Cine

Turbo o cómo vivir los sueños de manera intensa

Natalia Fernández

01/08/2013 - 12:00

 

Un caracol con sueños locos que insiste en perseguirlos. Así podríamos resumir la historia de Turbo. Una formula muy conocida por los seguidores de películas para todo público (y sobre todo por los amantes de la famosa Disney).

Romper con el miedo, los prejuicios y la presión del entorno son las claves para el éxito y, cuando surge la oportunidad, el caracol decide aprovecharla al máximo (aunque siempre aparece alguien para disuadirlo).

Como en todo camino, el caracol que aquí presentamos se encuentra siempre con algunos obstáculos, los supera con un poco de astucia y la ayuda de sus amigos o familia, para poder alcanzar sus metas. Fin. ¿Le pareció familiar?

Eso mismo pensé yo cuando acabó Turbo. Afortunadamente, el camino del punto A al punto B es lo suficientemente entretenido para justificar el tiempo que toma verla.

Theo (Ryan Reynolds) es un caracol de jardín que trabaja en la “fabrica” de tomates junto a su hermano Chet (Paul Giamatti). Su vida es dolorosamente aburrida y por las noches se la pasa viendo viejos VHS de carreras de Indianápolis, ya que su sueños es ser tan rápido como uno de estos vehículos. Cuando un extraño accidente le da esa habilidad, Theo, que insiste que todos lo llamen Turbo, llega a la vida de Tito (Michael Peña), que también sueña con hacer algo más en su vida que trabajar en el restaurante con su hermano Angelo (Luis Guzmán).

Hay que admitir algo: tanto Disney en los 90 como Pixar nos han “mal-acostumbrado” con filmes de animación que divierten tanto a los niños como a los padres. Algunos hasta incluían mensajes que no impedían que los niños disfrutaran pero podían hacer pensar a los papás. Aunque Turbo en algunos momentos sugiere ideas más maduras, en general es una liviana mezcla de muchas historias y personajes bien distintos entre sí. También hay un par de estereotipos que me distrajeron (dos latinos que trabajan vendiendo tacos, por supuesto.) aunque no son tan molestos para dejar de disfrutar.

Quienes me conocen, saben que no siento mucha simpatía por Ryan Reynolds. Sin embargo, y quizás porque solo fue su voz, acepto que me gustó su trabajo como el soñador Turbo. En general, esta película tiene buen elenco y talento en voces, desde los ya mencionados hasta a Samuel L. Jackson, Michelle Rodríguez, Bill Hader, Ken Jeong y la genial Maya Rudolph.

En cuanto al libreto, debo reconocer que no es la gran cosa, he visto películas de animación con más sorpresas , pero ésta tiene sus momentos agradables, especialmente cuando los caracoles interactúan entre sí (¡White Shadow!). Es cierto también que soy de sonrisa fácil y me encanta dejarme llevar por las historias de superación

En resumen, Turbo es perfecta para los más pequeños quienes la encontrarán bien divertida. Los papás la encontrarán lo suficientemente entretenida así que es un “win-win”. No salí de verla con esa sensación de “wow” como cuando vi Shrek o Toy Story pero me hizo reír y me entretuvo lo suficiente para recomendarla, especialmente a los papás que quieran acumular puntos con sus hijos.

 

Natalia Fernández


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Mandela vs prejuicios: el juego que hizo a una nación

Mandela vs prejuicios: el juego que hizo a una nación

La labor de Nelson Mandela en el renacimiento de Sudáfrica lo convirtió en un símbolo de la lucha contra el racismo dentro y fuera d...

Los primeros pasos históricos del cine colombiano

Los primeros pasos históricos del cine colombiano

  El 22 de octubre de 1922 se ofrece la función privada en Buga, del primer largometraje de ficción de la historia del cine colombi...

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

  Cuando el cine es para dejar de comer crispetas y olvidar la bebida, y se convierte en una dosis de pensamiento y de hostigamiento ...

Cine sin crispetas, de Carlos Cesar Silva

Cine sin crispetas, de Carlos Cesar Silva

La reciente publicación de “Cine sin crispetas” de Carlos César Silva en formato PDF nos ofrece una mirada particular y crítica ...

Los inicios del documental cinematográfico en Colombia

Los inicios del documental cinematográfico en Colombia

En el país han existido formas de documentar la realidad desde comienzos del siglo XX, desde la llegada de las primeras cámaras, cuan...

Lo más leído

Vida y trayectoria de Rafael Pombo

Redacción | Literatura

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

Waydi Miranda Pérez y Osiris María Chajin Mendoza | Cine

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Una experiencia inolvidable: Escalona en París

Clemente Arturo Quintero Castro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados