Educación

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

Carlos Miguel de Armas López

27/07/2020 - 05:20

 

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

 

Si de era virtual hablamos, la que estamos viviendo enmarca perfectamente allí. Las últimas dos décadas han sido fundamentales para los avances tecnológicos y su implementación en todos los campos y oficios existentes. Para los jóvenes pertenecientes a las generaciones denominadas según la taxonomía generacional como los millennials y la generación Z, ha sido mucho más fácil adaptarnos y lograr avanzar junto con la tecnología debido a que hemos crecido con sus aciertos.

Los aportes de la tecnología en los avances de la humanidad facilitan cientos de tareas que hace 25 años parecían indiscutiblemente imposibles. A pesar de ello hoy día existen personas apáticas a la tecnología debido a que la encuentran vaga e innecesaria, pero soy fiel creyente de que están ante una situación de inconformidad, ya que se les complica el manejo de ésta y, por ende, muchos se resisten a aprender. La situación actual que vivimos, demanda unos conocimientos básicos de cómo utilizar herramientas tales como: un computador, tableta o un teléfono con la finalidad de poder continuar desempeñando nuestras labores mediante la virtualidad.

En mi caso particular, la implementación de la virtualidad no implicó mayor esfuerzo, y, a pesar de que es muy útil para nuestros oficios, se ha tornado un poco rutinario cumplir con las obligaciones académicas, esto pasó de ser un gusto y placer a algo totalmente opuesto, debido a que hay pregrados que demandan estrictamente la presencialidad para poder captar los conocimientos que nos aportan los docentes. Siempre fui participativo en las aulas de clases, la interacción docente estudiante la considero primordial para garantizar un óptimo aprendizaje.

Cierto día un amigo docente me comentaba que para él era de igual o mayor importancia la presencialidad, me decía que se sentía limitado al momento de dictar sus clases, que extrañaba moverse por las aulas mientras desarrollaba sus cátedras y que no veía la hora de volver a la normalidad. Sin duda alguna esto es un sueño o anhelo que la mayoría tenemos. El vernos obligados a convertir nuestro espacio más íntimo en un aula de clases fue un cambio fortuito, algo que llegó sin previo aviso y que a las buenas o a las malas nos tocó implementar en nuestras vidas.

Empero, no podemos negar que se trata también de un acierto de las instituciones académicas, que en medio de las dificultades han buscado la vía más idónea para continuar con el esquema académico pues, tanto las instituciones públicas como privadas, se están curtiendo de todo esto para brindarnos una mejor experiencia educativa. Cabe resaltar que se deben reforzar y concretar nuevas estrategias en las cuales se tenga como objetivo apoyar las metodologías optadas por docentes, para que podamos concebir un mejor aprovechamiento de los espacios académicos.

Todo esto ha dado pie, a que en algún momento hallamos considerado hacer un pare, o tomar un receso Con lo que respecta al periodo académico que está por iniciar, muchos han confirmado esta decisión y otros han puesto las cartas sobre la mesa para así evaluar su situación. En mi caso, puse las razones en Pro y las razones en contra sobre la balanza de Temis (diosa de la mitología griega). Para así tomar la mejor decisión al respecto.

El gran terror de las instituciones de educación superior es la deserción estudiantil. En el 2019, Colombia contó con 2.440.367 estudiantes matriculados aproximadamente según el Ministerio de educación Nacional. En la actualidad, ocupamos un lugar considerable en la tabla de posición de países con mayor deserción estudiantil en Latinoamérica, con cifras de 42% de estudiantes aproximadamente que se retiran de las universidades en los primeros semestres – según los datos brindados por el periódico El Espectador –. Las cifras anteriores son producto de diversos factores tales como: económicos, sociales, académicos y personales.

Consecuente a esto, en el mes de abril se estimaba que la tasa de deserción estudiantil para el periodo 2020-2 seria de aproximadamente el 50% de los estudiantes. Hoy día, tal vez no se refleja el mismo porcentaje, pero si muchos optaron por no realizar este semestre que esta por arrancar. Dichas predicciones no obedecen sólo a lo antes mencionado, sino también a la inestabilidad que ha generado en cada uno de nosotros la virtualidad académica, además de la insatisfacción que genera saber que la capacidad de aprendizaje no es la misma de manera virtual que de manera presencial.

¿Qué estrategias se deben implementar para combatir la deserción estudiantil?  A título personal, considero que las entidades educativas de nivel superior deben jugar su carta estrella para poder subsistir, y asimismo buscar estrategias pedagógicas que sean llamativas y motiven a los jóvenes a la continuidad de sus estudios.

Una salida a la problemática podría ser la realización de jornadas de socialización dentro de las comunidades académicas de cada institución, cuya temática sea únicamente la deserción estudiantil y las consecuencias que se derivan a partir de esta. Así mismo, se debe continuar con incentivos económicos para todos los estudiantes, y brindar becas a quienes demuestren certeramente que no cuentan con capacidades para realizar el pago de matrículas.

Las universidades públicas deben realizar estudios y/o sondeos dentro de sus comunidades estudiantiles, con la finalidad de poder brindarles matriculas con 0 costos a los estratos más bajos y porcentajes de descuentos a los de estrato medio-alto. De igual manera las instituciones privadas, deben gestionar a nivel centro-institucional, recursos para ofrecer ayudas tecnológicas a sus estudiantes más vulnerables.

Estas son algunas de las problemáticas que callamos los estudiantes en esta época de pandemia; debemos poner de nuestra parte para así llegar a una pronta solución.

 

Carlos Miguel de Armas López

Sobre el autor

Carlos Miguel de Armas López

Carlos Miguel de Armas López

Actualidad y opinión

Carlos Miguel de Armas Lopez. Estudiante de Derecho en la Fundación Universitaria del Area Andina, amante de la buena música, el café y un buen libro. “Soy Vallenato de verdad, tengo las patas bien pintá“.

@CarlosMDeArmas

3 Comentarios


Carlos Duran 27-07-2020 12:34 PM

Excelente escrito acerca de la difícil situación que pasan miles de estudiantes hoy día, si duda alguna la educación debe seguir adelante aún si es virtual.

Sara lopez 27-07-2020 05:41 PM

Excelente

Ada De Armas D 28-07-2020 02:38 PM

En la juventud y estudiantes de esta décadas del 2000 al 2020 ya hasta los niños saben manejar la tecnología por lo cual hace más fácil la educación virtual, afortunadamente hay este sistema de lo contrario con esta situación no estarían estudiando en primaria, secundaria o universidad, no sería posible el estudio presencial,

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La gestión cultural como encargo social y ocupación laboral

La gestión cultural como encargo social y ocupación laboral

En gran parte de los países de Latinoamérica, los procesos de institucionalización de la cultura comenzaron en la primera mitad del ...

La calidad de la educación superior en el Cesar: un círculo vicioso

La calidad de la educación superior en el Cesar: un círculo vicioso

El pasado 27 de junio 2013, la Ministra María Fernanda Campo daba a conocer el llamado Índice de Progreso de la Educación Superior (...

La cátedra vallenata ya no es obligatoria

La cátedra vallenata ya no es obligatoria

Como un ejercicio de litigio tempranero, tres estudiantes de Derecho residentes en Tamalameque y Pelaya (Cesar) tuvieron la osadía de ...

Un encuentro que se reinventa cada año para acercar a los jóvenes a la literatura

Un encuentro que se reinventa cada año para acercar a los jóvenes a la literatura

Desde hace diez años la profesora Mireya Esther Gutiérrez Gamarra, docente de lengua castellana de la institución educativa Alfons...

El quiebre de la esperanza

El quiebre de la esperanza

  Hace más de 30 años, escuchaba a una señora ama de casa, que se jactaba en llamar a los profesores “come fiao”. Para ella ...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Manteca, de Mongo-Chano-Dizzy: un gran capítulo del Latin Jazz

Gustavo R. Cogollo Bernal | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados