Bienestar

¿Qué es el síndrome de Estocolmo y por qué se llama así?

Andrés Morales

16/09/2021 - 04:45

 

¿Qué es el síndrome de Estocolmo y por qué se llama así?
Escena del famoso robo en Suecia / Foto: Getty Images

 

En 1973, el criminólogo y psiquiatra sueco Nils Bejerot acuñó un fenómeno psiquiátrico muy interesante. Lo llamó Norrmalmstorgsdramat, por el nombre del distrito de la ciudad, Norrmalmstorg, donde se había originado el síndrome. Sin embargo, para las personas de fuera de Suecia, se le conocería como el «síndrome de Estocolmo».

El caso fue curioso. Se produjo un robo a un banco y se tomaron rehenes. Sin embargo, a diferencia de todas las situaciones similares anteriores, los rehenes no mostraron miedo hacia los secuestradores. De hecho, fue todo lo contrario. En realidad, los rehenes parecían haber desarrollado sentimientos positivos hacia sus captores, desconcertando a casi todos los agentes de la ley y psiquiatras de todo el mundo.

En la mañana del 23 de agosto de 1973, Jan-Erik Olsson, entró en el Kreditbanken de Norrmalmstorg, un banco en el centro de Estocolmo. Armado con una metralleta, Olsson disparó varios tiros al techo y anunció que estaba robando el banco. Gritó: «¡La fiesta acaba de comenzar!»

A la llegada de Olsson, uno de los trabajadores del banco activó una alarma silenciosa, y dos policías se presentaron e intentaron someter al malhechor. Disparó a uno de los policías, hiríendole en la mano. Al otro lo obligó a sentarse en una silla y le dijo que «cantara algo». Mientras el policía ileso cantaba «Vaquero Solitario», Olsson recogió a cuatro trabajadores de la sucursal y los llevó a la bóveda.

El gobierno permitió que Olofsson fuera liberado, y en unas pocas horas llegó al banco junto con el resto de peticiones del asaltante, incluido un Ford Mustang azul con el tanque lleno. El gobierno sólo pidió a Olofsson y Olsson que dejaran sanos y salvos a los rehenes cuando se fueran.

Desafortunadamente, al dúo no le gustaron estos términos, ya que querían irse con los rehenes para asegurarse la salida del banco. En un ataque de ira, Olsson llamó al primer ministro sueco, amenazando la vida de uno de los rehenes, una joven llamada Kristin Enmark.

El mundo miraba horrorizado a través de docenas de equipos de noticias que acampaban fuera del banco. El público llamaba a los noticiarios locales y las comisarías de policía con sugerencias sobre cómo sacar a los rehenes, que iban de hostiles a francamente ridículas. Sin embargo, mientras el público fuera del banco se mostraba preocupado, dentro del banco sucedía algo muy extraño.

La primera señal de que algo andaba mal vino el día después de la llamada amenazante de Olsson. El primer ministro recibió otra llamada desde el interior del banco, aunque esta vez fue de uno de los rehenes: Kristin Enmark. Para sorpresa del Ministro, Enmark no expresaba miedo. En cambio, ella le dijo lo decepcionada que estaba con su actitud hacia Olsson.

Parecía que mientras el mundo exterior estaba preocupado de que los rehenes fueran asesinados, estos habían formado una relación con sus captores y habían comenzado a vincularse con ellos. Olsson le había dado a Enmark una chaqueta cuando tuvo frío, la había calmado durante una pesadilla, y le había dado una bala de su arma como recuerdo.

A otro rehén, Birgitta Lundblad, se le permitió llamar a su familia, y cuando no pudo comunicarse con ellos, la animaron a seguir intentándolo y no darse por vencida. Cuando otra rehén, Elisabeth Oldgren, se quejó de claustrofobia, se le permitió dar un paseo alrededor de la bóveda (aunque estaba atada a una cuerda de 10 metros).

 

Andrés Morales

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar

La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar

Tras más de cuatro años, Valledupar volvió a convertir una de sus avenidas en un lugar de encuentro y tranquilidad para la práctica...

La Navidad: ¿Por qué es triste para algunos?

La Navidad: ¿Por qué es triste para algunos?

Ha llegado la Navidad, las calles ya están iluminadas con luces de colores, los villancicos se escuchan en todos los lugares y las tie...

Tres motivos para sonreír

Tres motivos para sonreír

“Un día sin una sonrisa es un día perdido“. Eso decía Charles Chaplin. Sonreír es lo que muchos adultos disfrutamos ver en los...

El arte de postergar todo lo importante

El arte de postergar todo lo importante

La procrastinación es conocida como el arte de postergar y consiste en postergar aquellas tareas que debemos hacer, que son cruciale...

La auriculoterapia: una técnica milenaria más vigente que nunca

La auriculoterapia: una técnica milenaria más vigente que nunca

  ¿Quién no ha visto alguna vez a personas con diminutos parches o, mejor aún, con pequeñas esferas brillantes con un aire de m...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Herencia española en la gastronomía de Latinoamérica

José Luis Hernández | Gastronomía

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados