Cine

Madagascar 3: un diluvio de chistes en 3 dimensiones

Alfonso Moreno

26/06/2012 - 11:28

 

Es difícil evitar el fenómeno Madagascar. Lleva casi dos semanas en las salas de cine y parece que esto va a durar mucho más. Por eso, este fin de semana sentí la repentina necesidad de entrar en la sala de cine, ponerme las gafas oscuras y averiguar si realmente vale la pena.

El resultado fue inesperadamente satisfactorio y eso que andaba predispuesto. La mayoría de las críticas dicen que esta película no alcanza el nivel de las anteriores y puede parecer un poco floja.

En mi caso, considero que Madagascar responde con eficacia a las expectativas del espectador. Desde el principio y durante los 90 minutos, la trama nos tiene totalmente enganchados.

Seré franco y mordaz, como siempre. La historia en sí no es nada original y mucho menos el progreso de la historia. Todo es muy previsible. Nuestros cuatro amigos –Alex el león, Marty la cebra, Melman la jirafa y Gloria la hipopótamo– deciden encontrar a los pingüinos para regresar a su zoológico de Nuevo York. Con ese fin viajan a Montecarlo (en el sur de Francia), donde encuentran a los pingüinos envueltos en un caso de estafa (que también implica a los chimpancés).

Nada nuevo. La problemática sigue siendo la misma con los sentimientos encontrados del protagonista principal (el león) que sigue mostrando su malestar y una división entre su naturaleza doméstica (el zoo) y sus orígenes salvajes (la selva).

Pero, digamos que lo que caracteriza Madagascar no es tanto la originalidad de su trama sino más bien la simpatía de sus personajes y el humor con el cual se enfrentan a las situaciones más absurdas. Y en este caso, Madagascar 3 rompe las marcas de las anteriores versiones.

Nada más llegar a Montecarlo, el ritmo frenético deja al público sin aliento. Debo destacar la persecución entre los cuatro animales y una guardia de animales francesa, una mujer malvada que recuerda a un robot imparable sacado de las mejores películas de ciencia ficción.

Con más de 5 minutos de acción trepidante, la persecución me recordó algunos de los momentos más inolvidables del cine: como esa carrera delirante en Terminator 2 entre Shwarzeneger y el T1000. ¡Qué maravilla!

Y todo eso, subrayémoslo: con un uso muy oportuno de las 3 dimensiones. Para ser sincero, es la primera vez este año que disfruto de los efectos visuales, de las caídas, de los cambios de perspectiva, de la velocidad de las carreras.

No me gusta exagerar y los que me leen con frecuencia sabrán que soy muy crítico, pero el equipo de Dreamworks (detrás de todas estas proezas) merece una nota alta. Han sabido responder dichosamente a las expectativas del público que busca diversión y grandes sensaciones.

Les aconsejo que vayan a ver esta película en familia, con la novia, la esposa o los amigos, y que pasen un buen rato. Estas películas se disfrutan en grupo y con muchas crispetas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Frozen: un retorno al Disney más clásico

Frozen: un retorno al Disney más clásico

Disney tiene como costumbre celebrar la Navidad con mucho frío, nieve, renos y algún que otro trineo, y “Frozen, el Reino del Hiel...

¿Cómo ganar un Oscar?

¿Cómo ganar un Oscar?

Hubo una época en que yo también esperaba ansiosamente a que llegara la “temporada de premios” para decidir qué película ver en...

La vejez de los genios

La vejez de los genios

La historia fluye en un suntuoso spa que está situado a los pies de los Alpes suizos. Los protagonistas son dos viejos de algunos oc...

Alimentación y cine: una larga relación

Alimentación y cine: una larga relación

  El comedor, en muchas ocasiones integrado en la cocina, ha sido durante largo tiempo el lugar más importante de la casa, en tanto ...

¿Por qué Jack El Cazagigantes es un fracaso?

¿Por qué Jack El Cazagigantes es un fracaso?

Más de 195 millones de dólares se han gastado los productores de Jack El Cazagigantes y, sin embargo, eso no ha evitado un desastre e...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados