Gastronomía

Receta e historia del tradicional mote de queso

Redacción

05/08/2020 - 05:30

 

Receta e historia del tradicional mote de queso
Presentación de un típico mote de queso de la costa Caribe

 

El queso es uno de los ingredientes imprescindibles de la dieta cotidiana en la costa Caribe de Colombia. Se consume solo, acompañado de un guineo, o bien se integra dentro de otros platos como la arepa y el pan de queso.

Un plato exquisito y costeño, originario de los departamentos de Sucre y Córdoba, que se basa enormemente en este ingrediente se conoce hoy con el nombre de mote de queso y se elabora con ñame, queso costeño duro, cebolla, ajo y suero costeño.

Algunos historiadores, consideran que el mote de queso tiene su origen en un plato denominado “mote de candela”: un plato que surgió en la época de “La guerra de los mil días”, cuando el ejército revolucionario del general Rafael Uribe Uribe, después de sufrir un revés en Magangué (Bolívar), desplazó sus hombres hacia Corozal, causando una guerra que sumió a este pueblo en la hambruna y en la enfermedad.

Según el especialista Hernando Gándara, “el alimento casi único en ciertas fincas localizadas en las inmediaciones de Colosó, donde se refugiaron sus propietarios, de Corozal, y quienes los acompañaron en la huida, fue el mote de candela, cuyo consumo se difundió con posterioridad por los estragos de la guerra”.

El “mote de candela” fue evolucionando paulatinamente, con efecto de las migraciones y se convirtió en lo que hoy se conoce como “mote de queso” y, por mucho que se considere un plato costeño, gran parte de sus raíces están en África (de donde procede el ñame) y Europa y Asia (leche y ajo).

Los ingredientes a prever son los siguientes: Ñame espino, ñame criollo, agua, ajo, cebolla, queso costeño picado en cuadraditos, yuca, suero costeño, hojas de bleo, berenjena picada en cuadraditos, chicharrón.

La preparación es relativamente sencilla y consiste en pelar y lavar los dos tipos de ñame: el espino y el criollo. El ñame espino le dará espesura a la preparación; el criollo, para servir y acompañar.

En una olla adicionar agua y sal al gusto, luego el ñame criollo, el espino y la yuca. Cuando esté cocido, revolver hasta que el ñame espino empiece a deshacerse y le dé la textura espesa característica del plato. Luego, por turnos, añadir el queso en cuadritos, el suero, la cebolla y el ajo, y dejar que todos estos sabores se mezclen.

 

Referencia:

“Mote de queso y Corozal”, por Hernando Gándara: http://motede-queso.blogspot.com

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El origen de la deliciosa tres leches

El origen de la deliciosa tres leches

El mundo de los postres no sería el mismo sin una generosa porción de torta de tres leches. Amada por grandes y chicos, este delicios...

El tamal: historia y origen de un plato americano

El tamal: historia y origen de un plato americano

El tamal es un alimento que fue recogido por primera vez en las crónicas ‘La historia general de las Cosas dela Nueva España’, d...

El tamal, un plato típico del Tolima

El tamal, un plato típico del Tolima

  Este plato es considerado uno de los más exquisitos en Colombia. Se come en el desayuno, almuerzos y, en algunas regiones, se disf...

La historia del Mondongo: un plato típico colombiano

La historia del Mondongo: un plato típico colombiano

  La palabra mondongo suele referirse, en algunas regiones de América Latina, a la parte inferior del torso de una persona, es decir...

La cocina es un campo de batalla: Alejandro Daza Gnecco

La cocina es un campo de batalla: Alejandro Daza Gnecco

Trabajar doce horas diarias en medio de stress, groserías, gritos, alegrías, llantos, cansancio, quemaduras, cortaduras es apenas u...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados