Cine

Las películas nominadas al Oscar 2013 (1ra Parte)

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes

04/02/2013 - 11:50

 

La noche más oscura Como es habitual, la columna “Kudos y Críticas” les trae un pequeño comentario sobre cada una de las películas nominadas a Mejor Película en los premios más importantes en la industria cinematográfica: los Academy Awards.

En la segunda parte, además de reseñar otras seis películas, les dejaremos las canciones nominadas en la categoría de Mejor Canción Original.

 

Zero Dark Thirty (La Noche más Oscura)

5 nominaciones: Mejor película, Mejor actriz, Guión Original, Edición de Sonido y Edición

Jessica Chanstain aparece en uno de los mejores roles de su carrera, en una película que en medio de las torturas y las bombas deja espacios que “humanizan” todo lo que pasa y dejan al espectador en una posición un poco comprometedora para juzgar.

Al igual que en “The Hurt Locker”, Bigelow juega un poco con el suspenso en las escenas que así lo requieren, pero hay otras en las que sencillamente quedamos sorprendidos con los giros que toman las escenas.

Sin embargo, no hay que ser un agente experto de inteligencia ni tener acceso a todo el material clasificado para sospechar que Zero Dark Thirty simplifica demasiado la complejidad de los procedimientos para dar con la muerte de Osama Bin Laden, reduciendo los esfuerzos de muchos implicados en el único e incansable empeño de Maya, interpretada por Chastain. De hecho, hay algunos diálogos que parecen sacados de una película de Michael Bay.

Sin embargo, el talento de Bigelow se ve en lo sugerente y no en lo obvio. Si somos lo suficientemente observadores, veremos que la película –contrario a lo que normalmente se pensaría– es en realidad un cuestionamiento (no alcanza a ser una crítica) al rol de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, especialmente en la administración Bush.

ZD30 acierta al no dar nada por sentado respecto a la información que se pueda o no tener sobre la operación y aún más sobre los antecedentes del 9/11. La guerra no le hace bien a nadie y por muy optimista que se sea, incluso para un estadounidense la cinta no logra tener un ápice de final feliz, es solo una parte de una historia que muy conscientemente la directora deja abierta, tanto al principio como al final.

Algo que me gustó del guión de Mark Boal es la frialdad para presentar inclusive los momentos más emocionantes. Bigelow así lo entendió y retrata de una manera poco menos que magistral la tristeza, el éxito, el fracaso y la misma muerte. Nada de música ambiental para conmover, ni nada de planos abiertos innecesarios: la misma trama se teje de la mano de los actores, tiene voz y mueve las emociones por sí sola.

 

Argo

7 Nominaciones: Mejor Película, Actor de Reparto, Guión Adaptado, Musicalización, Edición de Sonido, Mezcla de Sonido y Edición.

A principios de enero en The New Yorker apareció un interesante artículo en el que se preguntaba qué película presentaba de “mejor” manera la tortura: ¿ArgoZero Dark Thirty?

Me pareció una pregunta aceptable, pero no tanto desde el punto de vista técnico, aunque para estar nominado al Academy Award hay que hacer las cosas muy bien y ninguno de los dos directores (Bigelow y Affleck) fueron nominados.

Ben Affleck fue más refinado en la manera de tratar el tema. Sin duda el ambiente de Argo nos transporta a un mundo más ficcional que ZD30, aún cuando en partes de la película se ven escenas reales de la toma de la embajada de Estados Unidos en Irán en 1979.

El ambiente en que se desarrolla Argo es verdaderamente hostil, pero Affleck nos lo hace ver de una manera con la cual logra casi victimizar a Estados Unidos al punto de hacernos estar de su lado durante toda la película (cuando en realidad se trata de una artimaña más inteligente que militar).

¿De qué rayos estoy hablando? Se preguntarán algunos lectores. Pues de la complicidad y tolerancia del gobierno americano ante los abusos del Shah en ese entonces. Es apenas justificable que todo lo que se refiriera a Estados Unidos se asociara con maldad. Ya sabemos lo irascible que puede llegar a ser un pueblo llevado por la injusticia.

Argo empieza en un contexto de ira y se describen las razones de manera (demasiado) somera para involucrarnos en el alocado plan de Tony Mendez (interpretado por Ben Affleck) donde se rescatan a los seis funcionarios de la embajada que lograron escapar del secuestro (quienes por alguna razón dan la sensación de tener más valor para el país que los otros más de 50 funcionarios que fueron tomados como rehenes).

Dejando a un lado la exactitud histórica, Argo es una película excelente que ofrece momentos de tensión a situaciones que para el espectador común son recursos del director no necesariamente basados en la historia. Pero para eso vamos al cine: para ver los chistes que Hollywood hace de sí mismo, ver cómo un carro persigue un avión, o cómo los radicales iraníes siempre pierdan…

El caso es que Argo, una vez más, nos enseña el talento de Affleck para la dirección (yo me pregunto a veces si es necesario que siga actuando). Su presencia se hace notar en los detalles técnicos que supervisa con especial cuidado. El vestuario, el maquillaje, la fotografía y la edición no tienen fallas.

En esta ocasión, Argo triunfó en los Globos de Oro como mejor película pero, todavía mejor que eso, hizo justicia con el excelente trabajo de Affleck en la dirección. Algún día la Academia lo dejará de ignorar como director.

 

Lejos de la tierra firmeBeasts of the Southern Wild (Lejos de la tierra firme)

4 Nominaciones: Mejor Película, Mejor Actriz, Guión Adaptado y Dirección.

Que una película tenga todo su guión basado en la protagonista, es usual. Que la actuación de esta protagonista esté a la altura de un guión exigente, es un poco menos habitual. Pero que la actriz a la que le endilguen los productores y el director esta responsabilidad sea una niña de nueve años, eso sí merece una mención. No sólo por el riesgo, si no porque aciertan en la elección y contribuyen al descubrimiento de la talentosísima Quvenzhané Wallis.

Para hablar de este filme debemos recordar dos cosas: el guión y la actriz principal que se complementan de una manera especial y generan esa sensación de satisfacción cuando llegan los créditos finales.

Wallis despierta cierta curiosidad al ser la actriz más joven en ser nominada en la categoría de Mejor Actriz Principal en los Oscars, pero más allá de esto, merece reconocimiento al presentarse casi como una actriz natural y encajar perfectamente en el rol, amen de los matices dramáticos que tiene su personaje (que, aún para actrices experimentadas, sigue revistiendo algún tipo de complejidad).

A pesar de ser original, el guión no se muestra del todo coherente, aún cuando intentamos circunscribirnos al universo creado por Lucy Alibar y Benh Zeitlin. Esto es el fruto de su singularidad. La trama se enfoca en la lucha por los ideales y en algunos paradigmas.

Desde el título de la película, encontramos metáforas profundas sobre la vida, el universo y nuestra relación como humanos con nuestro entorno. La narración en primera persona de la joven Hushpuppy es igualmente enriquecedora e interesante.

Con recursos técnicos un tanto rudimentarios y un diseño de producción casi auténtico, este filme sólo se compara con la poesía: no tiene que ser coherente para ser hermosa.

En Beasts of the Southern Wild, la imaginación y la realidad son necesarias para que tome sentido la historia.

 

Silver Linings Playbook (Los Juegos del Destino)

8 nominaciones: Mejor Película, Dirección, Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guión Adaptado, Mejor Edición.

Al ver Silver Linings Playbook, me quedé con la misma sensación que cuando vi Beginners (2010), pero con la certeza de que estaba ante un producto más detallista y escrupuloso en cuanto a la psicología de los personajes.

Todos ellos están cuidadosamente relacionados, no sólo por vínculos afectivos, si no que el espectador logra relacionarlos especialmente por las relaciones del conflicto.

En una película que basa su premisa en las divagaciones de un paciente mental en plena recuperación (o tal vez dos), es brillante la manera como el director, David O. Russell, nos presenta la ironía de la realidad (que llega a ser cómica en muchas ocasiones).

Llena de diálogos tan sugestivos como profundos, Silver Linings Playbook nos hace reflexionar un poco sobre la importancia de expresarnos y ser honestos, no sólo con nosotros mismos, si no con quienes nos rodean, aún cuando la realidad y nuestra personalidad no están tan cerca de nuestro ideal o satisfaga las expectativas de nuestro circulo social.

A pesar de que la última parte es predecible, no es reprochable, porque cualquier otro final hubiera sido inconsecuente con la coherencia de los acontecimientos de la historia. Y es precisamente en esa sucesión de eventos que vemos el final como un efecto dominó.

En Silver linings Playbook, percibimos cómo las películas pueden ser un reflejo de la vida y recrear las motivaciones erradas o los caminos que en ella encontramos.

Este filme tiene rasgos de drama y rasgos de comedia romántica, pero eso sería encasillar este guión basado en el libro de Matthew Quick que nos demuestra que el amor no sólo es una droga sino también un analgésico y antidepresivo.

Lejos de presentarlo como una solución rápida y fácil, vemos como la vida de Pat esta tejida por situaciones familiares y situaciones complejas que a la larga son las que dan sentido a la vida.

En esta película, más que en ninguna otra, el realismo de estas interacciones no compromete su existencia en el guión. No tenemos la caricatura de un amigo incondicional, ni los padres amorosos que apoyan. En lugar de eso tenemos caracterizaciones serias de personajes excelentemente escritos que reflejan por qué cuatro de las ocho nominaciones son para los actores y actrices (De Niro, Jackie Weaver, Jennifer Lawrence en su mejor actuación desde Winter’s Bones que le valió su primer Globo de Oro, y Bradley Cooper en su primer gran rol que lo pone en el mapa de los actores a tener en cuenta).

 

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes

Sobre el autor

Rodrigo A. Rodríguez

Rodrigo A. Rodríguez

Kudos y Críticas

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes. Profesor. Amante de todas las formas de arte. El cine lo apasiona y lo libera, en su columna Kudos y Críticas ofrece un acercamiento informal a las películas de todos los tiempos que merecen una mirada por ser una referencia obligada desde la crítica o simplemente por el valor que poseen en la cultura popular. Sus referencias incluyen desde documentales independientes de países remotos hasta las conocidas producciones de Hollywood.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La invención de Hugo Cabret, la nueva película de Martín Scorsese

La invención de Hugo Cabret, la nueva película de Martín Scorsese

El tiempo lo es todo. Los  relojes y los arreglos de Hugo, también. En esta nueva producción de Martin Scorsese –conocido por ser ...

Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto

Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto

De donde son ellas, el sol se apresura a salir en las mañanas para instalarse momentáneamente como una naranja descomunal en un ext...

Consejos sobre cómo hacer un buen casting

Consejos sobre cómo hacer un buen casting

El casting cinematográfico puede definirse como una búsqueda laboral, motivo por el cual, es necesario tener claro una serie de pas...

Las mejores películas del 2014: lo que no se puede perder

Las mejores películas del 2014: lo que no se puede perder

A finales de año se impone siempre esa mirada regresiva para recordar lo que nos marcó positivamente. En esa línea, les presento ...

Salvajes o las guerras despiadadas del narcotráfico

Salvajes o las guerras despiadadas del narcotráfico

Oliver Stone tiene ese don de meterse en los asuntos más candentes de la actualidad y exponerlos en formatos que sorprenden. Tras caus...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados