Cine

El cine como herramienta educativa

José Vicente Mestre

22/10/2019 - 08:00

 

El cine como herramienta educativa

 

Cuando Steven Spielberg recogió el óscar a la mejor película por la "Lista de Schindler", hizo un llamamiento a todos los profesores para que pasaran su película a sus alumnos y que no se repitiera el Holocausto.

Así, se puede comprobar cómo los propios directores de cine ven las enormes posibilidades pedagógicas que algunas películas pueden llegar a tener e invitan a los profesores a usar sus películas en el aula. Naturalmente, Steven Spielberg no filmó su película con el objetivo de ser una herramienta pedagógica, pero, sin embargo, lo es, y sería absurdo no utilizarla.

Numerosas obras literarias, tanto novelas como obras de teatro, han sido adaptadas al cine, por lo que existen películas que pueden sustituir, o complementar la lectura de dichas obras literarias. El problema puede encontrarse en el hecho de que algunas obras literarias son adaptadas de forma totalmente libre, incluso cambiando el argumento, como sucede en la película "Troya" que no es del todo fiel a la "Ilíada". Sin embargo, existen otros casos, por ejemplo las adaptaciones al cine de obras de Shakespeare por parte de Laurence Olivier, en los que estas adaptaciones cinematográficas son realmente fieles a la obra literaria original.

El cine ha intentado recrear diversas épocas y acontecimientos históricos, aunque puede surgir el mismo problema que en la cuestión de la materia de literatura. Puede ser que el hecho histórico no sea totalmente fiel, o dé una interpretación particular del hecho histórico en sí. Así, mientras "La lista de Schindler", por ejemplo, puede ilustrar de forma magnífica el Holocausto, cualquier parecido entre la realidad y la película "El Cid" con Charlton Heston y Sophia Loren es pura coincidencia. No obstante, existen muchas películas que pueden ilustrar hechos históricos, tanto sean películas con esa pretensión o películas de ficción, situadas en una época determinada.

En materias como Filosofía o Educación para la ciudadanía ya no es tan importante si la obra es fiel a una realidad literaria o histórica, sino que lo importante es la temática y cómo aparece en la película. En la película "El Cardenal" aparecen diversos dilemas morales; películas como "Te doy mis ojos" para ilustrar el tema de la violencia machista, “12 años de esclavitud” sobre el tema de la esclavitud en América o como "Hotel Rwanda" para mostrar el genocidio en Rwanda, son muy útiles debido a que pueden ser utilizadas como herramientas para provocar la reflexión por parte de los alumnos.

Desde el Grupo de Educación de Amnistía Internacional se ha elaborado una lista de más de 30 películas para ilustrar cada uno de los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, más el prólogo con la intención que los educadores las utilicen en sus aulas para provocar la reflexión sobre estas cuestiones relacionadas con la educación en derechos humanos.

 

José Vicente Mestre

1 Comentarios


Oscar Toro Vasquez 24-10-2019 07:46 PM

Apreciado José Vicente. Como un muchachito de primero de bachillerato, apenas comienzo a leer tus escritos y a deleitarme con tu pluma de tanto sabor caribeño, ajena a la rimbombancia a la que nos acostumbraron desde la infancia los "hombres letrados" del interior de Colombia. Estoy en Cali, aunque desciendo de colonos antioqueños que se establecieron en las montañas del norte del Valle del Cauca hace ya mas de una centuria. Sevilla, otrora llamada Capital cafetera de Colombia, en donde familias de pensamiento liberal sembraron la semilla de personajes inquietos por el arte y la palabra, como Lisandro Duque ( gran cineasta), Lino Gil Jaramillo ( escritor , pensador y poeta), Eduardo Toro ( escultor , Pintor, Fotógrafo), Oscar Gallego ( Músico director del Grupo Bandola) Jesús Franco ( pintor y pensador), Hugo Toro Echeverri ( Músico compositor e intelectual) Álvaro Rodríguez, (actor y director de teatro en Bogotá), Omar Adolfo Arango, (Escritor de pluma agraciada y anecdótica, posiblemente mas leído en Canadá que en Colombia); Oscar Toro Echeverri, mi padre, quien fue un artista integral ( políglota, músico, poeta, gran dibujante, pintor, traductor, corrector de estilo y un gran mamagallista). En fin, un panorama artístico y literario variopinto que subsiste hasta hoy día y al que no se le ha dado su verdadero valor en la historia de Colombia. Yo, Oscar Toro Vásquez, un simple mortal, Arquitecto sensible también a los asuntos que atañen al alma, aquello que no sea para medirse con un flexómetro, ni un cronómetro, ni que requiera de pruebas de laboratorio de resistencia de materiales. Escribo todo este "andamiaje" de palabras para darte a conocer someramente un poquito de lo que sucede en un rincón olvidado de nuestra patria y para agradecerte la deferencia de estar en la lista de elegidos para el "banquete gourmand" de tu deliciosa obra digital "Panorama Cultural". La pondré a circular entre mis amigos. Millones de Gracias y un fuerte abrazo.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Cine colombiano y los tiempos de Focine

El Cine colombiano y los tiempos de Focine

  En 1978, se crea la Compañía de Fomento Cinematográfico, Focine, entidad adscrita al Ministerio de Comunicaciones que ayudó a l...

Lone survivor: cine bélico sin interferencias políticas

Lone survivor: cine bélico sin interferencias políticas

Toda guerra en la que se ven implicados los norteamericanos acaba siendo plasmada ampliamente en el cine. Incluso puede dar origen a un...

Los juegos del hambre, un futuro aterrador

Los juegos del hambre, un futuro aterrador

Los juegos del hambre es antes de todo una novela de Ciencia ficción escrita por Suzanne Collins (autora de Las crónicas de Underland...

Películas de desastre: Un desastre de películas

Películas de desastre: Un desastre de películas

La música orquestada suena cada vez con más fuerza, el protagonista levanta su mirada al infinito y ve la inmensa amenaza que se dir...

La ciencia ficción nos advirtió

La ciencia ficción nos advirtió

Como cinéfilo, a menudo me pasa que siento que estoy viviendo en el futuro. No se trata, por supuesto, de haber conducido el Delore...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Los olvidados piratas de raza negra

Jorge Álvarez | Historia

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados