Cine

Elysium: Ciencia ficción con fondo social

Carlos Cuesta

16/10/2013 - 09:10

 

El director de cine sudafricano Neill Blomkamp sigue fiel al estilo de su primer largometraje District 9 a la hora de crear un entorno muy cercano a la realidad en una película de ciencia ficción. Es un género que utiliza como excusa para tratar cuestiones sociales como la xenofobia o el derecho universal a la Sanidad.

En la recién estrenada Elysium, una minoría pudiente vive en una estación espacial donde disfruta de todas las comodidades que le ofrece un grado de desarrollo tecnológico capaz de curar cualquier enfermedad. En la Tierra, el resto de la humanidad vive prácticamente hacinada y sobrevive a base de trabajos precarios o directamente fuera de la Ley.

En esta historia, Matt Damon encarna a Max, un antihéroe con un amplio historial delictivo que pretende redirigir su vida gracias a un empleo en una fábrica. Un accidente en la cadena de montaje le expondrá a una dosis letal de radiación. Su única salida para seguir con vida es participar en un secuestro con el que intentará infiltrarse en Elysium.

La película es capaz de mantener un alto nivel de tensión durante casi todo el metraje y consigue unas impresionantes escenas gracias a un descarnado concepto de la acción, unos efectos especiales sobresalientes y una acertada elección de los antagonistas (Sharlto Copley interpreta a un auténtico bastardo psicópata que sirve extraoficialmente a los intereses de la ministra de Defensa, una despreciable y tatcheriana Jodie Foster).

El mayor acierto de Elysium es jugar con la imperfección: los robots tienen sus limitaciones de movimiento; implantar un exoesqueleto es algo sangriento, doloroso e incómodo; una pelea siempre es enredada y no –como en muchas otras películas– una coreografía de pasos de baile; los planes salen mal; los personajes no son oradores sino que tienen diálogos acordes a la situación y reflejan el nerviosismo de la situación que afrontan. Elysium acierta mientras mantiene esa dirección, pero la línea se tuerce al final.

Cabía esperarse la linealidad de la historia, aunque el argumento se sigue con emoción y alguna que otra sorpresa por la brutalidad del mundo en que ocurre. Tampoco es criticable la sencillez del mensaje que nos transmite acerca de que ninguna persona es ilegal (las naves espaciales entrando como pateras en el espacio aéreo de la estación así nos lo ofrece), o la referencia casi explícita a los peligros de los abusos patronales y de la precariedad laboral (en este aspecto William Fitchner –Prison Break– en el papel de empresario ambicioso y sin sentimientos se suma a una nómina de personajes fríos y sin alma que obliga el espectador a simpatizar con una causa que ya de entrada tenía su aceptación). Aparte, el diseño del hábitat de Elysium es fascinante, un paraíso fuera del alcance de la modestia.

La película desde luego es muy divertida pero no aguanta un análisis más intensivo de su guión. Bajar al detalle de lo que ocurre y cómo ocurre, sobre todo durante la atropellada conclusión, tiene más de ejercicio de crueldad que de actividad constructiva.

Digamos que el golpe de Estado de la ministra interpretada por Jodie Foster (de forma un tanto decepcionante) parece más surgido de una forzada rabieta que de una motivación razonable, y dejemos a un lado lo poco que ella misma aprecia su seguridad cuando se entrevista en solitario con los peligrosos esbirros que la ayudan a llevarlo a cabo.

El final es algo absolutamente descontrolado e ilógico y, cuando llegamos allí, ya nos parece muy usada la escena de una sufrida familia latina entrando a base de romper ventanales en el hogar de otra familia más pudiente (que por cierto nunca está en casa).

Si se hacen la pregunta de si “Elysium” está al nivel de District 9, la respuesta es no. Es difícil lograr tanto nivel de sorpresa y de acierto. Pero el estilo de la película que dio renombre al director está ahí, un sello muy interesante tanto en la selección de los temas como en la forma visual de llevarlos a cabo. Elysium es muy entretenida y tiene un notable como película de acción intuitiva y visceral.

 

Carlos Cuesta

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Punto de quiebre: ¿un remake necesario?

Punto de quiebre: ¿un remake necesario?

Hace tiempo que no llegaba a esta columna con una crítica dura y contundente. Quizás porque la Navidad había mermado mi intransige...

Diez cortos que ayudan a entender las emociones

Diez cortos que ayudan a entender las emociones

  El arte en general nos ayuda a poner en contacto nuestra psique con nuestra sensibilidad. El cine es una de dichas artes, que consi...

Siete películas para sentir la adrenalina del casino

Siete películas para sentir la adrenalina del casino

  Con las nuevas tecnologías, nos hemos distanciado poco a poco de los cines, los teatros y los casinos, sin darnos cuenta que ahí ...

Turbo o cómo vivir los sueños de manera intensa

Turbo o cómo vivir los sueños de manera intensa

Un caracol con sueños locos que insiste en perseguirlos. Así podríamos resumir la historia de Turbo. Una formula muy conocida por lo...

“El cine me ha permitido conocerme y conocer a los demás”

“El cine me ha permitido conocerme y conocer a los demás”

De la literatura al cine sólo hay un paso, eso nos demuestra el columnista y escritor Carlos César Silva quien publica “Cuentos sin...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Tres poemas de Luiz Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

Rosa jardinera

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados