Cine

El conjuro: una vuelta al horror clásico, pero con estilo

Alberto Campos

28/08/2013 - 11:50

 

Se la presenta como la película más terrorífica de este año y, en parte, está en lo cierto. “El conjuro” –una película dirigida por James Wan (Insidius)– está basada en una historia real y, para ser más concreto, en los archivos de los investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren, que también fueron los autores de la investigación del caso Amytiville.

La familia Warren en 1952 creó una fundación de investigación psíquica de Nueva Inglaterra. Ed Warren fue un notable demonólogo en los años cincuenta, y el único reconocido por la iglesia católica en Roma, mientras que Lorraine Warren es una clarividente profesional y certificada. Juntos han resuelto más de 10,000 casos de posesiones demoníacas en personas, objetos y casas.

Protagonizada por Vera Farmiga (Orphan) y Patrick Wilson (Insidius), la película relata uno de los miles de casos que los investigadores paranormales llevaron a cabo. Gracias a una premisa diferente acerca de la demonización de objetos y una investigación exhaustiva, la historia resulta cautivadora así como original en el planteamiento de los hechos, aunque el resultado final siempre es el mismo: gritos y tensión dentro de la sala de cine.

La idea que nos sugiere el director es que una posesión demoníaca no se da de la noche a la mañana, hay un proceso por el cual los demonios escogen su morada. Además, caminar dormido, encontrar heridas en el cuerpo sin explicación aparente, lagunas mentales y angustia son indicadores de que un demonio esta oprimiendo a su víctima, pero sin llegar aun a la posesión. Finalmente, la “posesión” se da cuando la familia de la víctima alimenta con su falta de espiritualidad a su opresor (así es como el demonio consigue la muerte en sus integrantes).

La propuesta es inteligente y bien llevada. Como todo guión, tiene algunos aspectos innecesarios que ocupan espacios vacíos o desmedidos, sin embargo acaban aceptándose gracias a la perfecta dirección de Wan. Un ejemplo es la fotografía –a veces invasiva–, que nos traslada a esas películas de antaño.

Las actuaciones son aceptables. Farmiga/Wilson forman una perfecta mancuerna. La madre de familia interpreta su papel con dignidad, aunque no es un papel por el cual pueda llevarse un premio.

Desde el punto de vista del espectador, el objetivo principal de toda película de horror es causar pavor y tensión, y en este aspecto, puedo confirmar que “El conjuro” alcanza su meta con honores.

Por momentos, el filme se asemeja a la película clásica de horror “El despertar del diablo” de Sam Raimi. Se impregna de algunos detallitos que prefiero no mencionar para que los especialistas lo comprueben. Es cierto que aparece el habitual exorcismo pero, en defensa de los realizadores, debo decir que esta etapa de la historia no cae en el aburrimiento y la monotonía. Aquí le dan espacio al espectador y a su inteligencia, para que trate de entender los motivos y el desenlace.

El guión no se interrumpe nunca, siempre mantiene al espectador en tensión. Casi nunca se sabe de dónde viene el susto, y si bien al final puede que las expectativas del espectador no se vean completamente satisfechas, el resultado es positivo.

En definitiva, una película para amantes del miedo y en busca de sensaciones fuertes.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las mejores películas del 2013

Las mejores películas del 2013

El año que termina presentó en la cartelera de cine colombiana un buen número de películas de todo tipo y muchos de los grandes tí...

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

  Cuando el cine es para dejar de comer crispetas y olvidar la bebida, y se convierte en una dosis de pensamiento y de hostigamiento ...

Inicia el mayor festival de cortometrajes de la costa

Inicia el mayor festival de cortometrajes de la costa

Uno de los eventos cinematográficos más importantes de la Costa Caribe vuelve a estrenarse. El viernes 8 de mayo en el Teatro Amira...

Mi novio es un zombie, una  parodia del género zombie

Mi novio es un zombie, una parodia del género zombie

Si el amor mueve montañas y transforma a quien toca, en especial a humanos que son los seres más complejos y volubles del planeta, ¿...

Érase una vez Bruce Lee

Érase una vez Bruce Lee

  Imagine que Quentin Tarantino no es director de cine sino un narrador que escribirá un cuento en el que Bruce Lee es un arrogante ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados