Cine

Algún día es mañana

María Ruth Mosquera

18/12/2018 - 06:10

 

Algún día es mañana
Imagen extraída de la portada del documental Algún día es mañana

“Les voy a contar la historia que ha pasado aquí en mi pueblo, me quemaron la casita que tenía ahí en Las Pavas. Por culpa de las palmeras yo he quedado a la deriva. Por culpa de las palmeras tengo un dolor en el alma”.

Cantan la memoria. Claman con sus pregones armoniosos por la reivindicación de sus derechos económicos, sociales, culturales, ambientales; por su derecho a la vida en su tierra. Con versos, la comunidad resiste, de forma pacífica, las amenazas de nuevos desplazamientos y los ataques de una empresa de palma aceitera y grupos armados ilegales.

Pero “algún día es mañana” y, entonces, se develarán las verdades y cada quien ocupará el lugar que le corresponde. Por eso, esos cantos expresan también su esperanza, su renuncia a la venganza y la entrega de ésta a quien todo lo puede: “Pero yo no me preocupo porque sé que un día es mañana, viene la peste cogollera para la palma africana. Como yo no tengo fuerza para hacer una venganza, se la dejo al Dios del cielo que es el dueño de mi alma”.

Las Pavas se localiza en jurisdicción del municipio de Canalete en el departamento de Córdoba (Colombia), realmente la población se llama Buenos Aires-Las Pavas, aunque este primer nombre resulte ser una antítesis de la realidad de las comunidades allí, porque no son buenos los aires que les ha tocado respirar, por cuenta del despojo, protagonizado por la comunidad, 123 familias hoy agrupadas en la Asociación de campesinos de Buenos Aires, Asocab, a las que el mundo está conociendo como emblema de resistencia, resiliencia y esperanza.

Su historia, sus luchas, sus llantos y sus cantos están registrados en ‘Algún día es mañana, un documental producido por la Fundación Chasquis y Associazione REC de Suiza, como memoria del caso y la resistencia pacífica de esta comunidad, cuyo estreno online se realizó el pasado cinco de diciembre, fecha desde la cual se encuentra a disposición de la audiencia en el mundo entero, recibiendo comentarios favorables, por constituirse en ejemplo fundamental en el ejercicio y el deber de construir memoria histórica. Se trata de una cinta de 70 minutos de duración, que además de YouTube, está alojada en varias páginas de Facebook.

El estreno online de este film llega después de haber ganado el Panorama du Cinéma Colombien de Francia, como mejor película, en el año 2015. En el año 2013 recibió el Premio del International Human Rights Forum en Lucerna, Suiza; la Beca del Ministerio de Cultura y el Centro Nacional de Memoria Histórica para proyectos museográficos sobre memoria; una Nominación para los Premios Shock en la categoría “Grabación Especial”. Asimismo, la Asociación de Campesinos de Buenos Aires - Las Pavas (ASOCAB) recibió el Premio Nacional de Paz en Colombia. Ese mismo año las familias campesinas de ASOCAB fueron reconocidos oficialmente como víctimas de desplazamiento forzado por la Unidad de Víctimas del gobierno colombiano.

“Algún día es mañana” es uno de los productos del proyecto ‘Les voy a contar la historia - un homenaje a la lucha pacífica de los campesinos de Las Pavas – Sur de Bolívar’. Es un proyecto transmedial que visibiliza la situación que viven las comunidades campesinas de Colombia en su lucha contra los grandes proyectos agrícolas y mineros. El caso de la hacienda Las Pavas ha sido emblemático en el tema de restitución de tierras, pero sobretodo ha sido un ejemplo de resistencia pacífica con el premio nacional de paz en el año 2013.

Además del documental cuenta con un disco compacto que contiene 14 canciones en las que cuatro cantautores campesinos cuentan la historia de su comunidad, desde los días pacíficos en abundancia hasta hoy, el cual fue presentado en Julio de 2013. Son músicos naturales, unidos en la agrupación Los Paveros que han ofrecido conciertos en sitios como la Biblioteca Nacional en Bogotá, y eventos como Concierto Unidad de Víctimas - Día de los DDHH, en Cartagena; Día de las Víctimas - Centro Nacional de Memoria Histórica, en Bogotá, y Lanzamiento Conferencia Migración Forzada, en la Universidad Javeriana.

También se ha realizado una serie de exposiciones fotográficas en Suiza y una exposición interactiva en la Feria del Libro en Bogotá, Colombia. “La instalación ‘Les voy a contar la historia’ fusiona medios visuales, sonoros y tecnológicos. Compila una selección de cantos realizados por miembros de la comunidad de Las Pavas contando su historia del pasado, pasando por el presente hasta el futuro. A través de proyecciones a gran escala se generan entornos que sitúan al visitante en Las Pavas, inmersos en la fauna, flora, los colores y sonidos característicos de esta región y así, pueden imaginar la calidez y los olores de la misma”, dijo en un comunicado la sinergia de organizaciones unidas en este proyecto.

Añadieron que “de forma paralela, transformamos una casa tradicional de las familias de Las Pavas - elemento sagrado, simbólico y clave para la comunidad - en un emisor que cuenta la historia de Las Pavas. Después de esta experiencia inmersiva, el visitante que ha escuchado la historia de la comunidad, es invitado a enviar un mensaje a los protagonistas de la historia, utilizando como medio la plataforma twitter @RetornoPavas desde cualquier lugar a través de #LesVoyAContarLaHistoria. De esta forma, se crea un archivo en tiempo real de cada mensaje que compartimos con la comunidad de Las Pavas. Además, de esta manera cada mensaje se hace público, global y viral”.

Se suma como producto, el libro ‘Recursos naturales: Desplazamiento forzado. Un viaje a Colombia’, de Jann Duri Bantli, quien ha acompañado la comunidad de Las Pavas como observador de Derechos Humanos. El documento presenta tres casos de desplazamiento forzado, incluso el caso de Las Pavas.

Hoy esta comunidad sigue catando, luchando, creyendo, esperando que la Justicia, tanto de la tierra como del cielo, haga justicia con ellos. Por su parte, el equipo de organizaciones que se han preocupado y ocupado por acompañarlos, por reconstruir su historia y ponerla en formatos asequibles para el mundo, abren la oportunidad para acercar las visiones hacia esa Colombia profunda y resistente -que aún se antoja inverosímil para muchos– que muestra las devastaciones causadas no sólo por los grupos armados sino por las multinacionales y grandes emporios económicos.

 

Mariaruth Mosquera

@Sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

‘De la escritura al montaje’, un laboratorio de formación audiovisual

‘De la escritura al montaje’, un laboratorio de formación audiovisual

  Los realizadores audiovisuales locales no se detienen, insisten en propiciar espacios de concertación y formación que brinden s...

Escándalo americano o la escandalosa América de los 70

Escándalo americano o la escandalosa América de los 70

Siempre me han gustado las películas con un fondo existencialista, algo de filosofía, superación y reflexión, y “Escándalo ameri...

La huesped, otra obra de Stephenie Meyer llevada al cine

La huesped, otra obra de Stephenie Meyer llevada al cine

Es difícil enfrentarse a una nueva adaptación de la obra de Stephenie Meyer (responsable de la saga Crepúsculo) libre de prejuicios...

Nina Paola Marín:

Nina Paola Marín: "No somos un valle, sino una isla"

Nuestra Costa Caribe es rica en sucesos y nuestra narrativa digna de contar en la pantalla gigante. Algunos aseguran que Gabriel Garcí...

Warcraft: un salto olímpico del videojuego al cine

Warcraft: un salto olímpico del videojuego al cine

Siguiendo las pautas marcadas por la famosa serie de videojuegos (de la cual me declaro un gran fan), Warcraft recrea la primera guer...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube