Cine

Los polos opuestos se atraen

John Harold Giraldo Herrera

18/02/2019 - 04:00

 

Los polos opuestos se atraen

 

Green book es una de las películas nominadas a ganar la preciada estatuilla del Óscar a mejor película. Su mérito consiste en ser muy cercana al público; de las nominadas no hay otra que tenga esa forma de relacionarse con tanta gracia y favorabilidad, sujeta al espectador con técnicas para no dejarlo respirar o mantenerlo con sensaciones extremas y carismáticas.

Es una película para festejar, tanto como sus personajes, el público obtiene una dosis de frescura y confort muy memorables. La trama: una pareja disímil, ese gancho nos tendrá pendientes de lo que pueda ocurrir entre dos mundos y modos de ver la existencia muy diversos: un afroamericano que toca el piano de manera muy virtuosa y una especie de guardaespaldas con vivacidad y carácter para enfrentar las vicisitudes. La técnica: una película de camino, de hacerse en medio de la andanza, un road movie, como lo llaman. Pero más, con ingredientes como el humor, y con modos de narrar en los que, como Sancho Panza y Don Quijote, ambos se entrecruzan y tienen un poco de cada cual. El contexto: una sociedad excluyente, donde los afros no pueden convivir en el mundo de los blancos.

Películas de contrastes sociales existen muchas, una de las más exitosas y recientes del cine francés, fue la premiada Intocable (2011), en donde el de elite se cruza con el supuestamente “vago” afro que lo va a atender, dada su incapacidad corporal. En el encuentro suceden los intercambios, ocurre la inevitable simbiosis y los mundos distantes van ampliando sus fronteras.

Ahora, en Green Book, el marco social de referencia aparece, independiente, si coincide o no con lo que sucedió en la historia, con la segregación, con la mirada discriminatoria. Para empezar, en una escena, Lip, un italoamericano, no logra zafarse de su repudio por los afros, mientras que su compañera, los atiende y les sonríe, a él le molesta y les incomoda. Del otro lado, estamos frente a la figura de un prodigio de la música, Sir Shirley, que interpreta música muy refinada, es afro, vive como cualquier persona con los privilegios de la élite, aunque, su mundo no es de su cultura, sino de su clase social. Hay distancias y cercanías, como espectadores las experimentamos y vibramos con los puentes que se van estableciendo.

Hablamos entonces que Green Book es una película aplaudida por quienes la ven y respaldada por críticos, quienes han valorado el guion, lo destacado de las actuaciones y el ritmo narrativo con el que se nos mantiene activos. Luego, es fortuito que una persona dotada de virtudes y conocimientos avanzados, vaya encontrando alternativas, y al tiempo, alguien más formado de calle, pueda apreciar y concederle valor a unos modos de vida refinados y apreciar lo que podríamos denominar como arte de salón.

El camino traza rutas y al recorrerlo transforma a quienes lo atraviesan. Dos similares compartiendo pueden convivir con gusto, dos diferentes, podrían estar más separados o intercalar esas experiencias y tratos, esos gustos y preferencias, entre los que aparecen complacencias por aprender y desestabilizar las rutinas cotidianas. Como espectadores vivimos un viaje musical, gastronómico, de sucesos en los que no habría lugar a cercanías, es un trasegar marcado por diálogos entre el que aparece como de arriba y el que está abajo, un ejercicio de confrontación política, un entrelazarse por estar en sintonía con la vida.

Green book sacude nuestras estructuras de pensamiento, en aquello que podemos desconfiar, damos un espacio para creer. Los Óscar se sitúan en un contexto de odios y amores, sabemos de más, que no siempre premia lo correcto y lo que en términos de lenguaje cinematográfico es lo elaborado con técnicas innovadoras. Green book es una película clásica, en el sentido de narrar con contrastes, de elegir métodos, de aplicar fórmulas. Aún así se muestra espontánea, sutil, fresca, alegre y con mucha vivacidad. Si los polos se atraen, Green book hace gala con una pareja de amigos que los recordaremos luego de haberlos visto en pantalla grande.

 

John Harold Giraldo Herrera

Docente Universidad Tecnológica de Pereira

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Cine sin crispetas, de Carlos Cesar Silva

Cine sin crispetas, de Carlos Cesar Silva

La reciente publicación de “Cine sin crispetas” de Carlos César Silva en formato PDF nos ofrece una mirada particular y crítica ...

Las referencias a la muerte y los ancestros en Coco de Pixar

Las referencias a la muerte y los ancestros en Coco de Pixar

  Desde su estreno la película animada “Coco” de Pixar ha sido objeto de muchas muestras de interés por parte de la crítica ...

Nina Paola Marin y Oscar Alvarado, una pareja de cine

Nina Paola Marin y Oscar Alvarado, una pareja de cine

  Es cada vez más difícil desayunar con la familia Alvarado-Marín. La ciudad en la que normalmente residen se está haciendo más ...

El vengador del futuro: ¿Un remake exitoso?

El vengador del futuro: ¿Un remake exitoso?

No les voy a esconder que la película que protagonizó Arnold Schwarzeneger en los años 90, “Total Recall”, es para mí una de lo...

El cine francés llega a distintos barrios de Valledupar

El cine francés llega a distintos barrios de Valledupar

Desde el mes de septiembre, la Alianza Francesa y la Alcaldía de Valledupar, a través de la Casa de la Cultura del municipio, han des...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube