Cine

“Mis maestros me enseñaron que el arte se regala”: Mauricio Martínez

Samny Sarabia

25/07/2016 - 06:05

 

Taller de capacitación realizado por Mauricio Martínez en Valledupar

Compartir el conocimiento recibido de mentores nacionales e internacionales a lo largo de 20 años de trayectoria profesional y artística es la mejor manera que Mauricio Martínez ha encontrado para retribuirle a la vida todo lo bueno que le ha dado.

La espectacular interpretación del actor Frank Martínez en el personaje de Dionisio Pinzón en la telenovela ‘El gallo de oro’ en 1982 despertó su interés por la actuación, tanto que no dudó en tomar un bus hacia la fría capital para conocer al actor casanareño, dejando atrás a su cálido Codazzi para abrirse camino y lograr convertirse en actor porque ni en su tierra ni en Valledupar encontraba el espacio para desarrollarse artísticamente.

Llegando a Bogotá se encuentra con Santiago García Pinzón en el centro de la dramaturgia nacional, el teatro ‘La Candelaria’ donde estudió junto a este gran maestro. Años más tarde sale del país hacía Cuba donde se forma como director de cine, en Argentina estudia montaje para cine y finalmente, en Chile realiza estudios complementarios en dramaturgia.

En cada uno de esos lugares de formación expresa que aprendió de grandes maestros que le enseñaron que antes de ser actor debía ser buena persona y que el arte estaba hecho para regalárselo a la gente para su disfrute. Por eso, a través de los diferentes talleres de actuación que ha dirigido en el país busca devolver parte de lo aprendido.

“En Cuba estudié con la entrenadora de Al Pacino y me relacioné con grandes directores de cine y aprendí sobre todo a ser persona. Al sentarme a hablar con esta señora que entrenaba a uno de mis actores favoritos, entendí que no era difícil, que ella me hablaba con amor, me enseñaba con pasión y de esa manera quiero regalar eso a la gente. Con estos talleres trato de enamorar a la gente del arte”, dice.

En el universo del espectáculo se le ha visto dirigiendo, actuando y seleccionando los elencos para grandes producciones de Caracol y RCN. Su  trayectoria en televisión empieza en 1999 cuando fue el director de casting de la novela ‘Me llaman Lolita’, prontamente su trabajo se extendió a ‘Yo soy Betty la fea’, El Inútil’, ‘La costeña y el cachaco’, ‘Merlina mujer divina’, ‘En los tacones de Eva’, ‘Novia para dos’, ‘Cinco viudas’, ‘Rafael Orozco el ídolo’, ‘El día de la suerte’, ‘Confidencial’ y recientemente, ‘La Cacica’, una historia basada en la vida de la exministra de cultura, Consuelo Araujo. En estas producciones se desempeñó como actor, en otras como director y director de casting. En ese recorrido fue más allá de su cometido inicial, no solo conoció y dirigió a Frank Martínez, también fue su amigo.

Desde el inicio de sus primeros talleres se preocupó por reflexionar sobre la calidad y la estructura que estos espacios de capacitación deberían ofrecer a aquellas personas que quieren hacer de la actuación una profesión seria y fecunda, como él lo buscada dos décadas atrás. Más que enseñar trucos mágicos que no existen y revelar ejercicios, su pretensión y gran preocupación es concientizar que ser actor no es cuestión de moda sino un estilo de vida que se debe asumir con la mayor seriedad posible y la disposición de una preparación constante.

Mauricio conoce la movida de la televisión en Bogotá, sabe que el departamento del Cesar se ha convertido en los últimos años en un set de grabación, que se aproximan otras producciones como la bionovela sobre la vida de Kaleth y la dinastía Morales, una apuesta del canal Caracol que en la presente semana inician con la realización de casting en Valledupar y teme que los talentos de la ciudad no tengan la suficiente preparación para aprovechar esta oportunidad.

Es por ello que hace una semana terminó un taller donde estuvo capacitando a aproximadamente 20 personas en el arte de la actuación. De esos 20 prevé que al menos 13 llegarán a ser buenos actores porque, según dice, no dicta talleres ni para extra ni figurantes sino para personajes que tengan un papel destacado en toda la novela. “Mi pensamiento es que cuando uno se forma debe apostarle a personajes grandes porque tiene las capacidades, las cualidades, el talento, la disciplina y la pasión que debe tener cualquier persona de hacer lo que le gusta”.

Con ojo de experto reconoce que en el Cesar hay tanto talento que está regado en las calles pero que hay que recogerlo y formarlo, por lo cual entre 01 al 12 de agosto estará dirigiendo un segundo taller en la casa de la cultura de 6 a 9 pm de lunes a viernes para aquellas personas que quieran cultivarse en la actuación porque tener la disposición para ser actor no es suficiente si no se tiene la disciplina y una gran dosis de perseverancia.

En estos talleres que tienen diez días de duración, Mauricio reflexiona junto a sus aprendices sobre las capacidades que éstos tienen para el ejercicio de la dramaturgia y si éstas son suficientes para estructurar una carrera sólida. Dentro de ellos, expresa encontrar de todo, gente muy talentosa que con mayor preparación seguramente será el relevo para la presente generación de actores colombianos y uno que otro que solo va en la búsqueda de trabajo pero ahí está él para aclarar que no se dedica a dar empleos ni a hacerles promesas irrealizables pero sí recomienda a aquellos en los que observa cualidades resaltables.

Consciente que en diez días no es tiempo para adquirir la preparación suficiente para desempeñarse como actor, Mauricio complementa las tres horas diarias del taller con el análisis de escenas de películas y les facilita una serie de 30 libros para que sigan cultivándose como actores. En diez días solo alcanza a suministrarles los parámetros  de cómo estudiar, de ahí en adelante cada uno deberá seguir trabajando los ejercicios e investigando.

Para Mauricio no fue fácil entrar al mundo del entretenimiento, mucho más complicado fue encontrar la manera de formarse para manejar los lenguajes del cine, el teatro y la televisión. Ahora con muchos proyectos profesionales y con ganas de sembrar en el Cesar, se encuentra apostándole al talento local, en creer en que a través de un esfuerzo serio y consecuente es posible que el trabajo de los actores costeños sea más valorado en los grandes canales y por el público de todo el país.

Es un convencido que de la mano de Dios y una constante preparación, llegan las oportunidades de trabajo, que solo la perseverancia es capaz de abrir de par en par las puertas más atrancadas, que la pasión por lo que se hace es capaz de sobrepasar cualquier barrera, que la fama es efímera y que en el fondo lo que toda persona busca es sentirse feliz por y con lo que hace. Para él la felicidad está representada en la actuación, en hacer cine y en seguir regalando tanto arte como le sea posible.  

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El hombre de acero: entre semi-Dios y súper-héroe

El hombre de acero: entre semi-Dios y súper-héroe

‘El hombre de acero es uno de los más llamativos estrenos de este año 2013. Una nueva apuesta de Warner para resucitar la saga de S...

El Hobbit: ¿El gran viaje prometido o más de lo mismo?

El Hobbit: ¿El gran viaje prometido o más de lo mismo?

Hace semanas y meses que los amantes del cine de fantasía esperan la llegada de El Hobbit, la primera película basada en la novela de...

La llegada y el poder innegable del lenguaje

La llegada y el poder innegable del lenguaje

En “La llegada”, Louise Brooks (Amy Adams) interpreta el papel de una reputada experta en lingüística que debe afrontar la trá...

Tan fuerte y tan cerca: otra perspectiva sobre los atentados de Nueva York

Tan fuerte y tan cerca: otra perspectiva sobre los atentados de Nueva York

Los atentados perpetrados el 11 de septiembre en las torres gemelas de Nueva York fueron el mayor ataque a Estados Unidos en toda su hi...

Trascendence: el peligro extremo de la inteligencia artificial

Trascendence: el peligro extremo de la inteligencia artificial

Con Trascendence, el director de cine Wally Pfister y su guionista Jack Paglen se atreven a poner en escena una de las premisas más ...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube