Educación

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra

14/05/2019 - 05:10

 

A dar más por nuestras universidades públicas

 

Viendo un documental sobre el nobel físico Richard Feynman, identifico por qué en La Costa no es fácil obtener logros significativos mientras se estudia en una universidad pública. Esto sucede porque ingresamos a la universidad con la idea de ser profesionales bajo el principio de educación técnica; o sea, aprender conceptos y habilidades para desempeñar un oficio.

La divergencia con las más prestigiosas universidades, es que en ellas no sólo se aprende, sino que se rompen paradigmas, se crean nuevas teorías, se producen nuevos oficios; por eso la investigación es clave para generar conocimiento y solucionar problemas.

La capacidad creativa es una de nuestras fortalezas, pero nuestra pereza mental, la incredulidad en nosotros y la teoría del facilismo la opacan; rezagándonos en el tiempo y destruyendo lo bueno que tenemos.

Las cosas no son fáciles, por ello la universidad con su capacidad instalada, debería buscar cómo convertir estudiantes en próceres del mañana; esos que transparentemente se formarían para estar entre los mejores, siendo un verdadero apoyo en nuestra sociedad.

Las comunidades docentes, pilares en nuestras universidades, debemos recomponer el camino, motivar a nuestros estudiantes a ser cada vez mejores, llevarlos a trascender más allá de una simple nota que muchas veces no les representan; por ello sus aportes académicos e investigativos deberían ser un factor diferencial y representativo.

Los docentes cumplimos otro papel fundamental, ser más que simples transmisores de conocimientos. Tenemos que llevar a nuestros estudiantes a descubrirse a sí mismos, enseñarlos a creer en sí mismos, motivarlos a dar más por ellos mismos, llevarlos a superar sus límites, aumentar su capacidad cognitiva, dejar de tapar todo con la famosa frase: “ya he cumplido”.

Nuestros egresados no pueden creer que con graduarse han cumplido; por el contrario, son nuestra carta de presentación, son ustedes nuestra cara al mundo, son ustedes quienes representan a nuestras universidades para bien o para mal; por ello deben preocuparse por dar lo mejor, porque en la medida en que ellas se coticen, se cotizarán ustedes.

Por último, está el nombre de quienes nos dirigen y ahí la responsabilidad ha sido nuestra. Dejamos que nos vean como un negocio para unos cuantos, cuando la universidad pública debería ser un buen negocio, pero para todos; porque allí tendremos educación de calidad, buenos profesionales en quien confiar, soluciones a problemas que nos aquejan, seguridad en la formación de un semillero de líderes que regirán nuestros destinos; además de un conglomerado de conocimientos y competencias que ayudará a que nuestra sociedad sea mucho mejor.

 

Armando Javier López Sierra

@arjalosie

Sobre el autor

Armando López Sierra

Armando López Sierra

Corazón guajiro

Nacido en Maicao (Guajira), el 30 de Octubre de 1979. Ingeniero de Sistemas, escritor, compositor, conferencista, investigador, docente, un enamorado de la vida, defensor de las buenas obras, auspiciado por Dios. Cofundador del grupo cultural Raul Gomez Jattin de la Universidad Popular del Cesar. Finalista en la primera versión del concurso de cuento corto “En el Cesar todos estamos en el cuento”. Ganador del Primer Premio de Crónica Ciudad de Valledupar 2012, categoría B. En su columna “Corazón Guajiro” busca dar un aporte desde sus experiencias, sus creaciones, sus reflexiones y su entender sobre la cotidianidad de la vida y todo lo que a su alrededor puede tejerse y acontecer.

@arjalosie

1 Comentarios


Wilson Solano Lopez 14-05-2019 11:27 AM

Este contenido q expresa Armando Lopez Sierra es lo q debe hacer todo estudiante ciudadano q aspire ver su region en desarrollo pleno. Y vale tambien para todos los profesionales y dirigentes. Interioricemos todo esto para lograr desarrollo y paz verdadera y real.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Consejos para el docente que inicia sus cursos

Consejos para el docente que inicia sus cursos

Existen maestros que con sólo pensar en el comienzo de un nuevo curso se echan a temblar, sobre todo cuando deben enfrentarse a alumno...

La ‘Cátedra Vallenata’ o la extensión del esfuerzo de Consuelo Araujo

La ‘Cátedra Vallenata’ o la extensión del esfuerzo de Consuelo Araujo

En el día del 13° aniversario del fallecimiento de Consuelo Araujonoguera, el mundo de la música vallenata volvió a recordar el leg...

Avanza la formación musical de profesores de 12 municipios del Cesar

Avanza la formación musical de profesores de 12 municipios del Cesar

Esta semana se cumple la segunda y última fase de la asesoría pedagógica y musical realizada en la Escuela ‘Rafael Escalona Martí...

Los albores de la educación en Chiriguaná

Los albores de la educación en Chiriguaná

La educación en Chiriguaná se fundamentó con la orientación del cura Rafael Eugenio Vega, aproximadamente a finales del siglo XIX...

Julio César Barrios: “Se acabó la paquidermia en la educación”

Julio César Barrios: “Se acabó la paquidermia en la educación”

Hace poco más de un año, el secretario de educación, Julio César Barrios, en Valledupar tomaba posesión en un contexto realmente d...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube