Bienestar

Cómo construir relaciones familiares sanas

Maira Ropero

11/10/2017 - 05:30

 

Las relaciones de familia suelen ser una gran fuente de apoyo, pero en muchas ocasiones ser complican y provocan situaciones difíciles que enturbian nuestras vidas.

Cuando ya no se logra establecer los vínculos afectivos que uno desea, las relaciones entre los distintos miembros de una familia pueden convertirse en un problema bastante serio y preocupante.

Para muchos padres, las malas relaciones que tienen con sus hijos, las peleas constantes entre hermanos, el deseo de algunos miembros de ausentarse del hogar y las constantes peleas entre parejas, son un motivo de consulta psicológica.

José Luis, es un chico de 21 años que, tras entrar en el mundo del alcohol, empieza a tener discusiones frecuentes con su madre. Él argumenta que no se siente a gusto en su casa y que sólo encuentra discusiones cuando llega a casa.

Margarita es una mujer de 25 años que vive con sus padres pero siente que ellos no la entienden, que nunca le prestan atención y que para ellos lo más importante es el trabajo.

Liliana y Jaime, dicen que no soportan hablar con su hermana Ana, porque siempre está de mal genio, todo se lo toma como un ataque y no acepta que nadie opine sobre sus cosas. Sin embargo, Ana siempre se queja de lo lejana que es su familia con ella. Se siente sola y poco querida por sus hermanos.

Es importante recalcar que las relaciones sanas con otras personas nos aportan salud, bienestar, calidad de vida, tranquilidad, al tiempo que fortalecen nuestra autoestima. De la misma forma, tener buenas relaciones con la familia nos fortalece, nos hace sentir más seguros y nos da la tranquilidad de estar haciendo bien las cosas. Cuando sentimos que estamos dejando de hacer algo por un ser querido, empezamos a sentirnos confundidos y confrontados.

Por lo tanto, ¿Qué necesitamos para construir una relación emocionalmente sana con la familia?

1. Expectativas realistas: Aceptar a la otra persona tal y como es, sin pretender que se comporte del modo que nosotros queremos. Cada uno de nosotros es diferente, así como la popular frase dice: cada cabeza es un mundo. Cuando basamos nuestras relaciones intentando que el otro sea como yo considero que debe ser, estamos anulando la identidad de esa otra persona. La aceptación, es el primer principio para construir relaciones sanas, fundamentadas en el respeto.

2. Buena comunicación: Estar cuando hay que estar, mostrar interés, saber escuchar y ser generoso compartiendo nuestras experiencias y opiniones personales. Las buenas relaciones familiares se desarrollan y se fortalecen mediante una comunicación asertiva. Es decir positiva, clara, directa, continua, enriquecedora.  Una comunicación que no pretenda imponerse o convencer, que dé a conocer no solo ideas sino también emociones y estados de ánimo.

3. Calidad de tiempo: Tomarse el tiempo necesario. Las relaciones “crecen”. Con el tiempo las personas se conocen mejor y aumenta la confianza entre ellas, pero cada uno va a su ritmo. El hecho de pertenecer a una familia por un largo tiempo, además del grado de intimidad diaria de la que disfrutamos con ella, parece ser garantía de relaciones armoniosas y estables entre todos sus miembros, pero la realidad es otra.

Tenemos que trabajar seriamente para mantener momentos especiales y tradiciones familiares. El calendario normal trae muchas fechas históricas, conmemorativas y  hasta comerciales; si deseamos podríamos poner en cada una de ellas nuestro sello personalísimo, o lo que es mejor, podríamos tomar iniciativas para crear momentos especiales llenos de detalles significativos que se graben en sus corazones. También es recomendable no abandonar las tradiciones que se han mantenido desde antes.

4. Flexibilidad. Las relaciones evolucionan conforme lo hacen las personas que las integran. No tiene sentido el “Ya no es como antes…” Las personas cambian y no podemos pretender que alguien se comporte o reaccione siempre del modo que preferimos. Y las relaciones también cambian, no pretendamos que sean como eran al principio, ahora podemos construir mejores relaciones.

Debemos tener claro que queremos mejorar las relaciones, dedicar el tiempo y el amor que se necesita. No es algo que ocurre de la noche a la mañana, pero sí se pueden mejorar. Todas las relaciones las podemos mejorar y podemos empezar cambiando nosotros.

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

2 Comentarios


Mayra Díaz 07-11-2018 07:58 AM

Buenos días! Excelente tema! Es importante acotar que el ser humano dentro su complejidad, deja aún lado la importancia de desarrollar acompañamiento con la pareja, aportar tiempo de calidad, con una comunicación amena y afectuosa. Dentro de la complejidad de las relaciones de pareja, se encuentra cualquier cantidad de vacíos de información sobre el otro, y realmente hay que atender y fomentar estrategias para sobrevivir a los conflictos que aparecen día a día.

TERESA VALDIVIA AMABLE 23-01-2019 03:29 PM

HOLA MAYRA GRACIAS POR TUS APORTES, ES MUY CIERTO LA FAMILIA ES FUNDAMENTAL EN EL DESARROLLO HUMANO, PERO QUE PASA CUANDO SE PRESENTAN LAS DIFICULTADES O SON DISFUNCIONALES, AGRESIVAS, PESIMISTAS ETC... SE VUELVE UN CAOS EL HOGAR...TENEMOS QUE COADYUVAR A UNA SALUD MENTAL SANA... PODEMOS HACERLO... QUE BIBLIOGRAFIA RECOMIENDAS, QUIERO LECTURAS SOBRE CONSTRUYENDO FAMILIAS SALUDABLES, TIPS, OTROS

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El masaje: sus técnicas y sus beneficios

El masaje: sus técnicas y sus beneficios

Existen diferentes tipos de masajes, y aunque se recomiendan algunos para fortalecer el sistema inmune, otros para reducir la ansieda...

El estrés también es bueno y nos impulsa a la acción

El estrés también es bueno y nos impulsa a la acción

Cada vez que mencionamos la palabra estrés estamos pensando en algo negativo que nos afecta, y no es cierto. Existe también un estré...

Cómo tener un estómago saludable con tres comidas al día

Cómo tener un estómago saludable con tres comidas al día

Es muy común escuchar todos los días que alguien se siente mal del estómago, son molestias muy comunes; sin embargo, no hay que de...

Sobre la Flor de Jamaica

Sobre la Flor de Jamaica

Crecí bebiendo nuestra famosa y deliciosa "Agua de Jamaica". Sí, esa que “El chavo del 8” popularizó por todo el mundo, así com...

¿Se puede cambiar a los sesenta?

¿Se puede cambiar a los sesenta?

“Loro viejo no aprende a hablar” es una de las frases que más escuchamos entre las personas mayores cuando se plantean la posibili...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube