Cine

Glass: la pieza de intriga de una historia con el poder del espejo

John Harold Giraldo Herrera

04/02/2019 - 03:20

 

Glass: la pieza de intriga de una historia con el poder del espejo

 

Para ver Glass (2019) es necesario ser detective, o al menos, estar interesado en las pistas y piezas, así como en los símbolos y detalles o al menos contar con el interés de verse en el espejo.

No se trata de una película compleja en su narrativa, sí muy inquietante. Al ser una trilogía, con posibles nuevas películas, por quedar abierta, ha construido una red, para navegar entre sus líneas y ejes, hasta quedar atrapados, también para contemplar el reflejo. Night Shyamalan siempre sorprende, y gravita entre ser considerado el peor o el mejor por sus direcciones. De hecho. El Protegido (2000) Split o Fragmentado (2016) no fueron pensadas de modo articulado, en cambio la reciente Glass teje una relación para dar con lo que se convirtió en un organismo fílmico.

Glass une a uno de los actores más consecutivos en las películas de Shyamalan, Bruce Willis, en el que en El protegido, David, vive el incierto de tener un aparente súper poder, aunque su vida es sencilla y tranquila, siendo uno de los guardianes en un estadio de fútbol americano, sin embargo, su instinto hace que se destaque por ver más allá y saber cuándo una persona puede ser una amenaza a la seguridad. También de él, sabemos que fue el único sobreviviente en el accidente de un tren descarrilado. En esa misma película se haya el hombre de cristal, contrario a David, su fragilidad se manifiesta porque, al aprisionar su cuerpo, se desbarata. Entre ellos dos, el misterio y los extremos unen historias e intereses. Luego llega uno de los éxitos y películas más sonadas del cine, en la que Edgar Allan Poe quedó corto al mencionar las disyuntivas de William Wilson, y desde un caso real, se reconstruye la figura, encarnada en el actor James MaCavoy, en el personaje con 24 personalidades, que terminan siendo una entidad llamada La Horda, con la La bestia singular, el ser extraño, caníbal, que se alimenta de carne humana, de personas que considera impuras por no haber experimentado el dolor.  Esa sola idea de ser uno y veintitrés distintos a la vez nos deja perplejos.

Sexto sentido (1999) o Split (2017) constituyen los picos más altos de la carrera de Shyamalan, donde la crítica lo ha venerado. Glass es un intento de recuperar el misterio, los giros narrativos, cautivar y producir un asombro desde el espejo. Y lo logra, porque al verla, se desplaza en nosotros, un querer apostar por esas escenas y esos detalles que, resultan enriquecidos porque pueden interpretarse de muchos modos. Por ejemplo, en Glass, existe una doctora que reúne a los tres para estudiarlos y convencerlos de que sus poderes no son sobrenaturales. Allí emerge una inquieta discusión sobre la lógica y lo mágico, entre la razón y la ficción. Igual, la mujer, lleva como otros un tatuaje de trébol en los brazos, lo que da pie a pensar en una sociedad secreta con intenciones de aniquilar lo que no debería causar un caos.

Shyamalan juega con nosotros, se divierte, porque podemos pasar de un momento de suspenso a uno de nimiedades, estar en la cúspide de la emoción y, luego, bajarnos a las más endebles de las emociones. Lo que actúa en Glass es que se elabora un plan, uno en el que el poder de la mente o de la inteligencia nos da unas bofetadas y quedamos con un aire de fascinación por el modo en que nos han contado una historia que nos satisface. Y no es cuestión de complacencias, son los recursos, las actuaciones, los guiños, los recónditos pasajes por donde nos traslada, lo que surte un efecto de agradecimiento por habitar el lenguaje cinematográfico con diversión e inquietudes. Ese cristal que es el cine, devuelve y proyecta miradas, nos asomamos y se difuminan partículas de sentido.

Lo recuperado por la película, comprende el lado más atractivo de las dedicadas a los súper héroes. De hecho, para mí, no se trata de una de ellas, sino de una especie de matriz, porque el cómic es donde se urden las intrigas que pueden conectarse a los hechos y estructuras narrativas.  Glass es una oda a esa génesis de muchas historias trasladadas a la pantalla grande. Además, porque le confiere el valor al súper héroe que debemos amar y proteger.

El tejido nervioso que ha construido Shyamalan nos devuelve a esa recóndita circunstancia: la de una conspiración en la que alguien trama una historia mayor, pero en los intersticios de las vidas, ahí en esos estadios, donde uno trabaja, cuenta con un smartphone, ahí donde se sitúa la existencia, están ocurriendo, ahora mismo, las historias que queremos sigan desenvolviéndose, con ese toque de intriga, un arsenal de resolución y una dosis decisiva por seguirla tejiendo.

Glass es una película para celebrar. No soy detective, pero activar la sospecha, reconocer que esa película nos condujo por callejones donde estuvieron las luces apagadas, vivimos la penumbra y también amaneció y siguió transcurriendo el tiempo, y uno continúa sentado en esa butaca, queriendo que no se acabe, que continúe, que llegue de nuevo una historia. el espejo, nunca es fiel a lo que muestra y es fortaleza se aplaude con lo articulado por Shyamalan.

 

John Harold Giraldo Herrera

Periodista y documentalista | Docente asociado a la Universidad Tecnológica de Pereira

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Títanes del Pacífico: puro espectáculo visual y poco más

Títanes del Pacífico: puro espectáculo visual y poco más

Hacía tiempo que no escribía con este espíritu y muchos de los que leen mi columna saben a qué me refiero: un espíritu “cinescr...

“El cine no es un negocio de afanes”: Diana Bustamante

“El cine no es un negocio de afanes”: Diana Bustamante

Fuerte, así es la voz, la personalidad y el trabajo que ha hecho Diana Bustamante en el mundo del cine colombiano para que su nombre...

Los Viajes del viento, elegida para el Festival Binacional de cine Colombia- Venezuela

Los Viajes del viento, elegida para el Festival Binacional de cine Colombia- Venezuela

El Cesar puede vanagloriarse de tener a un cineasta como Ciro Guerra.  El autor de la película “La sombra del caminante” (2005) ...

El Gran pequeño: cuando la fe y el optimismo lo pueden todo

El Gran pequeño: cuando la fe y el optimismo lo pueden todo

El Gran pequeño (“Little Boy”) es el nombre del largometraje producido por el mexicano Eduardo Verástegui que se posicionó com...

Polvo de estrellas: la parodia de Hollywood desde Hollywood

Polvo de estrellas: la parodia de Hollywood desde Hollywood

Cronemberg firma con “Polvo de estrellas” (Maps to the stars) una sátira interesante donde descubrimos un Hollywood decadente, r...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube