Cine

El séptimo hijo o cómo buscar alternativas en el cine de fantasía

Alberto Campos

28/01/2015 - 07:30

 

El séptimo hijo nace de la literatura. Es la adaptación de la primera novela de una saga escrita por el británico Joseph Delaney que ha alcanzado ya los trece títulos.

Puede que se la subestime como una nueva franquicia juvenil dorada. Sobre todo, poco después de la salida de grandes producciones como El Hobbit. Sin embargo, tenemos aquí una película que no juega a ser avasalladora y que luce una inusual conciencia de las fuentes cinematográficas clásicas.

Esto no es la barroca animación basada en un videojuego sin alma, sino más bien el eco digital de ese cine de aventuras mágicas que, en su día, inmortalizaron los artesanales efectos especiales de Ray Harryhausen.

La reciente Jack el cazagigantes (2013) de Bryan Singer también alcanzaba un comparable toque de distinción al revelarse producto con una memoria cinéfila capaz de rebasar los límites de la revolución digital.

Es cierto que al lado de propuestas  como la trilogía de El Hobbit, El séptimo hijo parece una humilde serie B, con colores y gráficos un poco deslucidos, a pesar de que no se haya reparado en gastos a la hora de convocar a un repertorio de talentos especialmente notable.

En su guión participa Steven Knight (Promesas del Este, Locke), el responsable de los efectos especiales es nada menos que John Dykstra (La guerra de las galaxias), el diseño de producción corre a cargo de Dante Ferretti, coronan el reparto Jeff Bridges y Julianne Moore y dirige el ruso Sergei Bodrov.

En una de las primeras secuencias de la película, el enfrentamiento entre el personaje encarnado por Jeff Bridges, un caballero desastrado en perpetuo combate con las fuerzas oscuras, y una niña poseída ya revela sentido del humor y afinidad por las claves genéricas del cine de terror. A medida que avanza la acción, al espectador le queda claro que está ante una película más lúdica que discursiva, puntuada por constantes momentos climáticos –la persecución del gigante, el enfrentamiento con el oso- que privilegian el sentido del espectáculo por encima de un vacuo afán de gravedad y trascendencia.

Quizá El séptimo hijo no sobreviva a esta primera entrega en unos tiempos en que ciertos modelos de película no pueden extraviarse de los parámetros, pero lo que quedará es un enérgico recital de buenas ideas que no se toman tan en serio a sí mismo.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

  Entrando el siglo el gobierno local se había embarcado en obras de infraestructura, como el mercado público (1905) y el Teatro Mu...

Mi villano favorito 2: tiernamente peligroso

Mi villano favorito 2: tiernamente peligroso

Desde que vi la primera parte de “Mi Villano Favorito” en el año 2010, me declaré fan incondicional de la película. Cuando me en...

Maléfica, pero con un fondo de bondad

Maléfica, pero con un fondo de bondad

Walt Disney Studios ha concebido ‘Maléfica‘ como uno de sus principales intentos de asaltar la taquilla de mediados del 2014. La p...

‘Royal Movie Club’, un nuevo espacio para el cine en Valledupar

‘Royal Movie Club’, un nuevo espacio para el cine en Valledupar

Bien decía el historiador, crítico y mentor del cine colombiano Hernando Salcedo Silva que “todo cineclub es una pequeña academi...

6 personajes para recordar a Philip Seymour Hoffman

6 personajes para recordar a Philip Seymour Hoffman

  La muerte prematura del polifacético y talentoso actor, Philip Seymour Hoffman, uno de los más importantes de su generación –q...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Los dichos de Poncho Zuleta, por supuesto

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Los ciclos de la violencia en el departamento del Cesar

Jhon J. Flórez Jiménez | Historia

La labor del gestor cultural

Samny Sarabia | Otras expresiones

Miguel López supo ponerle oficio a los bajos de su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados