Cine

La silenciosa pero aturdidora cara compartida de la adicción

John Harold Giraldo Herrera

22/04/2019 - 05:55

 

La silenciosa pero aturdidora cara compartida de la adicción
Escena de la película Beautiful Boy

La vida es algo que te sucede mientras estás haciendo otros planes”

Allen Saunders

Muchas son las películas sobre las sustancias psicoactivas: las hay emblemáticas, siempre recordadas, muy cruentas y extremas, unas de apología, otras con la idea de combatir ese enorme desafío, y está la de Beautiful Boy. Es silenciosa, sin pretensiones, abre perspectivas y ubica unos flancos sobre la relación entre un joven adicto, su historia con el consumo, el abordaje de la paternidad y un poco la maternidad. Su título nos ofrece una idea, suprema, desde luego: toda vida es bella, todo ser es excelso; con condiciones muy diversas, con caminos para elegir y con la decisión de recorrer la existencia entre las sombras, la luz, con libertades, de modo apremiante, condenado y sometido a una adicción, con la carga de culpas, y una serie de posibilidades variadas. Beautiful Boy es el menos común de los lugares con el tema de las adicciones.

La responsabilidad del desafío, engendra mecanismos para su superación, compartimos con los otros sus penurias. El enfoque de tratamiento ha pasado en los bordes de la condición humana, para degradarlo y hacerle creer que es un monstruo condenado a una enfermedad, o con la presunción de un libre albedrío en el que no es problema el uso de las sustancias, sino su abuso. El tema ha alcanzado unos límites aberrantes, en las que el desespero, la arrogancia, el desconocimiento y la poca masificación de alternativas, nos pone en jaque como especie. Según la Organización mundial para la salud -Oms-, medio millón de personas mueren al año por esta causa, y un porcentaje muy significativo de la población se encuentra en laberintos, presa del abuso a psicoactivos. Las sustancias se multiplican (se estiman más de 500 drogas de uso frecuente, tanto legales como ilegales) y los usuarios también. No es un asunto de individuos, al adicto se le considera un problema de salud pública y en muchos casos de salud mental.

Tanto los gobiernos, como las instituciones, incluidas las familias, cuentan con el compromiso de contribuir con alternativas en las que se privilegie el otro, sus apatías y vacíos, sus contradicciones y riquezas. Cuando hemos visto películas, como las de Crank, veneno en la sangre (tres versiones), podemos asumir que una resolución al consumo es por presiones y manipulaciones. Filmes tan simbólicos como Réquiem por un sueño, otorgan una mirada de deterioro progresivo y la multiplicidad de adicciones: anfetaminas, la letal azúcar, al consumo, el sexo, y nos quedamos con unos sinsabores y horrores estruendosos. Las tan comentadas y queridas por el público, como Trainspotting (en sus dos versiones), adelanta una estrategia polémica sobre la hache; al verla algo en nosotros se altera, además de las emociones. De esa misma droga, en el 2018, Netflix estrenó 6 Balloons, una relación entre hermanos, con un alto grado de fuerza y pocas compensaciones.

En fin, existe una variada gama de películas sobre las adicciones, tan inexplicables como las que someten a otros a sus caprichos, Ninfomaníaca, por ejemplo. Tan extrovertidas como la de Extraños placeres (Crash), de gente que gusta de choques para tener sexo. Tan abiertas como las que ubican la relación del arte con los consumos. Tan particulares como las de los adictos al poder, como Vice. El caso de Beautiful boy, es la de una muestra, que podría ser el acabose, la renuncia, el dejo, el no más. Inquiero, que puede ser lo contrario, un stop, una pausa, un desacelere y dejar que el enter oprimido o el obturador disparado sigan su curso. La batalla es campal, la fenomenología de los consumos rebasa nuestra comprensión. Cada sujeto establece un modo de encuentro con esas sustancias o libera de su cuerpo y mente unas energías que lo conllevan a construir o destruir modos de relación, consigo mismo y los demás.

El hecho es latente y padecer una adicción no es ningún festejo. Algo en la conciencia colectiva nos falla y en la manera como amamos y resolvemos los problemas cotidianos, porque se parte que el flagelo de las adicciones es superable. Ver a ese joven, con risas, con triunfos, con capacidades, con al menos una tentación de futuro, y saberlo entregado a un modo de vida de postración y negación, como cientos de miles, devuelve una imagen derruida, estrecha, parca del respirar. Luego, la otra batalla, es que el adicto comparte su circunstancia con sus semejantes, no es posible esquivar, ni las acciones y decisiones tomadas en el pasado, ni los forcejeos del presente, tampoco se escatiman las apuestas de futuro. Entonces, el otro guerrero es la familia, en esta historia, es más el padre quien no desperdicia oportunidades de encarar lo que sucede y aprovecha su talento de periodista para indagar hasta en las entrañas. Beautiful boy se adentra en los silencios, en cómo se intenta, se avanza, se retrocede, se sigue intentando y ahí permanece la belleza.

La crisis social, filosófica, de humanidad, parpadea unos ojos que estando con nosotros, se han trasladado a otras dimensiones. Estamos entonando una canción de mucha melancolía. Ver esta película, es estar ahí en el filo, cruzando una cuerda floja, un misterio cercano, una fealdad y belleza en conjunción, con crueldades, exotismos, y un sin fin de variables, de los que deberíamos entender que compartimos las dolencias y carencias de cada uno de los que nos rodea.

 

John Harold Giraldo Herrera

Docente Universidad Tecnológica de Pereirar

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La leyenda de Tarzán: ¿la reinvención de un clásico?

La leyenda de Tarzán: ¿la reinvención de un clásico?

Al clásico personaje creado por Edgar Rice Burroughs se le ha adaptado innumerables veces y en distintos formatos. Con tantas ver...

Clint Eastwood: el último gran clásico del siglo XX

Clint Eastwood: el último gran clásico del siglo XX

  Clint Eastwood es cine en estado puro. Su naturalidad a la hora de interpretar, sin incurrir en las sobreactuaciones que otros come...

El Cine ambiental tiene su festival

El Cine ambiental tiene su festival

  Hay matrimonios hechos para durar. El del Cine y el medioambiente es uno de ellos. Desde hace 8 años el Festival de Cine Verde d...

Las mejores películas del 2014: lo que no se puede perder

Las mejores películas del 2014: lo que no se puede perder

A finales de año se impone siempre esa mirada regresiva para recordar lo que nos marcó positivamente. En esa línea, les presento ...

La lectora o cómo el alemán puede ser la clave

La lectora o cómo el alemán puede ser la clave

Desde hace poco más de una semana se ha estrenado en Valledupar una película colombiana que divide la crítica. La lectora, de Riccar...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados