Cine

Abraham Lincoln: un cazador de vampiros estrambótico

Natalia Fernández

05/09/2012 - 12:29

 

¿Se imaginan a nuestros presidentes Álvaro Uribe o Juan Manuel Santos cazando vampiros en la selva colombiana con un hacha? ¿O bien usar un tenedor  con desesperación para salvarse de una mordida enorme?

La imagen puede parecer absurda, pero les comento que, allá, en Estados Unidos, una película con gran aceptación comercial ha convertido a uno de los presidentes más emblemáticos en un infatigable cazador de vampiros que pelea día y noche en medio de una obscura trama.

Se trata nada más ni nada menos que de Abraham Licoln: el decimosexto presidente de los Estados Unidos quien, ahora, recobra una condición física inmejorable para el placer de los amantes del género vampiresco.

Ya sabemos todos que los vampiros atraen y venden. Sólo basta comprobar el número interminable de películas que han salido últimamente con la serie de Crepúsculo, Underworld, Van Helsing, Blade y muchas otras que no podemos mencionar aquí.

En este caso, la película de “Abraham Lincoln” se basa en la novela de Seth Grahame-Smith. Un escritor que, de una idea totalmente absurda, ha logrado crear un fenómeno mediático sin precedentes.

La historia empieza en la infancia del presidente americano, cuando un vampiro vengativo mata a su madre. Años más tarde, Lincoln empieza a estudiar leyes y, en sus ratos de ocio, a liquidar nosferatus (o viceversa).

Más adelante, Abraham Lincoln llega al poder y estalla la guerra de secesión que, que se librará entre el ejército del Norte y una horda de vampiros. Curiosamente, los objetos cortantes y/o punzantes van a tener un papel esencial en el devenir de la Historia: Lincoln liquida vampiros con un hacha tan infalible como el Magnum 44 de Harry Callahan y, en un momento dado de iluminación, un simple tenedor, inesperado deux ex machina, le inspira la solución para acabar con la plaga de los colmillos largos.
Este delirio cinematográfico viene materializado por Timur Bekmambetov con su habitual grandilocuencia: mucha pirotecnia visual, acción a raudales y escenas potentes, como la de la estampida de caballos o el clímax del tren.

No es un trabajo desdeñable. Se nota la búsqueda de originalidad y el afán de generar una tensión, pero tiene un problema: la ausencia de imágenes memorables. O de belleza, la belleza que ostentaba El maquinista de la General.

Como entretenimiento epidérmico, el filme tiene su razón de ser. No se esperen a nada del otro mundo. Es una película con muy poca profundidad, donde los diálogos no parecen tener mucha importancia frente al retumbo y el impacto de las imágenes.

Es una obra esencialmente visual que sabe recurrir a las 3D dimensiones pero que no trasciende en el alma. Personalmente, salí de la sala como si hubiese visto un programa cualquiera. No creo que nadie siga hablando mucho de esta película sino como una simple curiosidad. El atrevimiento de un director, pero con poco contenido.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El orfebre de las palabras

El orfebre de las palabras

El largometraje se titula Tren de noche a Lisboa. Es una coproducción entre Alemania, Portugal y Suiza que salió al ruedo en el añ...

Elysium: Ciencia ficción con fondo social

Elysium: Ciencia ficción con fondo social

El director de cine sudafricano Neill Blomkamp sigue fiel al estilo de su primer largometraje District 9 a la hora de crear un entorno...

Luis Ospina, primer director colombiano homenajeado en el Festival de Cine de Cartagena

Luis Ospina, primer director colombiano homenajeado en el Festival de Cine de Cartagena

Por primera vez el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, FICCI, -que se llevará a cabo del 2 al 7 de marzo de 2016-...

El Cine ambiental tiene su festival

El Cine ambiental tiene su festival

  Hay matrimonios hechos para durar. El del Cine y el medioambiente es uno de ellos. Desde hace 8 años el Festival de Cine Verde d...

El gran hotel Budapest: la película más divertida de Wes Anderson

El gran hotel Budapest: la película más divertida de Wes Anderson

Vivir por un tiempo en una película de Wes Anderson sería algo que me encantaría. ¿Será porque en ellas todo es bonito en aparien...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados