Cine

Mad Max, furia en la carretera: ¿La reina de las películas de acción?

Alberto Campos

27/05/2015 - 05:30

 

De vez en cuando aparece en el horizonte una franquicia que rompe con el resto. Hace mucho tiempo que se anunciaba la cuarta película de la legendaria saga Mad Max -donde reina la acción por encima de todo-, pero sin mayores detalles, por eso su confirmación este año sorprendió a más de uno.

Lo cierto es que Mad Max vuelve a surgir de un modo confuso: sin el actor Mel Gibson y sin Tina Turner quienes contribuyeron seriamente al reconocimiento de esta saga.  Lo positivo es que George Miller estuvo al frente del proyecto, al igual que en las veces anteriores.

Había temor con respecto a la realización de este clásico, pero ese temor ya no existe. “Mad Max: furia en la carretera” es un desmedido monumento al cine espectáculo, una sobredosis de acción, una película que deslumbra como pocas y que encima da para reflexionar. Es la locura que muchos cinéfilos esperaban: acción con superlativos. 

George Miller ha vuelto a hacerlo, solo que esta vez ha hecho más. Un film frenético, incansable, que arrastra al espectador durante dos excitantes horas sacudiéndote con una espectacular escena tras otra.

Mad Max es un viaje vibrante a través de un desierto de monstruosos camiones imposibles, sus desquiciados pilotos y sus sufridos pasajeros. Un eslalon de un millón de explosiones, balas, flechas, motores ardiendo, marañas de acero y carne, grasa y sangre, ataque y contraataque. ‘Mad Max: furia en la carretera’ se sabe más grandilocuente, más potente, que toda la trilogía anterior, una superproducción que abruma pero no ahoga, una película en perpetuo movimiento que presenta la mejor y más atractiva historia de toda la saga. ‘Furia en la carretera’ trata de la rebelión contra el poder en un despiadado mundo de tribus donde el tirano gobierna y los esclavos malviven. Una rebelión encabezada por mujeres hartas de la sumisión al caudillo endiosado y de su retrógrado rol en la sociedad.

Todo es visualmente hermoso e impactante, de una viveza casi pictórica, en la que ocurren decenas de cosas por segundo. Fotografías preciosas que enaltecen la luminosidad del eterno desierto, que hace la desoladora noche más bella y que hasta se permite jugar con los colores en una escena, la de la tormenta de arena, que pasa desde ya a los anales de las escenas del cine de acción.

Miller demuestra no solo ser uno de los mejores, sino el mejor, director de persecuciones de la historia, también imprime una épica descomunal con sus planos distantes, su flota de camiones y coches monstruo, el imperecedero desierto y las gigantescas gargantas de roca. Y sabe lo fundamentales que son sus personajes para que todo esto funcione.

La película es avanzar, avanzar y avanzar, ir más allá de los límites buscando un refugio de vida lejos del sadismo y la sangre. Los personajes crecen, se desarrollan, al calor del continuo conflicto, con la espada de Damocles continuamente suspendida sobre sus cabezas, pero entre persecución y persecución siempre hay espacio para expresar sus tormentos y sus anhelos.

Mad Max siempre será Mel Gibson, sin embargo tenemos un dignísimo sucesor en un Tom Hardy que nos presenta a un Max Rockatansky a medio camino entre animal y persona, un hombre perseguido y atormentado cuya paulatina implicación en los hechos le va devolviendo aspectos de su humanidad que creía enterrados para siempre.

‘Mad Max: furia en la carretera’ es el apoteósico retorno al  mundo de la chatarra andante, de los estilismos imposibles, la violencia desmedida y, por qué no decirlo, una buena dosis de surrealismo.

 

Alberto Campos

Sobre el autor

Alberto Campos

Alberto Campos

Cinescrúpulos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Pasante de moda: dinero, trabajo y algunas preocupaciones

Pasante de moda: dinero, trabajo y algunas preocupaciones

En 2006 conocimos a Andy Sachs (Anne Hathaway), una joven sin la más remota idea sobre moda, que termina convirtiéndose en la mano ...

¿Está solo el cine colombiano en su crisis?

¿Está solo el cine colombiano en su crisis?

En estos días, el tema de moda es el cine colombiano, debido a la ya famosa carta que Antonio Dorado envió a los medios de comunicaci...

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

039 Studio, la agencia que amplía el espectro de la producción audiovisual

  El número 039 es mucho más que una cifra sonora y de gran recordación en el folclor vallenato. Toda persona que ha escuchado l...

Por qué dejaron a Nacho: una comedia llena de interrogantes

Por qué dejaron a Nacho: una comedia llena de interrogantes

No se equivoquen. “Porqué dejaron a Nacho si era tan buen muchacho?” no es el título de una de esas novelas suecas, sino una pel...

Papás de película

Papás de película

  Este mes celebramos en Colombia el día del padre. Un dicho muy popular en nuestro país asegura que "madre sólo hay una, papá ...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La música vallenata en Barranquilla

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Cumbia, Porro y otros aires hermanos

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados