Cine

El cine que unió África a Colombia

Camilo Gómez Gaviria

03/06/2013 - 12:55

 

Abdulkadir Ahmed Said y Bridget Thompson / Foto: Edward LoraBajando las calles de Potosí, un barrio de casas de ladrillo con tejas metálicas y sintéticas colgado en una ladera montañosa del sector bogotano de Ciudad Bolívar donde en días lluviosos la bruma borra los contornos del paisaje, los documentalistas Bridget Thompson y Abdulkadir Ahmed Said comentaban la última actividad que habían realizado en su viaje a Colombia, como parte de la celebración del Mes de la Herencia Africana.

Llegaron desde Sudáfrica una semana atrás. Habían dado charlas en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación junto al cementerio central en Bogotá. Habían viajado a Medellín, Cali, Cartagena y dieron un taller en San Basilio de Palenque —conocido como el primer pueblo libre de América— antes de regresar a Bogotá para conocer al colectivo Sueños Films y ofrecer un taller para jóvenes de edad escolar en el Instituto Cerros del Sur de Ciudad Bolívar.

“Conocí Colombia en las películas” le dijo Ahmed Said al público de adolescentes al comienzo del taller. “Pero no se parece a lo que he visto aquí” agregó, señalando que el trabajo de un cineasta no es ver desde el exterior a las personas que filma, sino conocerlos para observar su mundo desde adentro. “Sean ustedes mismos, sean fieles a ustedes mismos” le exhortó a los jóvenes, antes de dar comienzo a las proyecciones del día.

A pesar de la distancia que separa al país africano donde residen Thompson y Ahmed Said de las calles del barrio Potosí, uno de los objetivos del trabajo de los documentalistas —que los une a Sueños Films— es el de construir sociedad a través de los medios audiovisuales. Esto, a través de un cine que refleje lo que verdaderamente son las comunidades que aparecen en la pantalla.

El realizador somalí es miembro activo del movimiento de cine africano y junto a Thompson ha trabajado en varias películas de contenido cultural, algunas de las cuales proyectaron durante su visita a Colombia. Sin embargo, el taller de ese día en Potosí tuvo una finalidad particular: ofrecerle a los jóvenes herramientas básicas para contar sus propias historias. De ahí que el taller se haya realizado con los organizadores del Festival de Cine y Video Comunitario ‘Ojo al Sancocho’ que se realiza en la localidad.

En la sala del colegio donde se hizo el taller, se pudieron ver tres cortometrajes. El primero, de Ahmed Said y dos más realizados por habitantes de Ciudad Bolívar que siguen un proceso de aprendizaje audiovisual, incluyendo uno realizado por niños. Luego, el taller consistió en que los participantes construyeran una historia a partir de recuerdos y vivencias de su cotidianidad.

“El objetivo principal del ejercicio es el de alentar a la gente para que crean en ellos mismos y en sus propias historias y su propia vida” explica Thompson. “Hacer que la gente se vuelva más consciente de lo que pasa a su alrededor, más observadores, para que puedan usar eso como material para sus historias. Entonces, queríamos animar a los jóvenes a que comenzaran a percatarse de su entorno, de los sonidos e imágenes de su memoria e imaginación. Porque esos son los elementos de todo arte: el cine, la literatura, la canción, la poesía, etc.”

El cortometraje de Ahmed Said narraba la historia de un hombre en un poblado rural de Somalia, que sin percatarse, tala el árbol de la vida, transformando el mundo en un desierto. Una parábola sobre la ecología, pero también, según el realizador, sobre la importancia de salvaguardar la propia tradición cultural. Por otro lado, uno de los cortometrajes realizados en Ciudad Bolívar, retrataba a la comunidad afrocolombiana que vive en la localidad. Algunos de sus miembros, desplazados por la violencia, hicieron una presentación de música del Pacífico en el recinto.

“Para nosotros el audiovisual es una herramienta. Es un vehículo de visibilización y de transformación social donde estas comunidades, en este caso de Ciudad Bolívar, desplazadas, pueden hablar, conversar y expresarse” dijo Daniel Bejarano, uno de los gestores culturales de Sueños Films. “Y claro, el Mes de la Herencia Africana permite esa clase de ejercicio de seguir conversando”.

De la diversidad de los habitantes de Ciudad Bolívar, surgió el nombre ‘Ojo al Sancocho’ con que se bautizó el festival de cine y video comunitario que este año presentará su sexta edición. También, refleja la convivencia que implica compartir esta sopa, algo que los cineastas invitados pudieron hacer con los miembros de Sueños Films antes de despedirse del barrio Potosí y sus laderas en Ciudad Bolívar.

“Con el cine se puede destruir a la comunidad, pero también se la puede construir”, opina Abdulkadir Ahmed Said en el carro que conduce a los dos invitados de regreso a su hotel en el centro de la ciudad. “Si el cine se usa como escapismo, significa que es para evadirse. Si vivo en la pobreza, sufro, no tengo dinero, voy a ver una película de Hollywood y me voy al mundo escapista de ese Hollywood hermoso. Puedo evadirme, lo utilizo como una droga y me intoxico. Pero mientras más consciente esté de mi ambiente y de mis problemas, eso me hace reflexionar, conectarme con la sociedad y me hace pensar en buscar una solución”, dice. “El cine es una herramienta poderosa, pero depende de cómo se use”.

 

Camilo Gómez Gaviria

@camezmigolo

Acerca de esta crónica: Este artículo escrito por el cronista colombiano Camilo Gómez Gaviria fue publicado previamente con el motivo del mes de la Herencia Africana y bajo el título original “El cine que unió África a Ciudad Bolívar”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las referencias a la muerte y los ancestros en Coco de Pixar

Las referencias a la muerte y los ancestros en Coco de Pixar

  Desde su estreno la película animada “Coco” de Pixar ha sido objeto de muchas muestras de interés por parte de la crítica ...

El Cartel de los sapos o cómo renovar el género narco

El Cartel de los sapos o cómo renovar el género narco

Una nueva película colombiana significa también una nueva excusa para abordar el tema del narcotráfico con todo lujo de disparos y s...

El Gran pequeño: cuando la fe y el optimismo lo pueden todo

El Gran pequeño: cuando la fe y el optimismo lo pueden todo

El Gran pequeño (“Little Boy”) es el nombre del largometraje producido por el mexicano Eduardo Verástegui que se posicionó com...

Jhon Guerrero: “Hay que diversificar y apostar a otras cosas en el Cesar”

Jhon Guerrero: “Hay que diversificar y apostar a otras cosas en el Cesar”

Estrenado el cortometraje “Santo Arte”, un sector de artistas de Valledupar cultiva la esperanza de que la ola cinematográfica p...

Amores infieles o cuando las pasiones dictan el camino

Amores infieles o cuando las pasiones dictan el camino

El inicio de una película nos revela de inmediato la atmósfera y el nivel de lo que viene a continuación. En “Amores infieles”...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados