Cine

Annie: un musical que cambia de piel

Alberto Campos

04/02/2015 - 06:30

 

Hay comedias y musicales que te hacen reír y nunca se te olvidan. Otros que te hacen reír un buen rato. Y, finalmente, los que te dan ganas de hacer todo menos mirar la pantalla.

“Annie” podría estar en la primera categoría, pero termina en la segunda. Es una película tiernamente divertida dirigida a un público joven o muy joven -aunque en ella aparecen actores con buenas aptitudes como Jamie Foxx o Cameron Díaz-.   

El guión de Will Gluck y Aline Brosh McKenna es una sucesión de clichés que intenta renovar la historia del musical de Broadway “Annie”. Por eso, el relato no está ambientado en la Gran Depresión y, por lo tanto, no aparecen ni Franklin Roosevelt ni su New Deal (aunque son mencionados a modo de guiño).

El situar la trama en la actualidad permite hablar sobre el impacto de las redes sociales en la vida cotidiana, la política, el star-system y la “agenda-setting”, además de alguna referencia al “product placement” (tantas cosas americanas que mueven la actualidad). Pero lo que funciona débilmente es la forma de contar la historia de base, lo que está detrás de sus adornos (algunos han señalado que la película pregona una filosofía materialista). Esto se debe a la acartonada dirección de Will Gluck.

Por lo demás, algunos momentos pautados en la Annie de Broadway se mantienen, con alteraciones lógicas. Por ejemplo, siguen teniendo importancia la carta y el collar, pero este último no desata ningún conflicto entre Annie y Stacks. Me hubiera gustado ver qué se le había ocurrido a Emma Thompson, a quien le habían encargado el guión en primer lugar.

La encargada de dar vida a la huérfana cantarina es Quvenzhané Wallis. Hace un par de años sorprendió a medio mundo haciendo Bestias del sur salvaje. También está Jamie Foxx tan camaleónico como siempre, queda perfecto como magnate de las telecomunicaciones. El que fuera Django ahora se llama Will Stacks y es aspirante a alcalde; es “un tipo bacano aunque él no lo sepa”, como bien le define la niña protagonista.

A Cameron Díaz le toca el rol muy estereotipado y es la que peor parada sale. Rose Byrne (Los becarios) carga con el papel de “hada buena” de la cinta: es Grace, la mano derecha del Sr. Stacks, un papel que a la australiana le queda como un guante.

La historia de Annie, la primera versión, es una gran opción para adentrar a los más pequeños en el género del musical. Como casi siempre suele pasar, la primera es mejor, y la presente se aleja mucho de la que dirigió John Huston. La nueva hace lo que puede, cambia varios detalles y añade alguna que otra canción.

Los números donde solo aparecen adultos pierden mucha rescura. Los actores, que  se sabe que son buenos, no están a la altura en los momentos musicales, cosa que las pequeñas del elenco sí. La actuación de ellas en su cuarto es la mejor de la película, y con la versión original se podrían apreciar mejor unas actuaciones que pierden fuerza por el doblaje.

Y como debe terminar todo cuento juvenil, la moral explica que hay que luchar (enseñanzas típicas). Sin embargo, también involucra un mensaje que puede ser inquietante: ese que habla sobre la poca privacidad de las personas dadas las tecnologías presentes.

Por lo demás, una película divertida para los más chiquitos que no quedará en las memorias.

 

Alberto Campos 

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La huesped, otra obra de Stephenie Meyer llevada al cine

La huesped, otra obra de Stephenie Meyer llevada al cine

Es difícil enfrentarse a una nueva adaptación de la obra de Stephenie Meyer (responsable de la saga Crepúsculo) libre de prejuicios...

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

Parásitos: un plato de vergüenza, con ironías y un ciclo de repetición

  Cuando el cine es para dejar de comer crispetas y olvidar la bebida, y se convierte en una dosis de pensamiento y de hostigamiento ...

Después de la tierra: la historia del fin de nada

Después de la tierra: la historia del fin de nada

Hace años que el director M. Night Shyamalan ha caído en un tenebroso agujero de malas producciones cinematográficas y tropiezos de ...

Elegido Consejo Departamental de Cinematografía y Audiovisuales del Cesar

Elegido Consejo Departamental de Cinematografía y Audiovisuales del Cesar

  Después de varios años de intentos fallidos tratando de sincronizar al sector y de contar con la voluntad de la administración...

El Premio Chip dorado: un incentivo a la creación audiovisual en el Caribe

El Premio Chip dorado: un incentivo a la creación audiovisual en el Caribe

Fiel a su misión de estimular el conocimiento del cine como fenómeno artístico y fortalecer con ello la cultura ciudadana de todo ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados