Gastronomía

La cocina era más que olores y sabores

Diógenes Armando Pino Ávila

12/11/2021 - 05:20

 

La cocina era más que olores y sabores
Una cocina antigua colombiana / Foto: Museo de los Comuneros

 

Crecí bajo el amparo de una familia portadora de una oralidad maravillosa. Mi madre fue criada por dos tías solteronas hermanas de mi abuelo quienes eran las poseedoras de una fortuna que mi abuelo administraba y que, a la muerte de éste, quedó en manos de familiares que acrecentaron sus propios capitales, mientras los de mis tías menguaban hasta su extinción. En fin, crecí bajo el cuidado de mis dos tías abuelas, mi madre, seis hermanas y un hermano, la casa era de bahareque con techo de zinc, un aposento amplio, un cuarto trasero, un jardín atestado de plantas, una cocina de palma y al fondo un extenso patio poblado de árboles frutales y al costado del patio, el baño.

Hoy quiero hablarles de la cocina, de la cocina como sitio de encuentro familiar, como el lugar donde se reunían las mujeres de la casa a preparar los alimentos, tareas que hacían de acuerdo a la orden de mi madre, que era la que decidía cuál de mis hermanas se hacía cargo de qué oficio, los que iban desde barrer, lavar y pelar los plátanos, la infaltable yuca, desalar la carne o el pescado para la viuda (ojo, viuda, no viudo). Esto indica que la cocina era un lugar de olores y sabores, olores y sabores que se guardaron en el alma y que cuando los percibo, esté donde esté y, con quien esté, me devuelven en el tiempo a esa época de infancia que no olvidaré jamás.

En la cocina se manejaban los secretos de la sazón, el punto preciso de la sal en los alimentos, el momento exacto en que debían bajar la olla del sancocho que hervía en el fogón de leña y otros secretos de la sazón familiar que sólo las madres de los pueblos saben y que pasan a sus hijas de generación en generación. A los menores de edad nos tocaba abanicar la brisa con una tapa de perol para avivar el fuego del fogón, traer la leña apilada en el alar, sacar el agua del aljibe, y hacer los mandados a la tienda de la esquina, en esas compras al menudeado que nos obligaba ir y venir varias veces de la casa a la tienda.

Allí aprendí que, si por descuido se derramaba sal en el piso, de inmediato había que echarle agua para que la mala suerte no llegara a la familia. Escuché que las porciones que se echaban a la olla no debían ser contadas, pues si se hacía, sobrevendría escasez de alimentos al hogar. Las tías abuelas lavaban rigurosamente con hojas de guayabo primero el interior y, luego, el exterior de la tinaja, antes que la llenara con agua del aljibe, la que tenía que colar con un paño blanco que lavaban todos los días. Luego de llenar la tinaja una de mis tías como un ritual, le echaba en su interior un terrón de alumbre para matar las impurezas y para que no le nacieran sarapicos y, finalmente, con la punta del cuchillo tomaban una porción de azufre que también echaban al agua para que el visitante sofocado que tomara el agua fresca no se resfriara (ellas no conocieron las neveras), luego de eso me tocaba lavar el lebrillo, un recipiente de barro donde se aparaba el agua que goteaba del fonde de la tinaja, agua que bebían los gatos de la casa.

Mis tías abuelas y mi madre, aprovechaban nuestra estancia en la cocina para contar anécdotas, cuentos, historias, de personajes del pueblo, aprovechando dichas historias para dejarnos una enseñanza como moraleja, es decir era un curso continuado de historia familiar y de ética pueblerina, códigos irrompibles por parte de la estirpe. Allí también se hablaba de la economía hogareña y se criticaba a los miembros de la casa, que hacían con desgano o defectuosa la tarea encomendada.

La cocina era el epicentro de la vida familiar, el lugar vinculante de los miembros del hogar, allí escuche a mis tías abuelas que el mejor condimento en la cocina era el amor con que una madre preparaba los alimentos a sus hijos y marido. Había momentos de esparcimiento en que alguna de mis hermanas cantaba un bolero o ranchera de moda, lo tenía que hacer a media voz para no interrumpir la conversación de los mayores. Los niños teníamos vedado el uso de la palabra, pues «donde hablan los mayores los niños callan».

Me gustaba estar en la cocina, siempre me hacía el pendejo y me sentaba en silencio para no llamar la atención, pero mi oído atento a todo grababa los dichos, cuentos, anécdotas e historias familiares que solo eran contadas en ese sitio, mis tías abuelas hablan abiertamente de eso, ahí, pues tenían la seguridad que sólo los miembros de la familia la escuchaban. Ahí me enteré de los espantos que salían en la noche, de las brujas que asustaban el vecindario y de las oraciones que nos protegían de hechizos y males supuestos.

La cocina no sólo era olores y sabores, la cocina era el corazón palpitante de las costumbres y tradiciones de los pueblos.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

4 Comentarios


Manuel José Narváez Peñaloza 12-11-2021 08:23 AM

Excelente anécdota, aunque alcance a conocer algo de esa época, fue muy poco, ya que inicialmente era muy pequeño y ya después se habían perdido muchas. Pero también guardo en mi mente parte de esa época maravillosa, y aveces en cocinas de fincas, y pueblos rememoro parte de esas cocinas de olores y sabores.

Fernando Bernal Castillo 12-11-2021 12:33 PM

Diógenes buen día. Excelente escrito. Donde se consiguen tus publicaciones? Cordial saludo. Fernando Bernal Castillo.

Jaime Armando Sanchez 13-11-2021 10:59 AM

Maravillosas anécdotas de la cultura de nuestros abuelos a los que queríamos y respetava mos.Vivo en Miami pero me interesa leer tus libros,felicitaciones por tu escrito

Diogenes Armando Pino Ávila 16-11-2021 04:49 PM

https://www.amazon.com/-/es/Di%C3%B3genes-Armando-Pino-%C3%81vila-ebook/dp/B09LTPW69M/ref=sr_1_1?__mk_es_US=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=tamalamethat&qid=1637099032&qsid=135-1239179-7025941&s=books&sr=1-1&sres=B09LTPW69M%2C958615615X%2CB00FL0YD3O Venta en línea

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Alberto Muñoz Peñaloza y sus gustos gastronómicos

Alberto Muñoz Peñaloza y sus gustos gastronómicos

Se le ve habitualmente en compañía de Los Juglares Vallenatos, o inaugurando exposiciones y otros eventos culturales de Valledupar....

Daniel García Herreros y el Festival Panamericano de Cocina

Daniel García Herreros y el Festival Panamericano de Cocina

Daniel García Herreros es un barranquillero que hace cinco años decidió explorar una nueva etapa en su vida instalándose en el sur ...

Emprendimiento y gastronomía: una combinación posible

Emprendimiento y gastronomía: una combinación posible

Roque Carpintero Santiago es un chef colombiano de largo recorrido que promueve un emprendimiento innovador en la gastronomía. En su ...

La historia del sandwich (o sánduche)

La historia del sandwich (o sánduche)

  El sándwich posee una historia que establece los orígenes en el siglo XVIII. Recibe su nombre de John Montagu, IV conde de San...

El Cayeye: un plato típico de la costa Caribe de Colombia

El Cayeye: un plato típico de la costa Caribe de Colombia

  La costa Caribe colombiana ofrece platos muy variados y exóticos, verdaderas delicias fruto de influencias de distintos lugares (e...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados