Educación

De evaluación hasta uniformes

Diógenes Armando Pino Ávila

06/12/2019 - 02:45

 

De evaluación hasta uniformes

En las postrimerías del año escolar, los directivos docentes comienzan a acosar a sus docentes para que entreguen las notas del cuarto periodo. Aquí en este punto sale a relucir la eterna discusión del sistema de evaluación y promoción escolar que aplica cada institución dentro de su autonomía regulada por las leyes, resoluciones y directivas ministeriales y de las secretarias de educación, muchas veces el sistema de evaluación y promoción aplicado en las instituciones educativas contraviene lo emanado por los entes superiores que regulan la educación colombiana. Hay instituciones en que el docente no se encuentra cómodo con lo estipulado y discute en reuniones de docentes la necesidad de ser más severos en la promoción ya que no puede dejar reprobando a los estudiantes que, según su criterio, deben perder el área donde él dicta su asignatura. Otros se incomodan porque el docente que dicta la otra signatura dentro del área, según él, califica con notas muy altas y los alumnos a los que desea dejar repitiendo pasan con la nota de ese profesor.

Esto da para discusiones, muchas veces acaloradas entre docentes que toman la nota como recurso dictatorial sentenciando el futuro de los estudiantes sin contemplaciones y sin segundas oportunidades, contrapuesto con los docentes que creen que la educación es un proceso y saben, al igual a Paulo Freire, que la repetición de contenidos no es una práctica sana en el proceso de enseñanza y aprendizaje, y opta por enseñar a pensar, analizar, discutir, comunicar lo que se piensa y sobre todo por apropiarse del conocimiento, sabiendo para qué sirve, cómo se hace, para qué se hace y sobre todo haciéndolo. Aquí inicia la discusión donde el padre de familia culpa al maestro por el bajo rendimiento del estudiante y el docente se defiende culpando al padre de familia por no meter en cintura a su hijo y de paso culpa al estudiante por no ser responsable en sus obligaciones escolares. Y en este cruce de reclamos el estudiante queda a sus anchas y hace su juego acusando al maestro con el padre de familia y culpando a sus padres por no proveerlo de los útiles y el dinero necesario para cumplir su deber.

Por esta época también, se generan discusiones y descontento por el cambio y la imposición de uniformes escolares. Los directivos docentes y las juntas directivas de las instituciones educativas, acuerdan el cambio de los uniformes, que si bien se hace con gradualidad no consultan las bases escolares, que en última instancia son los que lo van a portar. Tanto padres de familias, como docentes y profesores, no se detienen a pensar que la imposición del uniforme es una fuente generadora de malestar e indisciplina en los colegios y que en algunos, el uniforme se convierte en herramienta de persecución contra el estudiante, ya que nunca falta el docente de disciplina que molesta porque esos no son los cordones, ese no es el cinturón, esos no son los zapatos, esa no es la falda, en fin se busca cualquier pretexto para hostigar al alumno en el entendido que el uniforme forma.

Sería raro encontrar un colegio de corte democrático que consulte con los estudiantes, estilo, color, moda y textura de sus uniformes y que luego propicie el consenso para ajustar el uniforme oficial. No lo hacen, se les olvida que hay una enorme brecha generacional entre profesores, directivos, padres de familia y que las modas, colores, texturas de los uniformes datan de hace 30 o 40 años y que la juventud maneja otro chip, otros conceptos de la moda acorde a sus edades y a los tiempos en que se vive. Al final de esta imposición ocurre que el estudiante odia su uniforme y siente un rechazo por él, considerando que el ponérselo es un suplicio. Que la niña, la adolescente, la joven le gusta mostrar su feminidad y que esos uniformes le hacen ver como modelos de almanaque de hace cincuenta años.

Me pregunto: ¿Cómo enseñamos? ¿Para qué enseñamos? ¿A quiénes enseñamos? ¿Para quienes enseñamos? Es necesario actualizar los conceptos que tenemos del estudiante, ajustarlo a la época actual, y sobre todo, abandonar el pensamiento dictatorial de creer que el padre de familia, el directivo docente y el educador, deben regir con férrea mano los destinos del educando, como si ellos fueran unos tarados incapaces de pensar, contribuyendo a formar ciudadanos dóciles, sin pensamiento autónomo, sometidos a los que detentan cualquier forma de poder.

Por eso estamos como estamos.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Grandes debates con pequeños oradores en el colegio Bilingüe

Grandes debates con pequeños oradores en el colegio Bilingüe

“La violencia no solo se ve en la guerra, se ve constantemente reflejada en la discriminación, exclusión, racismo y pobreza, lo cua...

La gestión cultural como encargo social y ocupación laboral

La gestión cultural como encargo social y ocupación laboral

En gran parte de los países de Latinoamérica, los procesos de institucionalización de la cultura comenzaron en la primera mitad del ...

La formación del orador

La formación del orador

La construcción de un buen orador requiere tiempo y dedicación. Si es cierto que nada surge al azar, mucho más en las artes que re...

¡Estudiantes, al rescate!

¡Estudiantes, al rescate!

  Los estudiantes, niños y adolescentes viven y padecen verdaderos peligros provenientes de su entorno vivencial, virtual e inform...

Octubre, el mes de la ciencia en Valledupar

Octubre, el mes de la ciencia en Valledupar

Octubre es el mes de la ciencia estudiantil en Valledupar, así lo demuestran actividades como la III Exposición Científica del Coleg...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube