Cine

Los años 60 y la irrupción del Nuevo Cine Latinoamericano

Nelson Carro

03/09/2019 - 05:55

 

Los años 60 y la irrupción del Nuevo Cine Latinoamericano
Imagen del 20º Festival Internacional del Nuevo cine latinoamericano organizado en La Habana

 

Hollywood siempre fue una sombra ominosa sobre el resto del continente; sombra que se fue acentuando aún más luego de la segunda guerra mundial, cuando sus afanes expansionistas e imperialistas tuvieron en el cine un aliado muy eficaz.

Pero Latinoamérica estaba en convulsión; la posibilidad de un mundo más justo, que erradicara las enormes diferencias sociales, inocultables, reunió a muchos bajo la misma bandera, siguiendo el ejemplo de la revolución cubana.

Los sesenta vieron nacer un fenómeno llamado nuevo cine latinoamericano, que, influido por el neorrealismo italiano y otros movimientos de cine social, de espaldas a los modelos estadunidenses y de cara a la conflictiva realidad, revivía la posibilidad de una cinematografía a nivel continental.

Los pequeños países que habían quedado marginados del cine volvían por sus fueros: Bolivia, Perú, Chile, Uruguay. Nombres como Fernando Birri, Fernando Solanas u Octavio Getino en Argentina, Glauber Rocha, Nelson Pereira dos Santos (y todo el cinema novo) en Brasil, Mario Handler en Uruguay, Jorge Sanjinés en Bolivia, Santiago Alvarez, Tomás Gutiérrez Alea y Humberto Solás en Cuba, Miguel Littín en Chile, o Leobardo López Aretche, Alfredo Joskowicz o el Grupo Octubre, en lo que podría catalogarse como cine independiente mexicano, intentaron con mayor o menor fortuna ese otro cine, más acorde con el nuevo mundo al que se aspiraba. Era un cine consciente de la condición tercermundista del continente, y trataba por eso de integrarse a otras luchas del Tercer Mundo, como la de Vietnam.

Pero a la euforia de los sesenta sucedería el desencanto posterior. Enfrentado a la censura y a sucesivos golpes de estado y dictaduras militares, el nuevo cine latinoamericano vería a sus mayores exponentes exiliados o impedidos de trabajar. Además, los años setenta marcan la llegada a Hollywood de una generación de jóvenes cineastas-ejecutivos, de los que el mejor ejemplo es la mancuerna Steven Spielberg-George Lucas, que con películas de enorme presupuesto, deslumbrantes efectos especiales y entretenimiento muy banal, conquistaron a un público que encontraba en esos inocuos pasatiempos una salida a las presiones reales. La arremetida fue demoledora y en poco rato terminaron por controlar totalmente la taquilla, desplazando a todas las otras cinematografías, en particular a las europeas, que tradicionalmente habían ocupado un espacio de cierta importancia. Finalmente, las cinematografías nacionales debieron ceder terreno, después de luchas no siempre honestas.

Hoy en día, y salvo excepciones muy contadas, casi todo el dinero cinematográfico termina en los Estados Unidos, país que no sólo cuenta con las películas más exitosas (con costos de producción y recuperación nunca antes vistos), sino también controla la distribución y la exhibición y, lo que en este momento es mucho más importante, el mercado del video y el mayor porcentaje del tiempo de televisión. La lucha parece perdida de antemano, sobre todo si tomamos en cuenta que para el público del continente, el idioma inglés resulta el único unificador. Un espectador argentino se podrá quejar de que no entiende el mexicano y uno mexicano de que no entiende el cubano; sin embargo, todos coinciden en aceptar las películas de Hollywood y la forma de vida que nos venden.

El futuro incierto

En términos económicos e industriales la situación parece muy clara. Si dejamos a las cinematografías latinoamericanas que compitan libremente con la estadunidense, están destinadas a desaparecer. Efectivamente, las leyes del mercado están a favor de Hollywood. Pero, si consideramos que el cine no es solamente un producto industrial, como los automóviles, sino que además y fundamentalmente tiene una incuestionable importancia cultural, las cosas pueden cambiar.

Los cines nacionales deben ser protegidos por los estados latinoamericanos, como una forma de preservar su identidad. En este caso, importa menos el valor económico de la industria, que la capacidad del cine para expresar ese universo particular, los personajes, las tradiciones y el habla locales, que siguen existiendo pese a los afanes globalizadores y que merecen ser defendidos. Cuando no hace mucho tiempo, en Brasil, el gobierno eliminó todos los apoyos a la cultura, el cine vivió uno los peores momentos de su historia y la producción se redujo casi a cero. Al contrario, el reciente auge del cine argentino está íntimamente relacionado con una política impositiva que afecta a la televisión y la publicidad en beneficio del cine. En México, la modernización del sexenio pasado condujo a una larga serie de privatizaciones en el campo del cine que terminaron por dar el golpe final a una industria que arrastraba una antiquísima crisis.

 

Nelson Carro

Crítico de cine

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Residente Evil 5: ¿una saga agotada?

Residente Evil 5: ¿una saga agotada?

La moda de los Zombies –o muertos vivientes– da para mucho. Hace tiempo que vemos cómo se instalan en los videojuegos, la literatu...

Ciro Guerra y el dulce abrazo de la serpiente

Ciro Guerra y el dulce abrazo de la serpiente

Pánico, desesperación, tensión y muchas otras sensaciones similares son las que llegan a la mente al imaginar el abrazo de una ser...

Batman Vs Superman: motivos para un desencanto

Batman Vs Superman: motivos para un desencanto

“Batman vs Superman: El Origen de la Justicia” es una película con muchas pretensiones, que busca marcar una época en la histor...

Gabo, México y el cine

Gabo, México y el cine

  La relación entre García Márquez y el país azteca comenzó en la década de los 60, cuando siendo entonces corresponsal en Nu...

Cine: hace 20 años de…

Cine: hace 20 años de…

  En un principio, al pensar en el año 1998 es posible que no se antoje un año especialmente relevante en el mundo del cine porque ...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube