Cine

Sanandresito: ¿Un chiste cinematográfico?

Alfonso Moreno

29/08/2012 - 11:30

 

Andrés Parra en SanandresitoAlgunos me criticarán por ser demasiado duro. Otros me darán la razón por decir las cosas como son. Así soy y así quiero mantener mi discurso en pro de la crítica cinematográfica.

Sanandresito es la última producción colombiana estrenada en los cines y toda la atención se gira hacia ella. Normal: después de la debacle propiciada por Mi gente linda, mi gente bella, todo los espectadores quieren buscar un argumento para decir que el cine colombiano tiene futuro.

Yo no quise hacer caso a los típicos comentarios negativistas que tachan cualquier película colombiana de mala y que no aportan nada nuevo. Me metí en la sala convencido de que algo interesante podía descubrir, pero a los dos minutos me di cuenta que estaba equivocado.

Sanandresito empieza como una película de muy bajo presupuesto y con una estética ochentera. En realidad, desde el principio parece que los propios directores no se hayan tomado en serio el proyecto y que hayan filmado una película para entretener (pero sin trascender).

Traté de no perder la calma. Durante unos segundos, pensé en salir volando de la sala pero, finalmente, hice lo que todo el mundo hizo inconscientemente: tomármelo todo como si fuera un chiste y olvidarme de las grandes producciones americanas o europeas.

A partir de ahí, empecé a disfrutar de la película y a observar algunos detalles interesantes. Es preocupante que para ver una película colombiana haya que hacer ese trabajo mental preliminar.

El teniente Tenorio (Andrés Parra), un policía mediocre del Sanandresito en Bogotá, se ve salpicado –junto con una sargento con quien mantiene una relación–, por un asesinato. Desde el punto de vista artístico y cinematográfico, esa tragedia se emplea más para crear una atmósfera y mostrar el nivel ruinoso de la policía bogotana, que para crear tensión y atrapar al espectador.

Todo lo que entretiene en esta película es una serie de chistes ligeros, los momentos en los que la sargento se desnuda y muestra su silueta atractiva, pero el resto es una inmensa pérdida de tiempo y un desgaste incomprensible de energía.

El giro final de la película expone la falta de imaginación de los guionistas. ¿Por qué armaron una trama tan larga y tan sofisticada alrededor de una historia tan pobre? No hay en esta película nada que sirva para decir: piensen en una segunda parte.

Desde luego, no quiero asustar a nadie. Esta película puede verse en familia o en pareja. Puede incluso parecer entretenida. Pero, los espectadores exigentes que vayan a verla para conocer el estado actual del cine colombiano, sentirán rabia e impotencia.

La principal conclusión de todo esto es que: para hacer una película colombiana solo basta con incluir a un tipo estúpido que no vocaliza y a una mujer hermosa que muestra sus senos cada cuarto de hora.

Por eso les pido que, al entrar en la sala de cine, se lo tomen todo en broma y se diviertan con las escenas más absurdas.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gabo, México y el cine

Gabo, México y el cine

  La relación entre García Márquez y el país azteca comenzó en la década de los 60, cuando siendo entonces corresponsal en Nu...

Capitán América: el soldado de invierno

Capitán América: el soldado de invierno

Corría el año 2008, y la compañía Marvel se aventuraba a estrenar su primera película como productora de cine, “Ironman”. Desd...

Nina Marín y su universo de imágenes en movimiento

Nina Marín y su universo de imágenes en movimiento

Desde niña Nina Paola Marín Díaz alimenta una gran fascinación por el cine, pero no precisamente porque en esa época mantuviera ...

Neruda y el hijo de una infección venérea

Neruda y el hijo de una infección venérea

  I Óscar, a través de su voz penetrante y melodiosa, me arrastra hacia un Chile que se ahorca con el cable de la locura. Habla ...

Consejos sobre cómo hacer un buen casting

Consejos sobre cómo hacer un buen casting

El casting cinematográfico puede definirse como una búsqueda laboral, motivo por el cual, es necesario tener claro una serie de pas...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

El oficio de escribir la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Una breve historia del Saludo

Domingo Peña Nina | Ocio y sociedad

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

De la destrucción de libros

Rafael Toriz | Literatura

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

Carlos Miguel de Armas López | Educación

Marimba y otros xilófonos en el río Magdalena

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El conflicto de Colombia con El Perú

Arnoldo Mestre Arzuaga | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados