Cine

Caminando entre las tumbas: ¿Acción sin caducidad?

Alberto Campos

03/12/2014 - 06:30

 

El actor Liam Neeson podría describirse como un eterno superviviente. Y esto es una excelente cualidad para un protagonista de películas de acción.

Sin ese instinto natural, un actor corre el peligro de ser olvidado y arrinconado por una industria Hollywoodense que te explota durante 15 años y luego te arroja a la basura como cualquier deshecho.

El recién estrenado “Caminando entre las tumbas” es una incursión más del actor irlandés en el cine de acción. Ya no se cuentan las incursiones por temor a equivocarse, pero debe valorarse el gran logro de un actor de 62 años que se consagra nuevamente como héroe de un largometraje en la capital de la acción. Ni siquiera lo ha conseguido el afamado Harrison Ford.

Conocido por su papel en La lista de Schindler, Liam Neeson asume un papel tradicional en el género de acción: hombre torturado por su pasado, adicto al alcohol, al que se le presenta la oportunidad de redimirse y vivir en paz. O no.

Así es el personaje que encarna en Caminando entre las tumbas. El film dirigido por Scott Frank no aporta absolutamente nada nuevo. Sin embargo, logra marcar distancias con la mediocridad ambiental de esas producciones rápidas gracias a una puesta en escena modélica y un protagonista que atrae las cámaras como si fuera un imán.

En esta película descubrimos la Nueva York que Scorsese describe en Gangs de Nueva York, con urbes cuyo espíritu debe más a los muertos que a los vivos. El protagonista se lanza en las calles, parques y cementerios en busca de los secuestradores de la mujer de un traficante de drogas. Una misión sucia, quizá como él en ese momento de su vida, pero una oportunidad al fin y al cabo para sentirse vivo y tratar de redimirse.

Quizás demasiado larga para lo que contiene (dos horas de duración), el principal defecto es su densidad y el gran énfasis en los diálogos. El film resulta a veces demasiado repetitivo y reincidente.

Sin sorpresas pero tampoco con giros imposibles, el realismo sucio de esta película que se destaca también por su violencia atrapa al que gusta de tramas intensas con persecuciones y superaciones heroicas.

 

Alberto Campos

 

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Nada es lo que parece, o cómo hacer un thriller diferente

Nada es lo que parece, o cómo hacer un thriller diferente

No suelo caer fácilmente en los elogios, pero debo ser franco: hacía mucho –demasiado tiempo– que un thriller no resultaba tan in...

El abogado del crimen: elenco fastuoso pero sin alma

El abogado del crimen: elenco fastuoso pero sin alma

Ridley Scott es un fenómeno incontestable del cine moderno. Con un número enorme de títulos a su haber, éxitos como Hannibal o Gl...

La casa de Miss Peregrine: un regreso a los inicios de Tim Burton

La casa de Miss Peregrine: un regreso a los inicios de Tim Burton

Éste es el décimo octavo largometraje dirigido por Tim Burton. Y como ha sucedido con algunos de sus últimas películas: está bas...

La llegada y el poder innegable del lenguaje

La llegada y el poder innegable del lenguaje

En “La llegada”, Louise Brooks (Amy Adams) interpreta el papel de una reputada experta en lingüística que debe afrontar la trá...

Los polos opuestos se atraen

Los polos opuestos se atraen

  Green book es una de las películas nominadas a ganar la preciada estatuilla del Óscar a mejor película. Su mérito consiste en s...

Lo más leído

La evolución del Jazz

Henry Gustavo Segura | Música y folclor

Edvard Munch o el antigrito

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Transformar la vida en arte

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Por sapos

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

En cuestión de segundos

Yesinia Gámez Mendoza | Bienestar

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados