Cine

Títanes del Pacífico: puro espectáculo visual y poco más

Alberto Campos

25/07/2013 - 11:15

 

Hacía tiempo que no escribía con este espíritu y muchos de los que leen mi columna saben a qué me refiero: un espíritu “cinescrúpulo”.

El motivo es muy sencillo. Este fin de semana me atreví a entrar en la sala de cine para ver qué contenía la película "Titanes del Pacífico". Lo hice sabiendo que el tráiler daba muchas pistas de cómo iba a ser, pero le di una oportunidad, y ahora les puedo decir de viva voz que la película no ofrece nada. Absolutamente nada.

La palabra “nada” puede parecer dura para algunos. Mientras haya algo en la pantalla eso significa que ha habido un esfuerzo de realización, pues no. Olviden todos esos comentarios y conceptos de compasión. Titanes del pacífico es una especie de gran espectáculo lúdico vacío, coronado de una sensibilidad –demasiado- juvenil. Personalmente, ver esta película me resultó tan entretenido como observar unos fuegos artificiales en el campo o en pleno desfile militar en Bogotá o Barranquilla, salvo que aquí uno paga mucha plata y espera normalmente una historia que respalde todo eso.

Llegado a este punto, y después de haber expresado mi sentimiento, debo entrar en detalles y presentar la película de forma global. Empezaré diciéndoles que la película de Guillermo del Toro nos presenta una exótica fusión entre Godzilla y Transformers.

Se trata de un trabajo derivado de varias mitologías y producciones de ciencia ficción, y en conjunto este concepto neuro-tecnológico -aplicado en un contexto apocalíptico- ha tenido un impacto visual muy positivo (hay que reconocerlo).

Del Toro tenía fija una visión y con ayuda de Travis Beacham logró plasmarlo en este filme. El relato en sí es estable, pero muy previsible. Contamos con situaciones de drama y comedia pero mayormente dominan las épicas secuencias de destrucción. Con un cronómetro en mano podrán comprobar que ocupan el 60 o 70% del espacio total.

Varios personajes integran esta travesía y cada uno cuenta con su propio desarrollo, pero siempre con un aspecto superficial ya que no se tiende a profundizar en sus pasados a excepción de los dos principales.

Debo admitir que, en los primeros minutos, ver a la humanidad combatiendo a los monstruos a través de robots me pareció fascinante (en lugar de verlos correr por sus vidas). Sin embargo, la realidad se impuso muy rápidamente. La trama es demasiado simple.

Al principio se nos narran los motivos por lo cual la Tierra está siendo invadida por los Kaijus por lo que uno no necesita adivinar gran cosa (el relato es muy lineal). A continuación, empieza esa gran batalla a la que la película dedica la mayor parte del tiempo con algunos sobresaltos y muchos efectos asombrosos, pero lastimosamente, se impone la gran monotonía y el vacío que criticaba en las primeras líneas.

Incuestionablemente, Guillermo del Toro se tomó un gran riesgo y hay que aplaudir esa valentía. Logró llegar a su fin y presentar en una sala de cine un producto que recuerda más a un videojuego que una película.

No obstante, eso es lo que más reprocho al director: la sensación de estar ante algo que no acaba de conmoverme o impresionarme, algo indefinible y frío, pese a todo el esfuerzo visual.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Abierta convocatoria del séptimo Festival de Cine Verde de Barichara

Abierta convocatoria del séptimo Festival de Cine Verde de Barichara

  El Festival de Cine Verde de Barichara (Festiver) es un evento único en Colombia que desde hace 7 años ha realizado una ardu...

John Carter: ¿Un nuevo Avatar?

John Carter: ¿Un nuevo Avatar?

La ciencia ficción permite crear películas de alto impacto, con una acción y efectos visuales impresionantes. Es el caso de Avatar e...

Abraham Lincoln: un cazador de vampiros estrambótico

Abraham Lincoln: un cazador de vampiros estrambótico

¿Se imaginan a nuestros presidentes Álvaro Uribe o Juan Manuel Santos cazando vampiros en la selva colombiana con un hacha? ¿O bien ...

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

  El número 039 es mucho más que una cifra sonora y de gran recordación en el folclor vallenato. Toda persona que ha escuchado l...

El jugador: un cóctel que combina acción e intriga psicológica

El jugador: un cóctel que combina acción e intriga psicológica

El Jugador (2015) es una versión refundada y actualizada de la película del 74 protagonizada por James Caan y, aunque no lo pretend...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados