Bienestar

Enfrentar los problemas con inteligencia emocional

Maira Ropero

21/02/2019 - 05:15

 

Enfrentar los problemas con inteligencia emocional

“Hola soy Raúl y me he quedado sin trabajo. Tengo muchos compromisos y esta situación me está matando. No veo posible conseguir trabajo y me estoy deprimiendo”.

“Yo soy Carmen, mi hijo está repitiendo el año y va perdiendo 9 materias en el colegio. No encuentro que hacer para que estudie, me estoy volviendo loca”.

“Me llamo Andrés, mi negocio va muy mal y no veo salida. Siento que no lo voy a conseguir, que no puedo sostenerlo y me estoy enfermando”.

“Mi nombre es Rocío, me diagnosticaron una enfermedad muy grave y estoy muy preocupada. Desde que me dieron el diagnostico, no he parado de llorar y no he podido empezar el tratamiento”.

Lo que tienen en común estas cuatro personas es que están viviendo una situación difícil, nueva para ellos y en las cuales sienten que no saben cómo manejarlo. Los cuatro perciben que no tienen fortalezas para ayudar en la solución.

En la vida siempre vamos a tener situaciones por resolver que no son de nuestro agrado o que sentimos que no podemos afrontar, esto es a lo que consideramos problemas.

Cuando observamos estas situaciones, sentimos que no tenemos las capacidades o el tiempo para solucionarlo, y sin ser conscientes nos generan estrés, ansiedad, depresión, frustración y también baja autoestima. Cuando sentimos que no hay salida, que todo está terminado, que no  se puede continuar, nuestro cerebro se bloquea y la creatividad se pierde.

Nuestra forma de mirar los problemas va hacer que estos aumenten o disminuyan. Es decir, el lente con que se mira la situación nos ayuda a conseguir una nueva salida o a seguir dándole vueltas al problema sin encontrar solución.

Todos en la vida queremos ser feliz, vivir tranquilos y estar en paz. Sin embargo, cuando se presentan las dificultades, nos olvidamos de estos aprendizajes que tenemos y damos rienda suelta a los pensamientos negativos y catastróficos. Nos imaginamos los peores escenarios.

Esta manera de pensar tiene una explicación: de pequeños, la manera de corregir de muchos padres era diciendo: “No toques eso porque se puede partir”, “No corras porque te puedes caer”, “No metas los dedos ahí porque te puedes electrocutar”. Los padres sin darse cuenta, moldean un modelo de pensamiento. La educación refuerza también el hecho de imaginar lo peor, lo mal que puede salir una iniciativa.

Lo que quiero mostrarles es que podemos aceptar lo que estamos viviendo, y leer las circunstancias de manera objetiva para mejorar lo que se está viviendo. Como dice la popular frase: al mal tiempo, buena cara.

Esta frase la solemos repetir con mucha frecuencia pero pocas personas la practican. Siempre se gana al enfrentar las cosas con una cara optimista. Esto nos permite que los problemas dejen de ser problemas y se vuelvan soluciones. Que nuestro cerebro se abra para pensar y encontrar alternativas, nuevas perspectivas, soluciones y/o posibilidades.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir. El optimista sabe buscar ayuda para mejorar o alcanzar los objetivos que se ha propuesto, es una actitud sencilla y sensata que en nada demerita el esfuerzo personal o la iniciativa.

Esta semana les dejo estos tips para que la buena cara y el optimismo estén presentes en todas las dificultades o problemas que podamos tener:

- Analiza las cosas a partir de los puntos buenos y positivos, seguramente con esto solucionarás muchos de los inconvenientes. Curiosamente, no siempre funciona igual a la inversa.

- Haz el esfuerzo de dar sugerencias y soluciones, en vez de hacer críticas o pronunciar quejas.

- Procura descubrir las cualidades y capacidades de los demás, reconociendo el esfuerzo, el interés y la dedicación. Esto es lo más justo y honesto.

- Aprende a ser sencillo y pide ayuda, generalmente otras personas encuentran la solución más rápido.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Siete claves para ser mejores padres

Siete claves para ser mejores padres

Todos los padres quieren tener una excelente relación con sus hijos, donde prime el respeto, la paciencia, el buen trato y la buena co...

Aprender de los futbolistas para conseguir los objetivos

Aprender de los futbolistas para conseguir los objetivos

¿Qué puede sentir un jugador en un estadio lleno con 40.000 personas que le hacen barra al equipo contrario? ¿Cuál es el impacto em...

Lo que se debe saber de la Osteoporosis

Lo que se debe saber de la Osteoporosis

Desde el 27 de octubre se realizan en Valledupar (Cesar) de manera gratuita exámenes para detectar si una persona padece o no de ost...

La auriculoterapia: una técnica milenaria más vigente que nunca

La auriculoterapia: una técnica milenaria más vigente que nunca

  ¿Quién no ha visto alguna vez a personas con diminutos parches o, mejor aún, con pequeñas esferas brillantes con un aire de m...

La motivación depende siempre de ti

La motivación depende siempre de ti

Conseguir nuestros objetivos no depende ni exclusiva ni principalmente de nuestra autodisciplina, sino más bien de la motivación que ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados