Cine

Cine cristiano, una cuestión de fe

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes

31/05/2012 - 10:30

 

Rodaje de la película "Pasión de Cristo" de Mel Gibson

 

Está claro que los tiempos en que el evangelio cristiano en los medios era liderado por el psicólogo ultraconservador James Dobson, están en el pasado. Sin embargo, hay ciertos hechos que no se deben obviar y que procederé a mencionar para hacer mi punto.

El doctor Dr. Dobson, para quienes no recuerdan, tuvo una carrera muy exitosa en el ministerio fundado por él mismo en 1977: Focus on Family. Este líder, además de apoyar proyectos gubernamentales para ayudar a la niñez, se destacó por tres cosas que lo han hecho tristemente célebre o simplemente célebre desde el punto de vista que se le quiera mirar.

Estos tres puntos súper-simplificados son: 1) Defiende la maternidad como la prioridad de las mujeres, 2) Aprueba el uso del castigo físico en niños y jóvenes como medida disciplinaria y 3) Declaró abiertamente que Bob Esponja era gay y como tal no debía ser visto por los niños por la devastadora influencia que podía ejercer sobre ellos.

Estoy convencido que todos en algún momento de nuestra vida hemos estado en contacto con al menos uno de estos tres planteamientos y tengo la impresión, que directa o indirectamente están argumentados con alguna de las razones (espirituales o seculares) presentadas por el Dr. Dobson.

Mi punto es que la influencia de los medios de comunicación es una plataforma para que las iglesias (entre muchas otras organizaciones) establezcan un diálogo con sus miembros, legitimicen sus creencias ante la comunidad, y sobre todo presenten su interpretación de las escrituras.

Hoy en día la radio no es una industria tan atractiva para las generaciones emergentes, por consiguiente, los esfuerzos de las organizaciones cristianas están concentrados en transmitir su mensaje a las masas a través de medios audiovisuales: internet, televisión y cine.

En la televisión, seguramente lo han percibido ya que cada operador de televisión por cable tiene al menos un canal cristiano en su oferta básica, en Internet existen obviamente las páginas web de los ministerios y además grupos de oración, pero es el cine el que presenta el fenómeno, a mi parecer, más interesante, conocido, prolífico y rentable.

A continuación enumeramos una serie de temas relacionados con la creencia religiosa más popular de occidente: el cristianismo.

Primero que todo, debo aclarar que, contrario a lo que sugieren las páginas de streaming online de películas, la categoría de “cine cristiano” está apenas emergiendo como consecuencia del fenómeno que describí en el párrafo anterior.

No es que apenas estén haciéndose películas de este tipo ahora, (por si tienen dudas vayan a christiancinema.com) sino que no se han enmarcado en su propia categoría. Usualmente estas películas hacían parte (y con toda justicia) del Cine Z, subgénero del Cine B. Productores como Samuel Goldwyn y Joe Cristiano son precursores en este tipo de filmes con tramas superficiales y mensajes comprensibles hasta por niños de 4 años de edad. Supongo que el problema con estas películas solo es perceptible cuando tienes entre 5 y 100 años.

Ahora bien, para nadie es un secreto que las iglesias que tienen ministerios exclusivamente destinados para la producción de películas no encajan exactamente en la definición de menesterosas.

Sin embargo, he de recordar en este punto que sea cual sea el tema y objetivo de una película, lo que hace una productora cinematográfica es una apuesta que justifica su existencia en la fe que le tengan en su producción. Y para ser francos, a veces tenemos la impresión de que este tipos de películas merecen mejor suerte, pero hay unos factores comunes a todas que explican su recepción y taquilla.

Factores en contra

1) Distribución

En enero de este año, una amiga me llamó extrañamente emocionada a invitarme a cine a ver una película cristiana que le había encantado tanto que quería verla otra vez. Como a caballo regalado no se le mira el diente, salí sin preguntar cual era el nombre de la película sin imaginar que era una película que había tenido la oportunidad de ver tres meses antes, lo cual me lleva al primer factor que juega en contra de este tipo de filmes: la distribución. Es obvio que para un cine no es lo mismo que le mande una película Columbia Pictures o Universal, que Sherwood Films (¿quiénes?), pero en tiempos de Internet una película que demora más de tres meses en ser distribuida desde cualquier parte del mundo a Latinoamérica deja mucho que pensar de la distribuidora y muy poco que esperar de la taquilla.

2) Producción

Tengo la impresión de que en el 90% de los casos las productoras cristianas en su política de comunión con sus fines prefieren (si no se limitan a) contratar equipo de producción del ministerio, de la iglesia o por lo menos de personas involucradas en algún ministerio así no tenga que ver con la producción de cine o televisión. Las preguntas son: ¿existe en cada ministerio un grupo de camarógrafos idóneo? ¿Al menos un director de fotografía? ¿Hay siempre un grupo de actores para enriquecer cada producción? Es imposible saberlo, pero basándome en la evidencia yo me aventuro con un no como respuesta. Lo del director no es problema, para todas las producciones, ya todos sabemos quien es. 

3) Actuación

Si hay algo peor que ver una telenovela latina es ver una película cristiana latina (soy latino, for the record). No voy a referirme a la pobreza del guión, a lo básica de la premisa, a lo ridículo de los diálogos, ni a lo desesperante de la edición. No. Me pienso limitar a las pocas creíbles actuaciones de los protagonistas quienes no logran llegar siquiera a involucrarnos en la historia por sus evidentes momentos de improvisación y por la exageración de las emociones que contrario a lo que ellos mismos suponen no logran conmover si no hacer que tomemos distancia de lo que vemos. En el caso de las películas de Estados Unidos, la cuestión no es tan grave sino que es peor, sobre todo por los esfuerzos que hacen los equipos de efectos especiales y maquillaje.

Factores a favor:

1) La música y efectos de sonido

Uno de los pilares de las iglesias cristianas es el grupo de alabanza en los que usualmente encontramos personas con muchos talentos musicales. En las películas mencionadas han explotado las cualidades musicales de varios grupos emergentes que bien merecen la pena seguir. Las adaptaciones y bandas sonoras originales en este género son usualmente una elección acertada, consecuente con lo planteado en el filme que acompañan el desarrollo de la historia. Normalmente saben mantener una distancia prudente entre la alabanza general para concentrarse en los aspectos abordados en la película que van desde la familia hasta el conocimiento de sí mismo.

2) Son PG-13

Algo que puede permitir que una película llegue a más personas y de paso beneficie a la taquilla es el juicio de la Motion Picture American Association (MPAA) quienes son los encargados de rotular el tipo de público que puede ver un filme. La mayoría de las películas cristianas tienen un conflicto social o familiar como base del guión por lo que es usual encontrar referencias a la violencia o al consumo de drogas, temáticas que deben ser abordadas con mucho tacto y que deben ser vistas sólo por jóvenes de más de 13 años con la supervisión de un adulto, de ahí la sigla PG-13 (Parent Guidance 13). Este es un factor que hace exactamente el punto de las productoras cristianas: que los padres puedan tener una conversación con los hijos en edades conflictivas basándose en el mensaje de la película (EPIC WIN!). Ese factor además establece un límite mínimo de edad para discernir de manera adecuada y con un nivel de cercanía mayor las enseñanzas del guión.

3) Mercadeo y Publicidad Gratuita

Como ya hemos dicho, las productoras cristianas no pueden compararse con las productoras de Hollywood en el despliegue de medios. Estas últimas pueden llegar a invertir hasta 20 millones de dólares sólo en dummies, stand ups, posters y comerciales. Esta cifra es mucho más que el presupuesto total de cualquier película cristiana que se haya hecho hasta el momento. Pero hasta ahora, el mejor medio para masificar un mensaje es la palabra hablada. Y es acá en donde aparecen los sacerdotes y pastores en escena, quienes tienen dos cosas que cualquier agencia de publicidad envidiaría: capacidad de transmisión y poder de convencimiento. Así que la sola sugerencia líderes espirituales basada en sus impresión o idoneidad del filme, puede ser suficiente para que esta sea un hit en la taquilla. 

4) La dirección de arte

Por su bajo presupuesto y por el tipo de temas que manejan, las películas cristianas tienden a utilizar ambientes reales para recrear las escenas. Esto obviamente le otorga una cantidad de detalles que surgen de manera espontanea al tomar como lugar de grabación no un estudio, sino un verdadero lugar acondicionado para la película. El nivel de realidad, acompañado con el trabajo de ambientación en la mayoría de los casos es notablemente bueno.

Nuestro juicio sobre las películas cristianas es determinado por el grado de cercanía que tengamos con el conflicto planteado y algo desafortunado en la mayoría de los casos es que no dan lugar a una creencia una percepción que difiera ligeramente de la interpretación del guionista. El no darle ninguna libertad al espectador en temas tan relativos puede suponer una paradoja para el público crítico. Para que tengan una impresión de primera mano de lo que digo, he reseñado un grupo de películas producidas o ambientadas en iglesias y ministerios que pueden conseguir en su tienda de videos, o quién sabe… en su cine más cercano. 

Reto de Valientes (Courageous, 2011)

Si hay algo que merece la admiración en el contexto de las iglesias cristianas es la innegable inteligencia para manejar una productora cinematográfica desde la iglesia. Sherwood Baptist Church con sede en Albany, Georgia U.S.A, la cual ha producido cuatro grandes producciones que han logrado llegar a la pantalla grande, todas ellas a cargo de Alex Kendrick un pastor que en teoría no tiene ningún conocimiento de producción de cine, pero que ha liderado éxitos en taquilla y DVD por más de 40 USD, como fue el caso de Courageous. En Sherwood Pictures (ministerio de la iglesia mencionada) el presupuesto inicial para Courageous fue de 1.5 USD, al final invirtieron más de 2 USD.

Irónicamente, Fireproof, en mi concepto la producción más aceptable de Kendrick no fue capaz de poner el listón tan alto, y en cambio sirvió como plataforma de fortalecimiento y presentación de Sherwood Pictures, quienes vendieron los derechos de distribución de Courageous a Sony Pictures.

Bueno, empecemos con el guión: Courageous tiene, al igual que todas las películas de Kendrick, un halo dogmático que esta vez raya en lo machista. La base de la historia incluye a cuatro miembros de la policía de Albany y los conflictos individuales que los llevan a la firma de una resolución en la que se comprometen a honrar a Dios en todos los aspectos de su vida, como es de suponer cada uno tiene que vencer sus propios miedos y reconciliarse con su propio yo para poder liderar la familia que tiene a su cargo (si, sólo ellos). La manera en que los conflictos familiares son tratados teniendo en cuenta las variables sociales es muy interesante, pero creo que fallan en sus conclusiones que simplifican demasiado la complejidad de las relaciones humanas.

El mayor acierto de Courageous es la fotografía en la que se nota una percepción realista de los escenarios en los que la luz aporta un gran elemento de referencia en los distintos ambientes. Las actuaciones una vez más reflejan la poca o nula experiencia de los artistas y aun peor, hay actores (empíricos) como Ken Bevel que se han encasillado en el mismo rol en dos películas diferentes… hasta donde pude percibir la única diferencia entre Nathan Hayes y Michael Simmons de Fireproof es el uniforme que llevan puesto. El resto de los actores y actrices no dejan nada que recordar (estoy seguro que el pastor líder de la iglesia de Albany hace un cameo como el primero que se pone de pie en la última escena), pero merecen una mención especial las pésimas actuaciones de los jóvenes y niños.

Sin embargo, Courageous tiene aciertos en las pocas ocasiones que proyecta a la familia como una responsabilidad compartida y no individual, así como en las dinámicas sociales que han sido comprobadas como factores determinantes en los patrones de comportamiento del ser humano. 

Cartas a Dios (Letters to God, 2010)

Nada mejor para ver un domingo por la tarde que una película con una producción competente, que se mantiene al margen de los sentimentalismos innecesarios (tiene la cantidad exacta), con unas buenas actuaciones, en especial la de la joven Bailee Madison, quién se sigue perfilando ya no como una promesa, sino como una actriz a tener en cuenta para producciones más ambiciosas.

La historia, que matiza elementos reales con ficcionales, presenta a Tyler Doherty, un niño de ocho años paciente de cáncer terminal quien escribe cartas a Dios. El texto de la cartas de los varios personajes, el optimismo y las actitudes hacía la vida de Tyler tocan la vida de las personas a su alrededor, especialmente la de Brady McDaniels, un cartero con muchos conflictos derivados de su alcoholismo que encuentra en Tyler y su familia una nueva percepción del mundo.

La manera en que se maneja la dicotomía fe y muerte, así como los resultados de los cuestionamientos basados en las creencias marcan un punto de vista diferente que vale la pena apreciar. La historia no es impredecible, pero aporta elementos que la separan de la mayoría de las películas en su tipo. Ahora bien, el público no creyente, no la encontrará tan cercana, pero por lo cautivante del guión seguramente la verán hasta el final. 

Poema de Salvación (2012)

Nunca había visto tantos clichés juntos en una película (ni en las de Tyler Perry). Los personajes se quedan en lo superficial, los caricaturizan y las actuaciones no ayudan. La manera en que está contada la historia es confusa y no colabora a que fluya. Las secuencias son surrealistas y fuera de contexto, que por lo simplista de sus sugerencias puede tener un efecto adverso al que se supone debe tener una película cristiana.

Poema de Salvación tiene giros sin sentido que dan por sentado muchas cosas que el espectador común ignora, y mi parte menos favorita es esa innecesaria voz en off que se encarga de decirte todo lo que es obvio. Además, antes de la primera hora no te queda claro si lo que estás viendo es un drama o un musical y no es aventurado decir que el director esta muy influenciado por Dragon Ball Z. No me mal interpreten, la película tiene sus momentos,  y su mensaje es claro, pero en general, revela la poca experiencia que tiene Canzion Films, que nunca debe notarse. Me imagino la conversación que dio nacimiento a esta película:

Productor 1: Muchachos, tengo un idea de película nueva! verán, contamos el testimonio de Pablo Olivares.

Productor 2: Interesante… y luego?

Productor 1: Luego incluimos escenas de ángeles y demonios peleando como en The Matrix.

Productor 2: Y… eso es todo?

Productor 1: Si!

Productor 2: OK! Hagámoslo! 

Señor, sálvanos de tus seguidores (Lord, save us from your followers, 2008)

Un documental que por su éxito en DVD llegó al cine en el 2010 y que cualquier persona debe ver, esté involucrada o no en asuntos religiosos. Presenta la influencia negativa y positiva de la religión en la historia a través de un recorrido personal del director Dan Merchant quien afronta los cuestionamientos religiosos y morales sin tabús y reconoce tanto las falencias, como las fortalezas de diversos grupos religiosos pasando por la política, los temas controversiales, la tolerancia y sobre todo en la necesidad de que las iglesias tomen un papel activo al dejar de tratar de convencer al mundo de que tienen la razón y mejor, practiquen la doctrina del amor.

Queda claro lo obvio, la religiosidad no implica hacer el bien y hacer el bien no necesariamente parte de la religiosidad. Dan Merchant utiliza diversos recursos para no tomar partido en un tema que desde todo punto de vista concluye el espectador con sus propias convicciones. 

A prueba de fuego (Fireproof, 2009)

Una de las películas más conocidas de Sherwood Films quienes aciertan en la manera de presentar una historia que no carece de los conocidos recursos narrativos directos de los hermanos Kendrick. Alex es una vez más escritor, productor, y director de un mismo filme.

Fireproof matiza tantos elementos circunstanciales en la historia central que termina por ser original y por darle un realismo sensible a los personajes principales, interpretados por Kirk Cameron como Caleb Holt, Erin Bethea y Katherine Holt.

La historia de Caleb es el eje de la historia que nos muestra su trabajo como el capitán del cuerpo de bomberos de Albany y como parte del desgastado matrimonio Holt. La manera de resolver los conflictos y el cambio en las prioridades de los Holt es mediada por una intervención del padre de Caleb quien le presenta un programa para recuperar su matrimonio basado en lecciones bíblicas.

Lo verdaderamente interesante del guión es también su talón de Aquiles: la transformación total de los personajes y los giros que no son tan predecibles como desorientadores, ya que al final las identidades de ambos personajes son totalmente negadas por lo abrumador de las emociones.

Particularmente me gusta esta película porque, a pesar de lo cursi que puede parecer a primera vista, tiene un significado que trasciende las creencias religiosas por cuanto la persistencia y el compromiso como la base del matrimonio Holt nos involucra a nivel personal, tanto, que nos hace olvidar por un momento los pocos argumentos técnicos que utilizan para entregar su mensaje. 

Soldados de Dios (Jesus Camp, 2006)

Para no haber sido ganador del premio de la Academia en 2006, Jesus Camp ha recibido tanta atención como se merece. En su momento, su importancia fue eclipsada por An Inconvinient Truth, el documental ganador del Oscar que expuso de manera práctica la dimensión del calentamiento global.

Jesus Camp es uno de los documentales más provocadores y controversiales de la década y es un muy interesante referente para que los individuos de países demócratas sean cuidadosos y sepan en donde está dibujada esa delgada línea que separa a la política de la religión.

A pesar de lo complejo del argumento del documental, trataré de dibujar un croquis que les aliente la curiosidad.  Cada verano, desde 2001 los miembros de varias (muchas, en realidad) iglesias neopentecostales enviaban a los niños de sus comunidades a Kids on Fire School of Ministry, un campamento en donde, según sus organizadores se les estimulaban y catalizaban los dones y valores cristianos.

El seguimiento que las directoras Heidi Ewing y Rachel Grady le hacen a lo que sucede antes y durante el campamento resulta ser un tanto revelador y logra explicar muchos de los comportamientos que se han adoptado en la sociedad occidental, así como los argumentos políticos y sociales que han determinado el destino de los Estados Unidos, lugar en donde toma lugar la investigación.

La manera en que los pastores transmiten las ideologías ultraconservadoras en un ambiente de intolerancia total ante la diferencia tomando como bandera la biblia es por lo menos preocupante y revela una compleja trama que vela por la formación de electores determinados a morir por una causa netamente política. Los referentes a seguir durante el documental son Rachel, Tori y especialmente Levi, tres de los cientos de niños que participaron en el campamento en 2005, cada uno con perfiles diferentes y con una voluntad un poco inquietante de servir a Dios.

Mientras vemos Jesus Camp es necesario tener en cuenta que en 2005 el presidente de USA era George Bush y bajo su mando se libraba una febril cruzada en medio oriente en nombre de la democracia y sobre todo en nombre de Dios, no en nombre del petróleo ni nada por el estilo…

Yo no soy tan trascendente como José Saramago en sus afirmaciones con relación a la iglesia, (les recomiendo Cain, para empezar…) pero si hay algo con lo que estoy de acuerdo con él es que, con todo respeto, en muchos casos los lideres religiosos podrían hacer unas elecciones lingüisticas más adecuadas a la hora de describir los instrumentos para conquistar sus fines, me refiero en específico al lenguaje guerrerista que es utilizado y lo poco adecuado que resulta para un país en guerra. De esto trata una de mis escenas favoritas de Jesus Camp en donde realizan inclusive una representación con los niños disfrazados de soldados, lo cual deja al campamento en una posición ética muy comprometedora con respecto sus fines.

La manera en que las directoras presentan las secuencias es imparcial, pero desafortunadamente pecan por generalizar los comportamientos de las comunidades religiosas. Algo muy interesante es que, después del estreno del documental, Kids in Ministry International, decidió cambiar sus instalaciones indefinidamente para no ser objeto de posibles actos vandálicos y protestas… es una lástima que lo único que cambien sean las instalaciones.

 

Libranos del mal (Deliver us from Evil, 2006)

En términos muy simples: es básicamente una investigación del caso de Padre Oliver O'Grady, quien abusó, como mínimo, de 25 niños en el norte de California entre 1973 y 1991.

La manera como fue encubierto y la revelación de porque aún hoy recibe una pensión de la iglesia al haber sido relevado de su cargo son los aspectos más significativos de este documental nominado al premio de la Academia en 2006.

A nivel general, la investigación de Amy Berg además expone los recursos legales, el poder y las ridículas cantidades de dinero que la iglesia católica debe invertir en limpiar y proteger su reputación. Este documental no da lugar a dudas ni tarda en presentar conclusiones.

Enfrentando a los Gigantes (Facing the Giants, 2006)

Un drama con muy poco drama, si me permiten decirlo. La verdad no te atrapa ni por diez minutos en ninguna de sus etapas. Además de presentar un argumento poco realista presenta por primera vez lo que se convertiría en la típica formula de Alex Kendrick en la que el hombre, por el sólo hecho de ser hombre, (de carácter determinado) salva el día al ser escuchado por Dios.

Grant Taylor, interpretado por Alex Kendrick, (a veces me pregunto porque la productora no se llama Kendrick Bros o Kendrick Pictures…) es un entrenador de futbol americano de una escuela cristiana y no pasa por un buen momento en ninguno de los aspectos de su vida, los malos resultados amenazan la permanencia de su cargo, los padres de familia no lo quieren, descubre que no puede tener hijos y, la cereza del pastel, su carro se daña. El resto de la trama es tan predecible que no es necesario mencionarla (miren quien la escribió y quien la dirigió).

La simpleza de los ideas supuestas no son para nada enriquecidas por los diálogos prefabricados, (y no me refiero a las citas bíblicas) el convencimiento de las actuaciones ni en su punto más alto llegan a ser por lo menos aceptable y la cantidad de detalles de fotografía y de manejo de cámaras mismo dejan a esta película como un momento para olvidar. 

La pasión de Cristo (The Passion of the Christ, 2004)

La pasión de Cristo, o también conocida como la obra cumbre de antisemitismo fue aclamada desde el punto de vista técnico y controversial desde los demás puntos de vista. No hay duda que la fotografía y el maquillaje es impecable (un guiño para el ojo sangrante de Jesús), y que dependiendo lo involucrado que esté el espectador sus emociones serán movidas por la banda sonora, pero el director Mel Gibson asumió muchos riesgos en la elaboración del guión, el rol que le dio a los personajes y la manera en que los presentó, y sobre todo en las ideas que sugiere el filme.

De cualquier manera lo que se le valora a Gibson, y de eso no hay duda, es el haber hecho algo nuevo con una historia sobre eventos plenamente conocidos por los espectadores. Esta película que muchos clasifican en el género “gore”(si, el mismo de Canibal Holocaust y The Texas Chainsaw Massacre n_n ) tiene mérito teniendo en cuenta que es lo que llamaríamos un guión adaptado (no necesariamente de La Biblia) y asumiendo que los eventos ahí presentados son la interpretación del artista, no necesariamente un recorrido documental de los hechos.

En este sentido, pienso que la película logra un más que cualquier otra mencionada anteriormente en la medida en que no es totalmente necesaria la fe para valorarla y entenderla. Los supuestos religiosos pueden tomarse como la base del guión y, como lo dije anteriormente los elementos técnicos y las actuaciones hacen el resto.

En caso contrario, si el espectador es creyente (y no es judío) puede llegar hasta las lágrimas o al punto de no tolerar las escenas de tortura por el nivel de cercanía con lo expuesto. En cualquiera de los casos, el director triunfa. La duda que me queda al final de esta película es ¿Se puede ser un  poema al amor con solo palabras de odio? 

El final del espíritu o A Punta de Lanza (End of the Spear, 2005)

En mi concepto, la película de mensaje cristiano con mejor guión que he visto hasta ahora. Basada en hechos reales, (la realidad supera la ficción una vez más) narra un viaje desde la verdad hasta el perdón de una manera realista sin hacer énfasis en las razones, pero que valora la inteligencia del espectador al mostrar de manera implícita el valor de ser verdadero testimonio de lo que se cree. Hasta aquí llega el éxito de End of the Spear, que de haber sido presentada por un director “más comercial” seguramente hubiera aprovechado de mejor manera la complejidad de los personajes y las relaciones entre ellos sin dejar lugar para reflexionar sobre la posible agresión ideológica que es presentada como evangelización.

El protagonista es Steve Saint, hijo de Nate Saint, uno de los cinco misioneros asesinados por los indígenas Auca en 1956. Al igual que su padre, Steve viaja al Ecuador varios años después como misionero (era un niño cuando su padre fue asesinado) y eventualmente termina descubriendo que uno de los “evangelizados” es el asesino de su padre. Lo que viene de ahí en adelante lo pueden conseguir en Google, o en el libro homónimo en donde todo está narrado detalladamente, pero les recomiendo que no se pierdan la experiencia de ver la película, resulta inspiradora en realidad. 

Oscar y la dama de rosa o Cartas a Dios (Oscar et la dame rose, 2009)

Oscar et la dame rose tiene muchos detalles del guión parecidos a Letters to God, tantos que las productoras decidieron ponerles el mismo título en español. A pesar de que ambas tratan una temática parecida la manera de abordarla es totalmente diferente, la película de 2009 es una adaptación del tercer capitulo del libro de 2002 Cycle de l'Invisible del autor francés Éric-Emmanuel Schmitt y presenta una historia íntima que explora los personajes principales en su totalidad, los desarrolla y los lleva a estados complementarios. Está historia a pesar de su complejidad y lo sensible del tema está presentada en un lenguaje tan simple que puede ser visto por niños.

El rol más importante es el de Mamie Rose, una vendedora de pizzas que se convierte en un personaje determinante para la vida de Oscar, un paciente de cáncer terminal quien a su vez, con los textos de sus cartas y sus conversaciones diarias se convierte en un agente de cambio para la desordenada vida de Mamie Rose, quien matiza sus historias de animo a Oscar con metáforas de su vida de luchadora.

 

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes 

Sobre el autor

Rodrigo A. Rodríguez

Rodrigo A. Rodríguez

Kudos y Críticas

Rodrigo A. Rodríguez Fuentes. Profesor. Amante de todas las formas de arte. El cine lo apasiona y lo libera, en su columna Kudos y Críticas ofrece un acercamiento informal a las películas de todos los tiempos que merecen una mirada por ser una referencia obligada desde la crítica o simplemente por el valor que poseen en la cultura popular. Sus referencias incluyen desde documentales independientes de países remotos hasta las conocidas producciones de Hollywood.

2 Comentarios


LUIS ENRIQUE 06-01-2019 11:58 PM

donde puedo enviar un guion para una película cristiana nombre de un relato confeccionado por mi con titulo No puedo perdonar

jose carmona 05-08-2019 03:50 PM

Luis Enrique yo soy producctor y estoy buscando un guiom cristiano si deseas podemos trabajar sobre tu guion mi correo es mxacineytelevision@gmail.com puedes ver mi pagina www.maxprensa.com

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El cine colombiano de antes: su evolución a lo largo del siglo XX

El cine colombiano de antes: su evolución a lo largo del siglo XX

  El romance de Colombia con el séptimo arte empezó en 1895. Todo inicia dos años después de la aparición del cinematógrafo, su...

Tom Cruise, de regreso a la ciencia-ficción con Oblivion

Tom Cruise, de regreso a la ciencia-ficción con Oblivion

Es indiscutible: la ciencia-ficción ha vuelto a estar de moda. Todos los grandes nombres de la industria cinematográfica de Hollywood...

Cine: hace 20 años de…

Cine: hace 20 años de…

  En un principio, al pensar en el año 1998 es posible que no se antoje un año especialmente relevante en el mundo del cine porque ...

El lobo de Wall Street: locura y más locura

El lobo de Wall Street: locura y más locura

Martin Scorsese tiene 71 años de edad y sigue con el  mismo brío y dinamismo de siempre. Es uno de los maestros del cine, sin dudas....

Mi novio es un zombie, una  parodia del género zombie

Mi novio es un zombie, una parodia del género zombie

Si el amor mueve montañas y transforma a quien toca, en especial a humanos que son los seres más complejos y volubles del planeta, ¿...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados