Cine

Mientras duermes, o el retrato de la maldad pura

José Luis Hernández

09/05/2012 - 10:20

 

Perplejo. Así es cómo sale uno después de haber visto la película española “Mientras duermes”. Perplejo, desorientado y zarandeado,  porque donde una gran parte de la crítica ve una película espectacular, descubro una película que roza el espectáculo vergonzoso.

Y no es una crítica a la ligera, de un cinéfilo que ve películas de vez en cuando, sino de una persona a quien le gustan las sorpresas, pero de buen gusto. Esta película tiene muy buenos elementos, es irrefutable, pero también se pierde en los excesos y transmite un mensaje casi amoral.

Empecemos por los buenos aspectos: “Mientras duermes” es un thriller psicológico que engancha desde el principio, con una tonalidad atinada, en el que un tipo infeliz, apático e inexpresivo, trabaja como conserje en un edificio distinguido de Barcelona (España). El hombre es  interpretado por el actor Luis Tosar, conocido por escoger a personajes pendencieros y perversos.

En este caso, el papel le viene de maravilla porque pocos conserjes demuestran tanta maldad. Aburrido por un trabajo rutinario que controla a la perfección y una insoportable falta de ambición, Luis Tosar se interesa de repente por una arrendataria que acaba de instalarse. La mirada radiante y la sonrisa imperturbable de la chica la invitan a cometer los actos más osados para desequilibrarla.

Perturbado por esa felicidad desbordante, el conserje decide hacer todo lo posible para arruinar la vida de esta jovencita y esto implica inmiscuirse en su apartamento, mientras duerme, cambiar sus productos cosméticos y hacer todo tipo de atentados a su vida privada.

Hasta aquí todo está bien. El suspense va elevándose con un ritmo entretenido que deja al telespectador en una situación indecisa. Las escenas se repiten y aparecen algunas situaciones que pueden considerarse divertidas (dentro de la locura de este conserje obsesionado).

Sin embargo, llega un momento clave en la película –que no desvelaremos para que los lectores puedan ir a verla– en el que el conserje se transforma de repente en un demonio o en la representación misma del diablo.

Ese giro adicional, cuando la película ya había llegado a un nivel satisfactorio de tensión, hace caer la trama en un abismo de exageraciones que se asemejan a una apología de la maldad.

Reconozco que pocas tramas suscitan tanta tensión y tantas emociones como “Mientras duermes”. Podría haber sido una película histórica de no ser por la exageración del desenlace y la destrucción de ciertos personajes.

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

  El número 039 es mucho más que una cifra sonora y de gran recordación en el folclor vallenato. Toda persona que ha escuchado l...

Oz el poderoso: ¿una muestra del poder de Disney?

Oz el poderoso: ¿una muestra del poder de Disney?

Hay películas que maravillan por su nombre y “Oz el poderoso” no es una de ellas. Pero sí logra generar una sensación de misteri...

El ataque: acción y mucho patriotismo

El ataque: acción y mucho patriotismo

El reciente estreno de “El ataque” (White House Down, 2013) nos ha vuelto a demostrar que el director de cine Roland Emmerich es a...

La bella y la bestia: ¿Bella o bestia?

La bella y la bestia: ¿Bella o bestia?

  Siempre que voy a ver un remake de un clásico del cine, voy con desconfianza. Lo reconozco. Es un miedo comprensible: temo que e...

Star Wars Episodio 1 en 3D: lo mismo pero con más volumen

Star Wars Episodio 1 en 3D: lo mismo pero con más volumen

Las 3 dimensiones hacen maravillas. Permiten que ciertos personajes y objetos parezcan de verdad, se muevan entre nosotros y dupliquen ...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube