Cine

El Hobbit 3: el esperado cierre de una trilogía

Juan Manuel González

24/12/2014 - 06:10

 

El Hobbit 3: el esperado cierre de una trilogía

La trilogía El Hobbit se cierra con un broche no de oro, sino más bien acero. El neozelandés Peter Jackson filma en La Batalla de los Cinco Ejércitos la película más corta de toda su filmografía basada en Tolkien, apenas 140 minutos con títulos de crédito, una película que a tenor de su título desde luego da lo que promete pero no responde a las mayores expectativas.

La tercera parte de El Hobbit es un desenlace climático de dos horas que comienza con lo que podría haber sido el final de la anterior (y que podría significar la aportación al cine de catástrofes del cineasta neozelandés) y continúa con una gran batalla de una hora que, como era de esperar, proporciona un espectáculo épico y digital de eficacia incuestionable, pero que no acaba de otorgar a esta segunda trilogía el peso específico y cinematográfico de la anterior.

En su evidente afán de estirar la intriga, o quizá de dar trabajo a la industria cinematográfica neozelandesa durante otro puñado de años, Jackson no llega a romper su juguete pero no puede evitar quedarse un tanto corto. El Hobbit carece, en su conjunto, de los carismáticos cimientos que hicieron funcionar la trilogía inicial, se muestra débil la caracterización de los nuevos personajes y por eso se ve obligada a recurrir a los heredados de las películas previas, sin ganar demasiado con ello salvo la presencia carismática de Ian McKellen y la de Orlando Bloom.

Existe también una tibia subtrama sobre el surgimiento de Sauron que trata de conectar con aquellas películas pero que, pese al evidente placer que provoca ver a Christopher Lee (92 años, señores) rompiendo cráneos de la Tierra Media, Jackson demuestra no saber cómo cerrar más que con la secuencia de acción más kitsch de la saga al completo. Y en general, la gran sacudida dramática de esta entrega, la deriva personal del enano Thorin (Richard Armitage) una vez logrado su tesoro, carece de valor alguno salvo en sus episodios finales, aquellos que de nuevo tienen lugar en pleno fragor de la batalla.

Y es que, y llegamos al meollo, El Hobbit en su conjunto y esta guerra de los cinco ejércitos en concreto ha demostrado funcionar sólo en sus registros más altos, los épicos, cuando la cámara histérica de Jackson sobrevuela picos y valles, pasa entre las piernas de criaturas gigantes y penetra en cada arquería de cada fortaleza. Una vez la dichosa guerra comienza no hay nada que detenga la película, y aquí Jackson demuestra su valía y devoción al material, que por cierto nadie negará.

El enfrentamiento de Tauriel (Evangeline Lilly) y Killi (Aidan Turner) contra uno de los villanos principales es una secuencia de lucha dilatada y repleta de suspense, y enlaza con la que implica a Thorin y proporciona la redención al personaje y hasta a toda la película. Salvo esos dos enfrentamientos, violentos y brillantes, las motivaciones y emociones de los personajes no traspasan la pantalla pese a los esfuerzos del elenco y el director. Jackson no puede exprimir al Hobbit del título, y de hecho saca de circulación al personaje sin proporcionar al excelente Martin Freeman la oportunidad de lucirse como sabe. “El Hobbit, La Batalla de los Cinco Ejércitos” nos enseña a un artista que se ha dejado llevar por su propio tesoro, contradiciendo flagrantemente el humilde discurso de su propia película, facturando un filme que arrasará en taquilla pero que sólo muestra emoción e inteligencia en sus exhibiciones de ingeniería digital.

 

Juan Manuel González 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un cuento de hadas en la pantalla gigante

Un cuento de hadas en la pantalla gigante

Se dice que Blanca nieves y los siete enanitos tuvo algunas posibles influencias en sucesos de la realeza del siglo XVII en Alemania y ...

Vigilia, un cortometraje rodado en Valledupar

Vigilia, un cortometraje rodado en Valledupar

Por muy corto que sea, un cortometraje acaba transformándose en una labor interminable. El deseo de que todo quede perfecto, que cada ...

Frozen: un retorno al Disney más clásico

Frozen: un retorno al Disney más clásico

Disney tiene como costumbre celebrar la Navidad con mucho frío, nieve, renos y algún que otro trineo, y “Frozen, el Reino del Hiel...

“El mayor reto es contar historias para que los jóvenes las cuenten a sus hijos”: John Bolívar

“El mayor reto es contar historias para que los jóvenes las cuenten a sus hijos”: John Bolívar

La geografía colombiana tiene cada vez menos secretos para el director John Bolívar. Cuando no está en Bogotá realizando una serie ...

Nada es lo que parece, o cómo hacer un thriller diferente

Nada es lo que parece, o cómo hacer un thriller diferente

No suelo caer fácilmente en los elogios, pero debo ser franco: hacía mucho –demasiado tiempo– que un thriller no resultaba tan in...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Tres poemas de Luiz Mizar

Donaldo Mendoza | Literatura

Rosa jardinera

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

Gitanos: érase una vez América

Ricardo Hernández | Pueblos

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados