Bienestar

La violencia empieza en casa

Maira Ropero

15/10/2016 - 10:00

 

El compromiso de conseguir la paz en el mundo es de todos. No podemos delegar esta responsabilidad a los presidentes de los países y esperar a que las políticas de gobierno hagan la paz. La delincuencia organizada, la común, la ocasional… todas comienzan en el seno de la familia. La paz y la violencia empiezan por casa.

En general, la ciudadanía está cada vez más asustada por el aumento de tanta violencia y criminalidad en el mundo, se pregunta por el origen de semejante agresividad entre los seres humanos. Entre esposas y esposos, entre hermanos y hermanas, entre padres e hijos, profesores y alumnos… 

Comparto con ustedes dos ejemplos de pacientes jóvenes que tengo en consulta y entenderán mucho mejor a lo que me refiero. Ernesto es un chico de 17 años, hijo único que vive solo con su madre porque su padre murió cuando tan solo tenía dos años. Su madre ha sido una mujer muy agresiva, siempre le grita, lo maltrata físicamente y lo responsabiliza de todo lo malo que ocurre en su vida. Hoy Ernesto es un joven violento en su entorno y un “problema”. En realidad, lo único que le ocurre es que está entregando lo que él recibió en su infancia: violencia.

Así mismo ocurre con María L, una niña de 12 años que no la quieren recibir en ningún colegio por su manera agresiva y humilladora de relacionarse con alumnos y profesores. Maria L es hija de un matrimonio con tres hijos, ella es la menor. Su padre es un hombre que toma licor con mucha frecuencia, maltrata a su madre y a sus hermanos. En casa se hace solo lo que el padre diga y todos le tienen pánico. Maria L, es el reflejo de su padre en el colegio.

En consulta observo múltiples casos de niños que han sido violentados por sus padres a través de palabras o con golpes. No solamente el castigo físico es violencia, el maltrato psicológico también lo es y genera traumas que limitan en el futuro. Por eso, siempre que me llevan a un niño con problemas de aprendizaje o de concentración, solicito hablar con los padres y generalmente lo que encuentro son modelos de educación autoritarios con alto índices de violencia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 25 a 50 por ciento de los niños reciben maltratos físicos. Vivir en un ambiente violento tiene consecuencias muy graves para los niños. Ellos pueden presentar problemas de depresión, ansiedad, conducta agresiva, falta de concentración y bajo rendimiento en la escuela, dolores de cabeza y estómago, sueño interrumpido y el desorden del estrés post-traumático.

También es un hecho comprobado que los niños testigos de la violencia doméstica tienden a repetir lo que ven en casa, y llegar a ser acosadores que abusen de los demás, o víctimas que acepten el abuso.

Encontramos ambientes hostiles en muchos lugares, la envidia, el odio, el rencor, la hipocresía, la frustración son algunas de las emociones con las que nos topamos a diario en los diferentes ambientes en los que nos movemos. Y, definitivamente, no está en nuestras manos cambiar esta situación en todos los entornos pero, dentro de casa, sí lo podemos empezar a hacer, cambiar el clima familiar si está en nuestras manos. No intentes cambiar el mundo, cambia tú y comienza a generar paz en tu hogar.

A ningún padre le gusta dañar a sus hijos y todos queremos que nuestros hijos sean felices y tengan un futuro exitoso. Por eso comparto algunos tips para empezar a practicar la paz en casa y brindar a los pequeños la tranquilidad que necesitan para desarrollarse sanamente.

Empieza poniendo reglas para todos en casa: La violencia verbal o física es una falta de respeto hacia toda la familia porque resulta en la intimidación y no reconoce el valor de cada persona. En las reglas de la casa prohíbe terminantemente el uso de insultos, golpes o amenazas entre miembros de tu familia.

Instaura una comunicación asertiva: También es importante aprender a pedir lo que tú esperas de tus hijos en una forma clara y amorosa. La comunicación abierta en casa brinda el espacio para resolver problemas hablando respetuosamente, sin golpes.

Crea un filtro para la tecnología: Analiza qué estás promoviendo cuando permites a tus hijos ver programas y jugar juegos violentos, o cuando te sientas en el sofá de casa a observar telenovelas de violencia, infidelidad y narcotráfico. Tanto la televisión como los videosjuegos son especiales porque proveen un mundo de fantasía donde los balazos, la sangre y la muerte son formas de entretenimiento.

Exponerse continuamente a imágenes violentas, inclusive en las noticias, nos deshumaniza y nos hace aceptar lo inaceptable como normal. Protege a tus hijos escogiendo los programas y juegos y no dejando que los medios escojan a ustedes como sus consumidores inconscientes. Recuerda: un bello paisaje nos inspira a la bondad, una película de imágenes sensuales incentiva nuestros deseos sensuales (pasión).

Aprende y enseña a ser paciente: En casa, enseña a todos a esperar su turno, y a tener calma para lograr los resultados que quieren. Tomar el tiempo de pensar antes de golpear o insultar evitaría situaciones lamentables donde a veces no hay regreso.

Tus hijos merecen un mundo libre de la intimidación, el abuso y el miedo que genera la violencia. Empieza en tu casa, dándoles un espacio para que aprendan a convivir en respeto y armonía con los demás. En tu hogar, trata de ser el mejor contribuyente a la paz.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Todos los sueños se pueden hacer realidad

Todos los sueños se pueden hacer realidad

Quiero compartirles la importancia de plantearse unas metas claras y precisas en sus vidas. Somos seres integrales que buscamos el equ...

3 actividades para promover el crecimiento personal en tu organización

3 actividades para promover el crecimiento personal en tu organización

Dentro de cualquier tipo de organización, el capital humano es lo que aporta el mayor valor. Por eso se debe impulsar el crecimiento p...

Un festival gastronómico para promover hábitos saludables

Un festival gastronómico para promover hábitos saludables

La dieta es un elemento fundamental a la hora de mejorar nuestros hábitos cotidianos. En la comida se reflejan los compromisos y la di...

Sanar su niño interior para vivir feliz

Sanar su niño interior para vivir feliz

Las carencias y limitaciones que tenemos en nuestra vida no pueden ser colmadas si antes no empezamos por sanar las heridas del pasado....

Colesterol: ¿amigo o enemigo?

Colesterol: ¿amigo o enemigo?

En consulta es muy frecuente encontrar personas de diferente contextura física con alteraciones en el proceso metabólico del colest...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube