Educación

Enseñar aprendiendo y aprender enseñando

Diógenes Armando Pino Ávila

08/05/2020 - 05:40

 

Enseñar aprendiendo y aprender enseñando

Al momento de escribir ésta columna, escucho al señor Gobernador del Cesar, doctor Luis Alberto Monsalvo en la presentación virtual de la Estrategia de Calidad Educativa en Casa “Es mejor saber” por Youtube, donde anuncia una estrategia de educación flexible y preparación de los estudiantes para las pruebas del Estado, con el fin de subir en cuanto a notas en dicho tipo de pruebas. Para ello anuncia la entrega de cuarenta mil libros y otro tanto de cuadernillos. Esta iniciativa cae como anillo al dedo en esta época de confinamiento por la pandemia del Covid-19.

Éste sería un material suplementario para darle actividad a los estudiantes de noveno, décimo y undécimo, pero no quita la responsabilidad que como educadores tenemos de guiar a nuestros estudiantes en su formación, y el asumir por parte del profesorado de su rol de tutor, de guía y orientador del proceso educativo. Rol que desde siempre hemos tendido asignado, pero que, por la resistencia al cambio y la negativa de salir de la zona de confort, no hemos querido asumir.

Esta nueva circunstancia que se nos presenta y, que, de verdad, es algo traumática para el educador, acostumbrado a sus rutinas escolares, en cuanto a preparación de contenidos, uso de herramientas tradicionales dentro del aula, metodologías y control disciplinar imponiendo la presencia y la autoridad, hace que se desborda todo el andamiaje académico del cual éramos poseedores, reyes y magnánimos profesores o tiranos en muchos casos, y se nos presenta de golpe el confinamiento y las clases virtuales.

A todos nos cogió manos arriba esta nueva circunstancia, a nosotros los profesores, por no estar preparados en el uso de la Internet para presentar los contenidos y la utilización de metodologías, sistemas, contenidos virtuales, incluso a muchos nos cogió tan desprevenidos y sin preparación en éstas lides de la virtualidad, que tal hecho nos aumenta el nivel de estrés ya que la presión del estudiantes, padres de familia y directivos docentes aumenta la carga laboral del maestro que pasa de las ocho horas diarias reglamentarias a  una carga laboral de doce y hasta quince horas por día. A los estudiantes los tomó de sorpresa, pues si bien es cierto que son bastante adictos a utilidades informáticas, celulares, portátiles, software, chat, wasap, Facebook, Instagram, y demás redes sociales, también es cierto que solo la utilizaban para interactuar con sus parches, pero nunca o casi nunca para el estudio; hoy por hoy tienen que abandonar el “copia y pega” y asumir el rol de lectores para dar respuesta a los talleres y consultas que dan los profes.

Los padres de familia, también fueron tomados por asalto, pues estaban acostumbrados a desembarazarse de sus hijos a tempranas horas del día y a recibirlos en el hogar seis horas después, y en ese tiempo se dedicaban a sus labores en la seguridad que sus muchachos eran atendidos en los colegios bajo la tutela de profesores que les cuidaban y se daban la pela por domeñar con mucha paciencia los resabios propios de la niñez y la pubertad. Ahora tienen a sus hijos todo el tiempo en sus casas, interactuando con ellos, conociendo a ese ser que toda la vida a estado a su lado pero que presenta en este momento facetas y rasgos de la personalidad no conocidos dentro del hogar. En algunos casos hay padres y, también alumnos, que tienen la sensación de estar viviendo con un desconocido.

La cuarentena y la virtualidad de la educación tomó de sorpresa a los directivos docentes, estos acostumbrados a hacer sentir su autoridad a base de la presión sustentada en la jerarquía de su cargo, ahora no pueden llamar a sus profesores a la rectoría a hacer sentir su preeminencia, ellos se sienten desarmados, desnudos de su investidura y navegan a ciegas ante esta nueva circunstancia, pues tampoco conocen de estrategias y uso de herramientas pedagógicas para cubrir esta circunstancia de educación virtual.

Todos, absolutamente todos, los miembros de la comunidad educativa estamos aprendiendo sobre la marcha, todos estamos haciendo a la manera personal un aporte por sacar adelante la educación de los estudiantes. Todos estamos cometiendo errores, pero todos al tomar consciencia de los mismos, ponemos el empeño en subsanarlos en esta marcha acelerada de aprendizaje que nos ha tocado afrontar. El trabajo educativo ya deja de ser exclusivo de la escuela y los maestros, ahora todos hacemos parte de él.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La cátedra vallenata ya no es obligatoria

La cátedra vallenata ya no es obligatoria

Como un ejercicio de litigio tempranero, tres estudiantes de Derecho residentes en Tamalameque y Pelaya (Cesar) tuvieron la osadía de ...

A dar más por nuestras universidades públicas

A dar más por nuestras universidades públicas

  Viendo un documental sobre el nobel físico Richard Feynman, identifico por qué en La Costa no es fácil obtener logros significat...

El aprendizaje es un proceso sin tiempos

El aprendizaje es un proceso sin tiempos

En agosto habrá celebración en La Haya. Don Fernando recibirá su grado de quinto de primaria y podrá marcar como cumplida la meta...

Maguaré en la Ceiba : nuevos contenidos para la primera infancia

Maguaré en la Ceiba : nuevos contenidos para la primera infancia

La mejora de la educación pasa por actualizar los contenidos y adaptarlos a las nuevas tecnologías. Esta regla aplica también para l...

Juan Pablo Socarrás o el diseñador que narra historias

Juan Pablo Socarrás o el diseñador que narra historias

El diseño como espejismo de un éxito posible. Pero también como reflejo de un grupo de jóvenes colombianos con agallas e ideas. La ...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

La música del Bajo Magdalena y el vallenato

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados