras áreas de la vida, las personas que tienden a ver el vaso medio vacío en vez de medio lleno sienten una gran dificultad al relacionarse, porque van prevenidos, les cuesta mucho confiar y darse a conocer, porque van predispuestos.

No es posible ni deseable evitar los conflictos. Están siempre alrededor nuestro, forman parte de la vida diaria de las personas y no son algo que podamos escoger. Gracias a ellos, las personas renovamos las oportunidades de cambiar y crecer, de aprender a convivir con los demás.

Podemos aceptar los conflictos como “motor” de la existencia humana, dirigiendo los esfuerzos a desarrollar estrategias y herramientas que permitan manejarlos de forma creativa y flexible, viéndolos como oportunidades para crecer, hacer cambios y enriquecer distintas dimensiones de la vida humana.

Los pasos a seguir para solucionar problemas son:

- Definir el problema. Identificar todos los problemas que conforman este conflicto y dar la dimensión real a cada uno de ellos.

Es posible preguntarse:

¿Qué hace que esta situación sea problemática?

¿Qué me falta por saber?

¿Cuántos problemas están involucrados?

¿Cuál voy a intentar resolver?

¿Qué es lo que no funciona?

¿Cuáles son las alternativas que se pueden tomar?

¿Qué conozco sobre este tema?

¿Por dónde puedo empezar para que sea más fácil?

A partir de las respuestas que diste, establece cuál es el problema. Revisa tu forma de pensar y tus creencias relacionadas con el problema o con las personas.

No te quedes pensando en el problema y en sus consecuencias: ¡actúa!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Sanar su niño interior para vivir feliz

Sanar su niño interior para vivir feliz

Las carencias y limitaciones que tenemos en nuestra vida no pueden ser colmadas si antes no empezamos por sanar las heridas del pasado....

El ejercicio vigoroso aumenta el rendimiento de los universitarios

El ejercicio vigoroso aumenta el rendimiento de los universitarios

Hacer 20 minutos de ejercicio vigoroso diario aseguran mejores notas en la universidad. La mayoría de estudiantes sudan la gota gorda...

La obesidad: una epidemia ligada a las emociones

La obesidad: una epidemia ligada a las emociones

Seguramente has conocido alguna persona que padece obesidad Puede que fuera el simpático o la simpática del grupo al que hacías part...

Ganar confianza y seguridad en sí mismo

Ganar confianza y seguridad en sí mismo

Imagina que estás haciendo un proceso de selección y tienes dos candidatos para un cargo y ambos tienen la formación que necesitas, ...

Coaching para adelgazar: una forma de lograr tu objetivo

Coaching para adelgazar: una forma de lograr tu objetivo

  Adelgazar se convierte a menudo en un objetivo esencial para sentirse bien. Muchas personas se proponen reconstruir la autoestima...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube