Bienestar

Cómo interpretar y recordar los sueños

Maira Ropero

14/12/2012 - 12:20

 

Cada uno de nosotros sueña cada noche, en momentos distintos, durante al menos una hora. Los sueños son muchos pero, en el momento de despertar, la mayoría se olvidan. Por esta razón, muchos piensan que no sueñan nunca y tienen la sensación de perderse de algo, quizás el acceso a un mundo interior más rico.

Ahora se habla del inconsciente, del psicoanálisis, de los sueños y de su interpretación: en la televisión, en las telenovelas, en los periódicos, así como en las revistas especializadas. En efecto, los sueños son importantes porque estimulan sentimientos, pensamientos e incluso acciones. Nos dan informaciones sobre  nuestros sentimientos, nuestro cuerpo y nuestro entorno. Revelan valiosos indicios sobre conflictos y problemas que nos angustian. Además, pueden iluminar nuestra parte oscura, los pensamientos negativos, las emociones que menos aceptamos y las que no nos confesamos ni a nosotros mismos. Poder conocer sin miedo esta parte nos permite madurar y evolucionar.

La interpretación de los símbolos de los sueños requiere mucha experiencia e intuición: algunos son repetitivos y aparecen con recurrencia a lo largo de todo el curso de la historia del hombre. Pero no hay que generalizar ya que los símbolos tienen también un significado personal reconstruible a través de la libre asociación.

Por ejemplo, el anillo, en muchas culturas del mundo es, con algunos matices, el símbolo que representa una unión; es importante entender de qué unión se trata y cómo la vive el soñador. Los símbolos también pueden ser números, signos gráficos, palabras e incluso sonidos y colores.

“Está muy claro que todas las armas y arneses (arado, martillo, azada, puñal, revolver, sable, etc.) son usados como símbolos del miembro masculino. Del mismo modo, muchos paisajes del sueño son fácilmente reconocibles como descripciones de los órganos genitales femeninos, sobre todo, los que contienen puentes o montañas boscosas” (S. Freud).

En los siguientes puntos les daré indicaciones para tomar consciencia de los sueños y el significado que tienen en la vida de cada uno:

Escribir en cuanto nos despertamos: es la primera regla, al cabo de pocos minutos, las huellas del sueño ya han desaparecido. Es útil dedicar varios minutos justo después de despertarse para pensar en los sueños de la noche, en su significado y en el estado de ánimo que le han dejado. Quien no pueda escribir en seguida el sueño, puede repetir verbalmente para sí mismo su contenido manifiesto, fijándolo así en la memoria. Pero cuidado, no es como escribirlo.

A veces en los sueños se encontrará placer en contemplar escenas de sexo o de violencia, otras veces disgustos o rechazo hacia escenas repugnantes… no hay nada de lo que se tenga que avergonzar, no se censure. Escribirlo es una verdadera puerta hacia el inconsciente y le permitirá afrontar con mayor conocimiento la causa de estas emociones.

Tras haber registrado el sueño, subraye cualquier elemento que le parezca un posible punto de partida para una asociación. Puede utilizar lápices de colores distintos para destacar lo que le interese, buscando las palabras claves. Antes de empezar, responda a las siguientes preguntas:

¿Este sueño me recuerda algo? ¿Cuál es la historia que explica el sueño? ¿Dónde se desarrolla? ¿El ambiente del sueño me recuerda algo? ¿He visto alguna vez algo parecido en la realidad? ¿Qué situación emotiva estoy viviendo en estos días? ¿Cuál es la acción que se desarrolla en este sueño? ¿Es una acción que se realiza? Si no lo es, ¿qué es lo que lo impide? ¿Cómo desearía que terminara? ¿Qué emociones he experimentado en el sueño? ¿Estas emociones me recuerdan algo parecido? ¿El sueño me despierta algún recuerdo de la infancia? ¿Qué más he soñado durante la noche?

Con esta información empezará a conocerse un poco más y a encontrar más información sobre su forma de ser, de sentir, de pensar y de actuar.

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Sobre el autor

Maira Ropero

Maira Ropero

Bien estar

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

@MairaRopero mairaropero

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Cómo superar el estrés laboral?

¿Cómo superar el estrés laboral?

  El estrés laboral es uno de los problemas de salud más grave en la sociedad de hoy debido a que no sólo perjudica a los colabo...

Rompiendo paradigmas sobre el sexo

Rompiendo paradigmas sobre el sexo

Hay muchos hombres y mujeres que se hacen preguntas sobre el sexo, los orgasmos, la masturbación, entre otros temas. En algunas ocasio...

La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar

La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar

Tras más de cuatro años, Valledupar volvió a convertir una de sus avenidas en un lugar de encuentro y tranquilidad para la práctica...

Risoterapia: reír para vivir más y de mejor manera

Risoterapia: reír para vivir más y de mejor manera

¿Sabías que la risa es una conducta emocional que puede sanarte de enfermedades físicas pero también del espíritu? ¿Sabes qué so...

Sufrir inútilmente y dejar de vivir

Sufrir inútilmente y dejar de vivir

Muchas personas se pasan la vida sufriendo y a veces podemos ver que ese sufrimiento es inútil. En algunas ocasiones, sin motivo exter...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Servir es la mejor obra

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube