Cine

Aviones: ¿Reciclaje descarado o falta de imaginación?

Alberto Campos

30/10/2013 - 07:20

 

Hacía tiempo que no ponía los pies en una sala de cine y sentía semejante desazón. Con este inicio dejo claro mis impresiones acerca de la última película de Disney que roza escandalosamente el vacío creativo y la explotación comercial.

El estreno de “Aviones” se veía venir desde muy lejos. En las últimas semanas, el tráiler y toda la propaganda trataban de hacernos creer en una historia hermosa, llena de amor y de superaciones, que renovará levemente el horizonte de las películas de animación en 3D.

El resultado no tienen nada que ver con lo anunciado: una película que emula, copia y plagia descaradamente la trayectoria de las famosas películas Cars 1 y Cars 2 pero con un leve cambio. El protagonista no es un vehículo de 4 ruedas sino una avioneta insulsa que quiere superar algunas limitaciones (que no revelaré para no rebajar la motivación de los temerarios).

La idea de humanizar objetos o animales es una costumbre muy arraigada en Disney. Desde los inicios de su actividad nos hemos encandilado con las aventuras de Mickey, Pluto, el pato Donald, La Bella y la Bestia, y más recientemente con Toy Story y Cars.

Pero aquí algo no va. Desde el principio algo no convence y el motivo es que no se le puede ofrecer de lo mismo a un espectador que sigue de muy cerca cada estreno de Disney. Ni siquiera los jóvenes son capaces de digerirlo.

Entiendo que  Aviones era una película pensada para salir directamente en formato DVD y luego estrenarse en la televisión. Éste era el plan inicial de Disney, pero mientras se trabajaba en ella, los directivos pensaron que la película podía generar un impacto en las salas de cine.

Hicieron leves retoques estéticos para lograr una versión en 3D, pero muy pocos en el guión para responder a la expectativa de esos fieles seguidores. ¿El resultado? Una sensación de estar frente a un plato recalentado, con poco atractivo visual y pocas sorpresas en la historia.

Además, la falta de carisma de los personajes secundarios representa un verdadero lastre. Ninguno de ellos (y lo más grave, ni siquiera el malo y sus secuaces) destaca lo suficiente ni se hace notar. Y lo más importante en una producción Disney: no hay contacto emocional con ellos.

Es cierto que algunas escenas son realmente impresionantes, como el paso del joven avión por un tunel de tren en medio del Himalaya, o su travesía a través del Pacífico, muy intensas, pero poco más. Todo es muy previsible.

Para terminar, es una película para ver en compañía de niños de 3 a 8 años. Los mayores no aguantarán en su asiento y se irán.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Diomedes Díaz se merece una película grabada en Valledupar”

“Diomedes Díaz se merece una película grabada en Valledupar”

Se le conoce por Chepe Fortuna y Casa de Reinas –algunas de las series más vistas en televisión en los últimos años–, por sus p...

La historia de Armero contada en el cine

La historia de Armero contada en el cine

Para los colombianos la tragedia de Armero fue un momento que impuso un antes y un después, algo parecido a lo que vivieron los estad...

La extraña que me hizo llorar

La extraña que me hizo llorar

Escribo este artículo por pura necesidad. Tengo unas ganas espantosas de expresar lo que siento. Una serie de emociones discurren por ...

Siete películas llamativas que hablan de epidemias

Siete películas llamativas que hablan de epidemias

  El coronavirus nos ha devuelto a la realidad de la ciencia-ficción. O tal vez nos ha hecho ver que la realidad es más impredeci...

1917: planos y secuencias para estar ras de la tierra

1917: planos y secuencias para estar ras de la tierra

  Inaugurar un relato de la Primera Guerra mundial y hacerlo sin pretensiones políticas de fondo, ni posicionar un debate sobre band...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados