Educación

Estampas de la docencia

Diógenes Armando Pino Ávila

16/12/2022 - 06:15

 

Estampas de la docencia
Una estampa de las aulas de colegios del Caribe colombiano / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

En mi quehacer de docente, he tenido la oportunidad de desenvolverme en diferentes asignaturas del pensum escolar, en mis años mozos, en la básica primaria y más tarde en la secundaria. A esta última, volví como maestro por horas cátedras en Filosofía, por la ausencia de un maestro titular, por lo cual el FER, Fondo Educativo Regional, así se llamaba la entidad nominadora encargada de la educación -o por lo menos de algunos menesteres de este ramo-, me dio la oportunidad de volver a la docencia después de muchos años desempeñándome en otras actividades.

Más adelante, me vinculé por nombramiento y, desde entonces, he prestado mis servicios como profesor “todero”, ejerciendo mi pasión por la docencia en varias asignaturas que van desde el español, pasando por las ciencias naturales, estadísticas, Informática, artística y, últimamente, de nuevo en Filosofía y ética. No sé si lo haya hacho bien, regular o mal, lo que sí tengo claro es que he tratado de hacerlo con honestidad, disciplina y dedicación, lo cual implica largas horas de lecturas, estudio y preparación de temas, repaso de conceptos metodológicos, revisión de conocimientos pedagógicos y didácticos, recuerdos de teorías sobre temas inherentes a la educación, Piaget, Fromm, Ausubel, Makárenko, Freud, Pestalozzi, Montessori, Freinet, Aníbal Ponce, Neill y su Escuela de Summerhill, Quiroga, Sócrates, Aristóteles, entre otros. Algunos de estos vistos en La Normal Piloto de Bolívar, en Cartagena, en mi época estudiantil, y otros leyendo esos temas apasionantes, de psicología del aprendizaje, filosofía de la educación, didáctica, modelos pedagógicos y otras teorías afines.

En ese recorrido docente, me he tropezado con múltiples dificultades propias de la docencia, las que me han inquietado, me referiré a dos en especial que he identificado últimamente. La primera tiene que ver con la Educación Ética la cual fue secuestrada hace cinco siglos por la religión y que, desde entonces, lucha por liberarse de ese férreo cepo que la reduce a ser una auxiliar de la religión para recalcar sólo los temas de la moral cristiana, separándola de planto de la filosofía que es parte esencial de su razón. Es tal el sometimiento de la ética por parte de la religión que, cuando como docente la impartes con el sentido filosófico, utilizando la casuística, la discusión y el análisis, los directivos docentes, padres de familia, los estudiantes y los mismos compañeros docentes, sospechan, rumoran y piensan que no preparas la clase y que tienes un desenfoque conceptual sobre la asignatura, peor aún algunos de éstos revisan las libretas de los estudiantes a ver qué temas tienen consignados, demostrando con esto hasta qué punto la religión y la educación tradicional ha marcado el camino de la educación ética en escuelas y colegios.

En cuanto a la Filosofía, ocurre otro tanto similar, se viene de una tradición marcada por dictar la clase de filosofía dentro del marco de la educación tradicional, dictando y copiando en el cuaderno la biografía del filósofo, sublimando su vida al punto de convertirlo en un mito, haciendo mayor hincapié en su vida que en su pensamiento, matizando el relato con alguna de esas frases sonoras y verdaderamente genial del pensador. En esta asignatura, cuando rompes como docente ese esquema tradicional de la clase, también te enfrentas, al los directivos docentes, padres de familia, compañeros profesores que también sospechan que no preparas porque tu clase se convierte o tratas de convertirla en un foro de opiniones donde el estudiante analice, discuta, comunique sus ideas y, sobre todo, sea capaz de comparar los conceptos del pasado con los del presente y, en concordancia a ello, tenga una idea propia de la sociedad, de su entorno, de su territorio y de lo que sucede a su alrededor.

Siempre he considerado que la educación, en primaria y en bachillerato, debe formar individuos capaces de dar opiniones personales sobre los temas que enfrenta a diario en la vida, potenciar alumnos autónomos, no manipulables y sumisos, no heterónomos, que piensen, opinen y actúen bajo la opinión y criterios de otros, al contrario dentro de su autonomía deben actuar por sí mismo, siendo capaces de respetar las reglas establecidas por el grupo o la sociedad, pero reglas que él entienda su por qué y para qué, que cuestione la imposición pero que acepte la conveniencia de ellas para el grupo.

Esta forma de pensar y concebir la educación generalmente enfrenta al docente que la aplica con los que no, ya que es difícil romper ese esquema de neuronas espejos que conllevan a enseñar como nos enseñaron y que, finalmente, se convierte en una zona de confort en la cual nos sentimos cómodos y que no queremos abandonar, de cuya comodidad y costumbre participamos todos: Docentes, directivos docentes, padres de familia, estudiantes y sociedad en general.

Si queremos que la sociedad cambie, que la juventud se apersone de su presente y planee su futuro y que la educación propicie estos cambios, es necesario entender que somos docentes nacidos y educados en el Siglo XX, con algunos rezagos metodológicos del siglo XIX y que estamos encargados de brindar educación a estudiantes del siglo XXI.   

 

Diógenes Armando Pino Ávila

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Regreso a clases virtuales o presenciales?

¿Regreso a clases virtuales o presenciales?

  El gobierno nacional y el Ministerio de Educación Nacional expidieron la resolución No 777 de junio 2 de 2021, donde establecen ...

La Universidad Piloto de Colombia: un espacio para la evolución

La Universidad Piloto de Colombia: un espacio para la evolución

El sector de la Educación se ha vuelto altamente competitivo en los últimos años en Colombia. No sólo hay que ofrecer unas mejore...

Octubre, el mes de la ciencia en Valledupar

Octubre, el mes de la ciencia en Valledupar

Octubre es el mes de la ciencia estudiantil en Valledupar, así lo demuestran actividades como la III Exposición Científica del Coleg...

Gelca Gutiérrez o cómo el compromiso se construye con educación

Gelca Gutiérrez o cómo el compromiso se construye con educación

Ingeniera industrial de profesión y actual rectora de la Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar, Gelca Gutiérrez p...

De evaluación hasta uniformes

De evaluación hasta uniformes

En las postrimerías del año escolar, los directivos docentes comienzan a acosar a sus docentes para que entreguen las notas del cuart...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La danza contemporánea en Colombia

Vilma Guzmán | Artes escénicas

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo

Simón Martínez Ubárnez | Música y folclor

Un tropezón con Adolfo Pacheco

Clinton Ramírez C | Música y folclor

Receta de bollo de maíz en la Cartagena de 1735

Antonino Vidal Ortega y Odette Yidi David | Gastronomía

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados