Educación

Gelca Gutiérrez o cómo el compromiso se construye con educación

Herlency Gutiérrez

19/02/2015 - 04:35

 

Gelca Gutiérrez

Ingeniera industrial de profesión y actual rectora de la Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar, Gelca Gutiérrez puede considerarse como una de las mujeres más destacadas del departamento del Cesar.  

Desde la institución educativa, trabaja con ahínco para que los estudiantes entiendan la realidad que los envuelve y participen en el proceso de transformación social.  

En esta entrevista, descubrimos que la Educación requiere personas con visión y que los grandes compromisos sociales empiezan primero en casa y se nutren, luego, de un esfuerzo cotidiano por la excelencia.   

La Fundación Universitaria del Área Andina realiza el lanzamiento de su nueva imagen. ¿Qué espera a los asistentes?

Los asistentes se encontrarán con un evento especial que la Fundación Universitaria del Área Andina ha organizado precisamente con el ánimo de mostrar su nueva cara no solo a la región sino también al país. Esto es a propósito de esa demanda que está haciendo Colombia en su búsqueda de la tan anhelada paz y la etapa de posconflicto que vendrá.

En respuesta a esa nueva etapa, Áreandina quiere mostrar su nueva imagen, una imagen más fresca, conectada con la realidad de los jóvenes y con la realidad del país. En el lanzamiento, tendremos un bonito espectáculo, de luces, colores, vestuarios exóticos y una importante representación teatral de lo que ha sido el crecimiento de nuestra institución en estos 31 años.

Noto una particularidad de la Fundación Universitaria del Área Andina y son las reiteradas jornadas de seminarios, encuentros académicos, foros, en fin…

Hemos querido formar a los estudiantes no solo en los créditos académicos, no solo desde las asignaturas o desde los espacios tradicionales de formación como lo son las aulas, el laboratorio, las salas de informática, sino también llevarlos a otros escenarios donde los preparemos para la vida real, donde reciban no solo el conocimiento teórico; nosotros anhelamos que ellos se impacten de manera positiva con su entorno y nadie puede transformar lo que no conoce. Entonces, nuestra labor es mostrarles esa realidad, tener invitados, tener gente del nivel nacional, internacional, y, por supuesto, local y regional que les comparta qué es lo qué está pasando y lo que ellos tienen el reto de transformar como futuros profesionales.

¿Cuántos años lleva en la rectoría?

Casi siete años.

¿A nivel profesional qué nos puede decir sobre usted?

He intentado prepararme. Hice mi carrera de pregrado como ingeniera industrial y luego la complementé con dos especializaciones. Estoy a punto de iniciar una maestría en la Universidad del Norte. He estado en diferentes cargos: estuve en la Udes y en la Gobernación del Cesar. Estar allí me dio la posibilidad de conocer un poco más mi región, pero, además, me permitió entender la dinámica de los 32 departamentos del país. Esa mirada desde la secretaría de Planeación es, sin duda alguna, una mirada en perspectiva del departamento, a su proceso de desarrollo y, por supuesto, una mirada general del país.

Desde la universidad he tenido la posibilidad de aterrizar con programas mucho más afines sobre esos retos que tiene el territorio. Me siento muy agradecida con Dios por lo que ha pasado en esa trayectoria profesional, siento que hago todo lo posible por aportar y por tener a tiempo eso que requerimos. La dinámica de una universidad tiene que ver con una labor formativa para todos los actores del territorio. Estoy dispuesta a seguir formándome y actualizándome para dar lo mejor.

¿A nivel familiar qué podemos conocer sobre usted?

Se puede conocer que estoy felizmente casada con José Javier Peña, un ingeniero civil; se puede conocer que tengo dos niños hermosos José Rafael, de 12 años, y María Laura, de 9 años; están cursando séptimo y quinto grado respectivamente, son unos niños maravillosos. Dios me ha bendecido con un hogar espectacular que atraviesa momentos excelentes, buenos y regulares como todos los hogares de Colombia y de cualquier lugar del mundo, pero que nos hemos aferrados a Dios como lo mejor que tenemos.

¿Desde las cuatro de la mañana está despierta?

Más o menos. Preparar los buenos momentos para la familia implica que uno esté despierto desde muy temprano. Y hay que tener momentos para uno… como ir al gimnasio.

¿Cómo alternar la vida laboral con la familiar?

Hay que buscar los puntos de encuentro. Por ejemplo: en el evento que tenemos programado para esta noche planeo recibir a los invitados al lado de mi esposo, él me va a acompañar. Con mis hijos, siempre estoy al tanto de sus temas de colegio y de paso los artículos con lo que hacemos en la universidad. Mi hijo que está en séptimo grado ya está pendiente de los semilleros de investigación que lideramos desde Áreandina y seguramente desde su colegio, desde el grado en el que está tiene mucho por aportar, así lo siento más cercano; los acompaño además a sus actividades deportivas y ellos me acompañan a los partidos de micro fútbol que juego con las chicas de la universidad. Tenemos muchos puntos de encuentro.

¿Juega futbol?

Claro que sí. Nos ganamos el campeonato realizado por Catedral del Reino, ganamos las mujeres de Áreandina. ¡Le voy a mostrar nuestro trofeo!

A nivel político, ¿Cuáles son sus afectos, sus afinidades?

No estoy matriculada en algún partido. Desde la universidad tengo que hacerle honor a la universalidad. Ustedes han visto que abrimos las puertas para diferentes corrientes de pensamiento porque eso es la universidad -apertura de pensamiento- tenemos que permitir que los estudiantes vean todas las posturas,  todas las posiciones y que desde ese pensamiento crítico y reflexivo que promovemos desde nuestra misión, ellos puedan decidir hacia donde van.

No estoy matriculada con algún partido pero me gustan los candidatos que se comprometen y, por supuesto, los mandatarios que se comprometen con la ciudad, con el territorio, con los retos que tenemos de desarrollo en un departamento como el nuestro que históricamente ha mostrado una pujanza, ha mostrado claramente una intensión y unos obstáculos al desarrollo que tienen que ser superados.

¿Cuál es su mirada frente a la ciudad que tenemos?

Yo creo que es una ciudad maravillosa, bendecida, así como el departamento. Tenemos cinco pisos térmicos, somos el epicentro con una actividad como la minera, y me aferro a todos los aspectos positivos del Cesar.

Yo creo que todavía hay unos retos de encadenamiento productivo con la actividad minera que el Cesar y Valledupar no han podido aprovechar. ¿Qué le parece si lográramos con el sector metalmecánico jalar una buena tajada de toda esa contratación anual que hacen las mineras? Hay retos establecidos que debemos lograr.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las maletas didácticas del Banco de la República

Las maletas didácticas del Banco de la República

Una de las prioridades del Banco de la República en nuestra región es contribuir notablemente en la educación de los más jóvenes y...

Más comodidad y espacio para la formación cultural que ofrece Comfacesar

Más comodidad y espacio para la formación cultural que ofrece Comfacesar

La educación y la Cultura se merecen las mejores instalaciones, y la Caja de Compensación de Familiar del Cesar (COMFACESAR) conoce p...

La Educación en Valledupar: cifras y valoraciones

La Educación en Valledupar: cifras y valoraciones

Esta semana supone un momento importante para la Secretaría Municipal de Educación de Valledupar. Después de un largo receso, 65700 ...

Analfabetismo digital

Analfabetismo digital

  Como es de general conocimiento, en la actualidad se nos exige leer bien, con creciente velocidad y el máximo provecho para info...

Los niños tienen alas, no se las cortes

Los niños tienen alas, no se las cortes

  Una de las actividades más placenteras de las muchas que he realizado, en mi vida de todero, ha sido la de tallerista de lectura y...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

En el Plato del Hombre Caimán

Diego Andrés Rosselli | Patrimonio

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

La Clavicembelada de Garcés

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube