Educación

Ingrid Carrillo Pérez: maestra, poeta y lideresa

Fabrina Acosta Contreras

21/06/2018 - 08:55

 

Ingrid Carrillo Pérez

"Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo"

Eduardo Galeando

Las mujeres de mi tierra son inspiradoras como los vallenatos en guitarra, resilientes como los cactus de la alta guajira, radiantes como los soles de verano y poderosas como lo es el amor real; así es Ingrid Carrillo una de las mujeres más inspiradoras que he conocido, con una sonrisa tan sonora que contagia, una fuerza en su discurso que cautiva y una pasión en lo que emprende que la convierte en un ser de luz que enciende esperanzas; es una revolucionara del amor, de la paz y de las buenas causas, una defensora de aquellos que no tienen voz y de la justicia, una mujer original y  una lideresa innata.

34 años de pedagogía (aprendisoñaje)

En su juventud la vida misma la llevó a encontrarse con su gran misión, ser docente de niños y niñas, y convertirse en una genuina formadora de valores en muchas generaciones guajiras que hoy recuerdan a la querida “Seño Ingrid”; nada es casualidad, ése era un encuentro inevitable que la vida tenía para ella, para que, a través de la poesía, de la naturaleza y el fortalecimiento espiritual dejara huellas imborrables en los aprendices enamorados de su pedagogía.

Es contundente en afirmar que “la docencia es una profesión que permanece” porque a pesar de que el tiempo pasa, siempre para sus estudiantes es la “seño Ingrid”, incluso para quienes fueron sus estudiantes y ahora son los padres de familia de su escuela; porque ella ha logrado un tejido de generación en generación.

Para ella sus estudiantes son sus hijos e hijas, por eso su gran compromiso es enamorarlos de su cotidianidad, de su cultura y especialmente de la historia wayuú, enseñarles a tener pensamiento crítico y a desaprobar todo acto de corrupción. Todo esto a través de la afectividad, el estar bien consigo mismo y con el mundo, amar a su familia, a su tierra, su patria y garantizando que tengan su autoestima alta.

Tarcisio y Shaddai: úteros fértiles de la enseñanza

La seño Ingrid estuvo por más de 20 años liderando los procesos formativos en el Jardín Tarcisio Dimeo y en la actualidad desarrolla su misión en la institución Shaddai que es uno de esos proyectos que aman como un hijo parido con pujos de perseverancia y que se cuidan con una dedicación universal; ella menciona que “Shaddai es la respuesta a un faltante que había en el ciclo educativo de los niños y niñas que salían del Tarcisio, es esa secuencia de la primera infancia a la infancia, Shaddai es un centro de aprendisoñajes: se aprende, se sueña y se enseña”.

Cuando habla de todo esto, sus ojos se iluminan y se confunden las lágrimas con las sonrisas, recordando que las anécdotas e historias que se han tejido desde ese proyecto educativo que es su vida. Enfatiza en la gran misión de sembrar en los estudiantes valores que le marquen un plan de vida constructivo y comprometido con lo social. Por ello, su frase favorita y orientadora de su quehacer como docente es: “Una forma diferente de enseñar, para una manera divertida de aprender”.

Ingrid Carrillo Pérez y sus dos hijos La familia, la poesía, la fe y la firmeza en la causa

Ingrid es una eterna agradecida con la vida por la familia en la que nació, exalta de sus padres (Regulo Carrillo Inciarte y Emelina Pérez Cataño) ese amor profundo y el empeño por hacer de ella y de sus hermanos, seres comprometidos a servir; recuerda su infancia en Maicao, tierra de la que se declara infinitamente enamorada, afirma que su amor por la defensa del agua es porque ella vivió desde niña lo que implicaba la escasez de este recurso natural, también afirma que el amor y el respeto por la cultura wayuú lo siente por las enseñanzas de su padre quien siempre le inspiró a ello.

Para ella su padre marcó mucha influencia en su forma de ser, es así como se considera una mujer empoderada, poeta y convencida de todo lo que tiene para dar, refiere que para él, ella fue su “negra grande” y a eso tiene que hacerle honor con sus buenos actos.

Asimismo, habla de su madre como esa primera “seño” que conoció, porque se dedicaba a enseñar en el patio de su casa en Maicao, y desde ahí ella aprendió a amar esa bella misión; de sus hermanos dice que son su ramillete de amor y afirma que siempre se ha sentido como el punto de encuentro entre los ellos porque es la menor de las mayores y la mayor de los menores; sus hermanos son Nina, Yamile, Yolima, Ilfred, Isaac (Yinyo), Idelber (Coto), Leonol e Inirideth.

Ingrid la Madre

La vida le regaló dos hijos, porque como ella dice no hace falta parirlos también hay hijos que Dios permite tener aún sin llevarlos en el vientre, ellos son manifestaciones diversas de amor que otorga el universo; en ese sentido, habla de su primogénito Regulo quien también es docente y de su hijo/sobrino Andrés Felipe (hijo de su hermano Coto), quienes son su inspiración, fortaleza, esperanza y sello de amor maternal.

Aunque aclara que ella ha sido madre de muchos niños y niñas en los 34 años que tiene de ser docente y se siente orgullosa de haber sembrado en cada uno, una semilla permanente de valores en su formación y sus proyectos de vida.

La poeta

Se autoreconoce y se vive como una poeta de esas que con sus composiciones musicales y creaciones literarias, pretende plantar en los demás amor, paz, fe y esperanzas; afirma que ese rol es una de sus múltiples formas de aportar a la construcción de un tejido social comprometido con las revoluciones de las buenas causas, dice que su forma de ser no puede ser diferente pues su formación en el Liceo Almirante Padilla marcó mucha influencia y recuerda enseñanzas como las del profesor García quien le decía que:  “quien sabe leer y aprende a expresarse bien, puede llegar a donde quiera” por eso ella hace grandes lecturas de la realidad y usa la fuerza de su palabra para impactar la vida de los demás y aportarles autoestima social y cultural.

La seño inspiradora

Ingrid es una eterna enamorada de la palabra, la naturaleza, el arte, la familia y la pedagogía (sentipensante), es un ejemplo de mujer guajira y enaltece con acciones la capacidad que tienen las féminas de crear nuevas realidades y de no desfallecer al cumplimiento de los sueños, esta historia demuestra que la mayor riqueza de nuestra tierra es definitivamente su gente. Aplausos a la seño Ingrid por ser una genuina inspiradora.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

1 Comentarios


Ma. Teresa Paredes 18-07-2019 09:11 AM

Buenos días. Abrazo fraternal de una colombiana santandereana. Muy complacida de leer sus escritos y composiciones. La poesía a Colombia es grandiosa. Felicitaciones calurosas y ojalá no decaiga en su empeño por hacer de esta patria hermosa, un terruño en paz.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El quiebre de la esperanza

El quiebre de la esperanza

  Hace más de 30 años, escuchaba a una señora ama de casa, que se jactaba en llamar a los profesores “come fiao”. Para ella ...

El diálogo padres-hijos, clave para el rendimiento académico en la universidad

El diálogo padres-hijos, clave para el rendimiento académico en la universidad

  Una investigación desarrollada entre los años 2015 y 2016 por un equipo liderado por la psicóloga y docente cesarense Lorena C...

Un gran foro sobre Posgrados para proyectar el futuro educativo del Cesar

Un gran foro sobre Posgrados para proyectar el futuro educativo del Cesar

Con la llegada de la Universidad Nacional en el departamento del Cesar (con sede en el municipio de La Paz), se abre un gran número de...

Argentina: un destino preciado por los estudiantes colombianos

Argentina: un destino preciado por los estudiantes colombianos

Estudiar al extranjero abre horizontes y enriquece la hoja de vida. Esta opción seduce a un número cada vez mayor de colombianos que ...

Educación, la cenicienta hoy se viste de gala

Educación, la cenicienta hoy se viste de gala

Por estos días la Educación deja de ser la cenicienta y se convierte en la niña bonita que invitan a todas las fiestas. No hay cam...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Consejos para jóvenes escritores

José Luis Hernández | Literatura

Julia Paba y las fábulas de días santos

María Ruth Mosquera | Patrimonio

Pastor López: el verdadero pastor de la música tropical

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

La Semana Santa y su música, en el Caribe colombiano

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Jorge Oñate, el cantante que grabó más clásicos vallenatos

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados