Bienestar

La violencia contra la mujer, un problema que no entiende de clases

Maira Ropero

08/03/2018 - 07:10

 

En consulta recibo mujeres que son violentadas física, psicológica y sexualmente por sus maridos. Ellas dicen que, por temor a quedarse solas, no son capaces de denunciar. Pero también lo hacen por temor a lo que su pareja sea capaz de hacer, lo que le pueda pasar al marido, o que sus hijos nunca se lo perdonen, e insisten en que la principal causa por la cual siguen unidas a este hombre es porque son conscientes que ellas tienen la culpa de lo que reciben. En muchas ocasiones hay mujeres que han manifestado: “yo lo trato igual”, “yo no me dejo”.

Aunque sientas que como mujer has influenciado en lo que hoy ocurre en tu relación de pareja, esto no quiere decir que tengas que soportar el maltrato toda la vida. Es posible que, si sigues con el miedo de hablar, o de cambiar la situación, tu vida esté en peligro y después sea demasiado tarde.

El caso de Sandra*, una paciente de 36 años que me consulta porque no sabe cómo recuperar su relación de pareja, es interesante. Ella cuenta que los malos tratos empezaron desde que eran novios. Su pareja era un hombre muy celoso, la cuidaba mucho, en ocasiones no lograba controlar sus impulsos y terminaba gritándole. Después, se casaron y continuaron los gritos. Ella empezó a responder a los gritos y él a golpearla por responderle. Poco a poco se fue volviendo algo de costumbre en la relación, ambos se golpeaban, se gritaban, se faltaban al respeto con palabras y acciones. Hoy en día, Sandra manifiesta que quiere ser feliz y no sabe cómo hacerlo, siente que esta situación nunca va a cambiar.

Como consecuencias de este tipo de maltrato y de cualquier otro se ve disminuida la autoestima de la persona y afecta su desarrollo emocional. En la mayoría de los casos, estos maltratos conducen a la adicción a las drogas y al alcohol como una vía de escape.

Si sientes que eres una víctima de tu pareja y quieres generar un cambio en tu vida, no te quedes encerrada en casa y busca soluciones, todo puede cambiar:

- Informa a tu familia de lo que estás viviendo y de lo que piensas hacer. Arma una red de apoyo donde puedas compartir cómo te estás sintiendo y lo qué te está pasando. No sientas vergüenza de vivir esta situación, más mujeres de las que imaginas están pasando por lo mismo. Compartir con alguien lo que te pasa, te va ayudar a buscar soluciones y a sentirte acompañada en medio del dolor.

- Busca ayuda profesional de un psicólogo. La psicoterapia te puede ayudar a recuperar la confianza en ti misma y subir tu autoestima para estar más segura de los pasos que quieres hacer.

- Si los dos están de acuerdo en recuperar la pareja y empezar a cambiar, consulten a un profesional de la salud (psicólogo, psiquiatra y/o trabajador social) para que los ayude. No lo sigan intentando sin la asesoría profesional porque, seguramente, llevan muchos años sin éxito, y en ese tiempo se han hecho mucho daño.

- Si sientes que tu vida está en peligro, no dudes en denunciar a la policía y buscar asesoría sobre tus derechos. Hay muchos protocolos de protección y te sentirás segura.

Debes actuar ante los primeros signos de alarma y pedir ayuda. No hay ninguna razón para tolerar el maltrato, ni motivos para sentir vergüenza. Mujeres de todas las características personales y de todas las condiciones la padecen.

No estás sola. Conoce todo los medios, recursos, instituciones, que se preocupan por devolverle a la mujer, víctima de violencia de género, su dignidad como persona y, ante todo, como mujer.

¡Buen viento y buena mar!

*Los nombres señalados en este artículo han sido cambiados

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La importancia de un abrazo

La importancia de un abrazo

Todos sabemos la importancia del contacto físico como un buen abrazo. Éste se utiliza muchas veces durante el día, por ejemplo: ante...

Generar endorfinas para ser más feliz

Generar endorfinas para ser más feliz

Nuestro cuerpo es capaz de producir una serie de hormonas, tres de las cuales son responsables del  placer y la motivación (dopamina)...

Jugos dextox, una excelente opción para cuidar la salud

Jugos dextox, una excelente opción para cuidar la salud

  Después de unas buenas vacaciones con algunos excesos en la alimentación, los jugos détox son altamente recomendados. Ellos te...

“Debemos dejar la pereza y hacernos el examen de seno”

“Debemos dejar la pereza y hacernos el examen de seno”

Esmeralda Celín afirma que si una mujer hace filas para pagar un vestido o para comprar las boletas que le permitirán ver a su arti...

Sólo por hoy voy a ser feliz

Sólo por hoy voy a ser feliz

Todos los seres humanos, de una u otra manera, buscamos la felicidad en todo lo que hacemos. Trabajamos para estar tranquilos y ser fel...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube