Bienestar

Colesterol: ¿amigo o enemigo?

Yelenka Urbina Ariza

27/11/2014 - 06:30

 

En consulta es muy frecuente encontrar personas de diferente contextura física con alteraciones en el proceso metabólico del colesterol, cuyo aumento anormal en el cuerpo lo relacionan frecuentemente con el sobrepeso o la obesidad.

Hoy comparto con ustedes algunos conceptos básicos acerca del colesterol y su proceso metabólico para que adoptemos posturas radicales a la hora de decidir qué hacer para gozar de un buen estado de salud.

El Colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano. Es necesaria para el normal funcionamiento del organismo y un constituyente esencial de las membranas celulares, siendo el precursor de las hormonas esteroideas y los ácidos biliares.

Se encuentra solamente en los animales y la mayor parte del colesterol de la dieta está contenido en la yema de huevo y la grasa animal. Es absorbido en el intestino por la mucosa y después llevado al hígado, en donde una parte es excretada por la bilis hacia el intestino, para ser eliminada por las heces y otra es reabsorbida por el intestino, pasando al torrente sanguíneo.

Esta molécula es imprescindible para la vida por sus diversas funciones:

-Interviene en la formación de ácidos biliares, vitales para la digestión de las grasas.

-Los rayos solares lo transforman en vitamina D para proteger la piel de agentes químicos y evitar la deshidratación. Que también es esencial en el metabolismo del calcio.

-Precursor de las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona.

-Precursor de las hormonas cortico-esteroidales: cortisol y aldosterona.

Dado que el colesterol es insoluble en agua, el colesterol plasmático solo existe en la forma de complejos macromoleculares llamados lipoproteínas, principalmente LDL (Baja densidad)  y VLDL  (muy baja densidad), que tienen la capacidad de fijar y transportar grandes cantidades de colesterol.

Cuando la ingestión del colesterol en la dieta es alta, se disminuye la producción del mismo por el organismo a nivel hepático y este aumenta su circulación en la sangre. La concentración plasmática del colesterol (colesterolemia) disminuye por acción de las hormonas tiroideas, las cuales aumentan los receptores presentes en la membrana celular a nivel hepático y así aceleran su excreción. Sin embargo, cuando este sistema compensatorio se ve alterado por cualquier enfermedad, como la diabetes o la obstrucción biliar, el nivel plasmático del colesterol aumenta ocasionando la Hipercolesterolemia.

Considerando lo anterior, se ha definido clínicamente que los niveles de colesterol plasmático total (la suma del colesterol presente en la sangre) recomendados por la Sociedad Norteamericana de Cardiología (AHA) son:

-Colesterol de 120 a 200 mg/dL (miligramos por decilitros): es la concentración normal para la población general, y se correlaciona con un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular.

-Colesterolemia entre 200 y 239 mg/dL: existe un riesgo intermedio en la población general, pero es elevado en personas con otros factores de riesgo como la diabetes mellitus.

-Colesterolemia mayor de 240 mg/dL: Determina alto riesgo cardiovascular.

El aumento del colesterol produce a mediano y largo plazo el endurecimiento de las paredes de los vasos sanguíneos, estrechándolas y obstruyendo el flujo sanguíneo, lo cual disminuye la irrigación de tejidos importantes como el corazón y el cerebro, siendo una de las principales causas de trastornos cardíacos, infartos y muertes. Evento llamado Arteriosclerosis. 

Es necesario determinar los niveles de  Colesterol y las lipoproteínas, conocidas como el “colesterol bueno (HDL: lipoproteína de alta densidad), el colesterol malo (LDL: lipoproteína de baja densidad) y la de Muy baja densidad (VLDL).

Los niveles de LDL deben definirse por cada persona, identificando los factores de riesgo cardiovascular como son:

-Edad y sexo.

-Antecedentes familiares (Hipercolesterolemia familiar)

-Tabaquismo y alcoholismo

-Presencia de hipertensión arterial.

-Nivel de colesterol HDL.

-Sedentarismo

En personas con riesgo cardiovascular alto, es decir, aquellas con una probabilidad de más de un 20 % de sufrir un evento cardiovascular mayor o letal en un periodo de 10 años, tales como pacientes diabéticos o que previamente hayan tenido uno de estos eventos, la recomendación actual es mantener un nivel de colesterol LDL menor a 100 mg/dL. Incluso en los pacientes que se catalogan de muy alto riesgo se recomienda un colesterol LDL igual o menor a 70 mg/dL.

En la consulta médica, es necesario ordenar pruebas sanguíneas para determinar los niveles de colesterol plasmático y establecer la relación con los factores de riesgo cardiovascular y sus posibles consecuencias. Lo cual podemos evitar siguiendo las siguientes recomendaciones para bajar las cifras de colesterol en el organismo y mejorar nuestra condición de salud, lo que implica la adopción de un estilo de vida saludable:

-Realizar ejercicios: Haciendo un programa de ejercicio aeróbico (caminar, carrera suave, ciclismo, natación…), a intensidad moderada (65-70 por ciento de frecuencia cardiaca máxima) y desarrollado de manera regular (tres a cinco sesiones por semana), aumenta el HDL (colesterol bueno) y reduce el LDL (colesterol malo) y los niveles de triglicéridos.

-Disminuir el consumo de alcohol y dejar de fumar. Se ha comprobado que las personas que consumen alcohol, fuman y no realizan ejercicios los niveles de HDL son bajos, lo que permite que el LDL aumente, aumentando la posibilidad de padecer infarto.

-Una alimentación balanceada, basada en el consumo de proteínas y carbohidratos de fácil digestión, baja en grasas saturadas y azúcar refinada, alimentos procesados. Es necesario aumentar el consumo de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados presentes en el pescado y los aceites de oliva y de semillas. También es importante el consumo de vegetales, legumbres, cereales, hortalizas y frutas.

-Bajar de peso: el sobrepeso y la obesidad se asocian a enfermedades que predisponen a un riesgo cardiovascular mayor, y es muy frecuente encontrar en esta población niveles alterados de Colesterol.

Si la dieta y el ejercicio físico no consiguen rebajar los niveles de Colesterol Total por sí solos, el médico optará por un tratamiento con fármacos, pero es necesario la participación y el compromiso del paciente para gozar de unos años de vida más, gozando de un estado de salud satisfactorio.

Espero que esta ilustración les sirva para adoptar cambios en su rutina diaria, siempre acompañados de la mano de expertos en estas áreas.

 

Yelenka Urbina Ariza

Médica Especialista Salud Laboral y Medicina Estética

yelenkau@yahoo.com

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Kenji Yokoi: “El éxito es un montón de fracasos”

Kenji Yokoi: “El éxito es un montón de fracasos”

La disciplina es poderosa. Permite conseguir los sueños más inalcanzables. De hecho, en un país tan avanzado como Japón, que se enf...

Del amor al odio en la pareja

Del amor al odio en la pareja

Antonio y Patricia, tienen una relación basada en el amor, la comprensión y el respeto por el otro. Ellos opinan que se quieren mucho...

Fortalecer la autoestima para ser más feliz

Fortalecer la autoestima para ser más feliz

Si permanentemente te criticas, te juzgas por todo lo que haces, te fastidias contigo mismo, no te soportas y te menosprecias, es que n...

Las expresiones del cuerpo y las emociones

Las expresiones del cuerpo y las emociones

Continuamente en terapia hablo con los pacientes sobre las emociones, emociones reprimidas, organismo que se manifiesta. Las emociones...

Auriculoterapia y obesidad

Auriculoterapia y obesidad

La medicina tradicional China, en sus diferentes especialidades se ha dedicado a atacar el origen de las enfermedades y no solo los sí...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube