Educación

La calidad de la educación

Julio A. Franco Orozco

29/03/2019 - 06:30

 

La calidad de la educación

 

El tema de la calidad de la educación debería estar siempre en la agenda de los gobiernos y la sociedad como quiera que es un tema que pasa por mejorar nuestra humanidad. Si no se forman mejores seres humanos, poco estamos haciendo fomentando aprendizajes que no conlleven a nuestra realización como personas.

Los griegos sabían esto de mejorar la condición humana y lo plasmaron en las preguntas por el conocimiento, por la belleza y por lo bueno y lo malo. Cuando se preguntaron por el conocimiento, la rama conocida como epistemología trataron de aprender a pensar la realidad, de comprender los fenómenos físicos sociales y humanos. El amor al conocimiento es parte de la pasión por la vida, la búsqueda de la verdad, no es el aprendizaje mecánico de un conjunto de informaciones generales que conducen a obtener buenas calificaciones, que muchas veces se obtienen pero que no encuentran un sentido para la vida.

Una buena educación, como lo expresa el pedagogo Francisco Cajiao, debería ocuparse más del ejercicio de la razón que de los resultados académicos. La sensatez, la capacidad de aceptar puntos de vista diversos, el placer de llegar a consensos mediante el debate, la creatividad, la investigación constituyen un gran activo de la sociedad y deberían ser criterios centrales a tener en cuenta para evaluar la calidad de una institución educativa.

Tan importante como el conocimiento es la pregunta por la belleza, la educación de la sensibilidad, se expresa en la vida afectiva, en el cuidado del entorno, en el gusto por el arte. La generosidad, la ternura y el cuidado del otro y de sí mismo son parte de ese sentido estético que también alimenta el conocimiento y le da nuevas perspectivas a la ciencia.

Finalmente, está la pregunta por la Ética, sobre lo que está bien y lo que está mal en nuestra sociedad; en este sentido gravitan a nuestro alrededor pseudovalores que orientan las conductas de nuestro niños y jóvenes hacia el dinero fácil, el triunfo rápido frente al esfuerzo y la disciplina, el individualismo frente a la cooperación, el egoísmo frente a la generosidad, la trivialidad frente a la reflexión.

La búsqueda del éxito ejerce desde la primaria una presión azarosa en los infantes. Se relega el amor al conocimiento, el gusto por enterarse de asuntos reveladores, lo maravilloso que es saber y asombrarse, el equilibrio interior que otorga el pensamiento; pero se les exige otra cosa, resultados en las calificaciones, cifras verificables, y las consecuencias no se esconden, niños y jóvenes aplastados por el peso de una educación resultadista y mediocre.

La formación ética tendría que ser el producto natural de una buena formación intelectual y de un alto grado de sensibilidad social, pero no ocurre así, porque muchas instituciones educativas están más preocupadas por logros académicos que mejoren su prestigio e ingresos, que por la formación intelectual de seres humanos, lejos de la concepción del Ministerio de Educación para quien la calidad significa formar ciudadanos con valores éticos, respetuosos de lo público, que ejerzan los derechos humanos, cumplan sus deberes sociales y convivan en paz.

Colegas docentes, hay que estudiar para enseñar a ser mejores seres humanos, los cartones y los ascensos deberían ser consecuencia de nuestro compromiso, que sea el amor por lo que se hace, por la dicha de entregarse a una disciplina por la que se siente pasión y que sin duda mejora nuestra humanidad, el motivo principal de nuestro encuentro con los estudiantes en las aulas.

 

Julio Franco Orozco

@Jafrancoz1

Sobre el autor

Julio A. Franco Orozco

Julio A. Franco Orozco

Cleóbulo

Docente Universitario, que le gusta la política cuando se vuelve historia, y que busca a través de las ideas de la libertad recrear en la columna, conceptos políticos y económicos que nos ayuden a entender la realidad actual.

@Jafrancoz1

3 Comentarios


Julio Manuel Olivares Martínez 29-03-2019 12:16 PM

Dr Julio Franco, excelente artículo sobre lo que en realidad debemos considerar Calidad en la formación académica de nuestra sociedad que por ende debe traducirse en Humanidad, entendiéndose a ese mismo ser Social como humano pero cuando es formado integralmente.... Felicitaciones y gracias por su gran aporte...

Enrique rogdriguez 29-03-2019 04:06 PM

Los pedagogos buscan conducir al estudiante para saber de academia pero hay que trascender mas y formar axiologicamente a esta juventud que tanto lo necesita y desea saber de humanismo

Josefina Reales N. 29-03-2019 06:00 PM

Excelente articulo si la calidad de la educación fuese formar excelentes seres humanos nuestros niños y adolescentes sabrían escoger proyectos de vidas ideales. Felicitaciones mi A.mio.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Nosotros y Nosotras

Nosotros y Nosotras

Es posible que el lector o lectora de Panorama Cultural se sorprenda ante el título del presente artículo o las palabras iniciales ...

La red de Bibliotecas Públicas del Cesar, distinguida por el ministerio

La red de Bibliotecas Públicas del Cesar, distinguida por el ministerio

La directora de la biblioteca Rafael Carrillo, Mónica Morón, expresaba hace unos meses en una entrevista su amor por la lectura y su ...

Pensemos juntos en la educación: el caso de Brasil

Pensemos juntos en la educación: el caso de Brasil

¿Qué es posible hacer para estimular el interés de los jóvenes por las escuelas? Hasta el momento, estos espacios educativos son a...

La Primera Escuela de Liderazgo de mujeres del Cesar, en acción

La Primera Escuela de Liderazgo de mujeres del Cesar, en acción

La semana pasada dio inicio a uno de los grandes planes de formación de la Gobernación del Cesar. La Escuela de Liderazgo para la mu...

Más niñas en la ciencia, el mundo las necesita

Más niñas en la ciencia, el mundo las necesita

  Con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y, además, para...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube