Cine

Amélie, más que una película

María Jimena Padilla Berrío

28/08/2014 - 11:40

 

En un mismo instante, en diferentes partes del mundo, cada quien desde su propia realidad, cada persona está viviendo su propio presente, escribiendo su historia y enfrentándose a su destino.

¿Cuántos niños en una clínica están naciendo en este preciso instante? ¿Cuántas personas, en esa misma clínica, están muriendo en ese mismo instante? ¿Cuántas personas están tomándose un café en ese mismo momento? ¿Cuántas personas están ad portas de derrumbarse por el comienzo de la ruptura de una relación? ¿Y cuántas más están empezando a sentir la sensación de vacío que genera la expectativa de un nuevo comienzo? Es algo sin sentido, una extravagancia más de la vida misma el hecho de que mientras unos sonríen y encuentran su plenitud, otros, compartiendo el mismo cielo, el mismo mundo y el mismo tiempo, sean desdichados y miserables.

De eso, ¡de eso está lleno el mundo! En eso consiste la vida, en instantes y contrastes, en subjetividades, en esos pequeños detalles que componen el caos que se produce cuando cada instante de esos coexiste. ¿Somos conscientes de que cada cosa que hacemos está determinando la otra y, por ende, marcando nuestro destino? ¿Lo somos?

Milan Kundera, en “La insoportable levedad del ser”, plantea esa serie de circunstancias que van tejiendo nuestra vida, muchas de ellas sin haberlas estado buscando, simplemente las encontramos. ¿Y qué hubiera pasado si en vez de dirigirme a ese lugar me hubiera dirigido a otro? Se preguntaba el personaje central de la obra, Tomás, cuando retrocedía el tiempo tratando de borrar ese insignificante hecho que significó todo para el resto de su vida: conoció a Teresa, la mujer con la que compartió de manera recíproca una vida desdichada e infeliz.

A esa obra me remitía en cada momento de la película cuando, de principio a fin, se va develando poco a poco esa serie de circunstancias que van desencadenando en otras que, a su vez, terminan por convertirse en el destino mismo. ¿Somos víctimas de las circunstancias o las circunstancias son víctimas de nuestras acciones? Siempre me he preguntado. Por supuesto no sé la respuesta, y lo más seguro es que jamás la sepa.

Le fabuleux destin d'Amélie Poulain (el maravilloso destino de Amélie Poulain), conocida simplemente como Amélie, es esa película que, a través de una historia, te hace detenerte a reflexionar sobre esas pequeñas cosas de las que no nos percatamos, y vamos entonces por la vida creyendo que el mundo es del color que lo vemos, sin advertir que cada persona es un mundo, y que cada mundo tiene su propio color. Amélie, una niña diferente, a la que sus padres no enviaron a la escuela por creer que tenía una enfermedad, a la que su madre (maestra) se dedicó a dar clases en la casa y su padre (médico) se dedicó a examinar mensualmente, sin amigos reales pero muchos imaginarios, sin ser consciente de lo que buscaba, se encontró con un montón de momentos sin sentido que tejieron su destino.

Lo asombroso del film, en términos generales, es esa capacidad de llegar al detalle más particular, partiendo de un contexto lleno de prejuicios, encontrando entonces el hilo conductor en cada pequeño detalle, hilvanando uno con otro. Así, la infancia solitaria de una niña taciturna y ensimismada forja a una mujer que, en los albores de su adultez, trata de comportarse como una más, sin lograr encontrar ese equilibrio interno. Lo estupendo, contrario a lo que muchos harían, es que le quita importancia a su incompatibilidad con el mundo y se deja llevar por cada circunstancia, las que finalmente la llevan a encontrarse con su destino.

Su inocencia, por lo demás, es la misma de una niña en busca de su ideal, la misma que determina esa imaginación locuaz que llena de misterio y suspenso el encuentro con el hombre del que se enamora sin conocer, a través de sus obsesiones; la misma inocencia que la lleva a diseñar un original plan de venganza, una hazaña para lograr que su padre se arriesgue a lo desconocido y, también, una estrecha amistad con un viejo vecino que le desnuda las obsesiones y miedos más profundos a través de un personaje de una pintura que él mismo esboza con su pincel.

La película, toda una obra maestra, es además esa puesta en escena de las ínfimas e insignificantes manías que hacen parte de nosotros mismos, esas que no tienen explicación alguna ni origen cierto, pero que terminan por ser obsesiones y rarezas. Es, en últimas, una reivindicación al derecho fundamental a ser incoherentes, despistados, extraños; el derecho a no encajar en el universo y la posibilidad de liberarnos de esa camisa de fuerza que impone el mundo sobre el cómo debería ser, "el derecho del hombre a su propia locura", como diría Salvador Dalí. Es la materialización de la libertad de la imaginación.

 

María Jimena Padilla

@MaijPaBe

Sobre el autor

María Jimena Padilla Berrío

María Jimena Padilla Berrío

Palabras Rodantes

Economista de la Universidad Nacional de Colombia, cuasiabogada de la Universidad de Antioquia. Soñadora incorregible, aventurera innata, errante. Guajira de cuna, crianza y corazón, ama su cultura como al coctel de camarón. Investigadora, melómana, cinéfila y bibliófila. Su mayor placer es deslizar un lápiz sobre un papel.

@MaJiPaBe

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Stockholm: amor, juventud y mucho suspense

Stockholm: amor, juventud y mucho suspense

Stockholm comienza con la premisa típica de dos jóvenes que se conocen en una fiesta, no se puede desvelar mucho más de su argumen...

El escape, un síntoma temático del cine colombiano

El escape, un síntoma temático del cine colombiano

  Las épocas que vivimos son la materia prima para los creadores de artefactos mediáticos así como para los artistas en general....

Los pingüinos de Madagascar: estrellas con futuro

Los pingüinos de Madagascar: estrellas con futuro

Los pingüinos a los que conocimos en “Madagascar” tuvieron un pasado y tendrán un futuro. Alejados del león, la cebra, la jira...

Mandela vs prejuicios: el juego que hizo a una nación

Mandela vs prejuicios: el juego que hizo a una nación

La labor de Nelson Mandela en el renacimiento de Sudáfrica lo convirtió en un símbolo de la lucha contra el racismo dentro y fuera d...

“El cine me ha permitido conocerme y conocer a los demás”

“El cine me ha permitido conocerme y conocer a los demás”

De la literatura al cine sólo hay un paso, eso nos demuestra el columnista y escritor Carlos César Silva quien publica “Cuentos sin...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados